MODIFICAN NOMBRE DEL SALON DE LA HEMEROTECA NACIONAL EN LA ARGENTINA


Una reparación a la sociedad democrática

La B´nai B´rith Argentina expresó su beneplácito por la decisión adoptada por el Sr. Director de la Biblioteca Nacional Horacio Gonzalez de proceder al cambio de nombre del salón de la Hemeroteca Nacional. El lunes 3 de mayo dejará de llevar el nombre de "Gustavo Martínez Zuviria" y será nominado "Ezequiel Martínez Estrada".

El 10 de abril de 1992 al inaugurarse el actual edificio de la Biblioteca Nacional. B´nai B´rith Argentina envió un telegrama al Sr. Secretario de Cultura de la Nación José María Castiñeira de Dios con el siguiente texto: "Saludamos la tan esperada inauguración de la Biblioteca Nacional. La iniciativa de bautizar unas de las salas de la Biblioteca con el nombre de Gustavo Martínez Zuviria (Hugo Wast) es un hecho indignante y constituye una afrenta a todos aquellos que sostenemos ideales democráticos, practicamos el diálogo y luchamos contra los prejuicios. El nombrado se ha destacado por su pluma antisemita, injuriosa y plena de mentiras. En los tiempos en los que el racismo revive en el mundo entrar a una sala de la Biblioteca Nacional o de cualquier otro ámbito de la cultura que lleve el nombre del autor de "Kahal y Oro" nos producirá, como a muchos argentinos, la desazón, el malestar y el sufrimiento que provocan la mala memoria y el descuido por la dignidad humana. Lo saludamos muy atentamente. B´NAI B´RITH ARGENTINA
Este telegrama fue reproducido íntegramente por La Nación el 11 de abril y Página 12 el 12 de abril de 1992. Desde ese momento B´nai B´rith Argentina no cejó en su empeño. El pasado 7 de octubre de 2009 en el marco de la Primera Jornada "Memoria, educación e investigación del Holocausto" organizada por el Concejo Consultivo de la International Task Force (ITF) en el ámbito del Ministerio de Relaciones Exteriores de la Nación en un panel sobre antisemitismo el Ing. Samuel Kaplan al referirse a la literatura antisemita y a sus autores que ejercieron influencia en el sistema educativo argentino manifestó: "inexplicablemente, la Hemeroteca de la Biblioteca Nacional lleva el nombre de Gustavo Martínez Zuviria". Nos complace que a nuestra voz se hayan sumado otras para reparar un error que dañaba a la sociedad democrática por las razones que expusimos en nuestra declaración de 1992.