UNA RELACION DE CONVENIENCIA


Irán está ayudando a al-Qaeda, según Inteligencia de EEUU

Agentes de al-Qaeda que han sido detenidos desde hace años en Irán, han estado haciendo su camino en silencio dentro y fuera del país, elevando la posibilidad de que Irán está debilitando su control sobre el grupo terrorista, permitiéndole reponer sus filas, según revelaron ex y actuales oficiales de Inteligencia de Estados Unidos.
Este movimiento podría indicar que Irán está reexaminando su turbia relación con al-Qaeda, en un momento en que Estados Unidos intensifica sus ataques en Pakistán y debilita el liderazgo del grupo terrorista talibán. Cualquier flujo de mano de obra podrían entregar al-Qaeda un impulso en la moral y la experiencia y amenazan con perturbar la estabilidad en la región.
La relación entre Irán y al-Qaeda ha sido un misterio desde la invasión de Afganistán, liderada por Estados Unidos en 2001, cuando muchos líderes de al-Qaeda huyeron a Irán y allí fueron detenidos. El régimen chiíta en ese país es generalmente hostil al grupo sunita, pero tienen una relación ocasional de conveniencia en función de su enemigo común: Estados Unidos.
Oficiales de Inteligencia estadounidenses han tratado de monitorear a los hombres de al-Qaeda a través de escuchas telefónicas e imágenes de satélite. La CIA incluso desarrolló un programa secreto - nombre código RIGOR - para estudiar si se podría rastrear y matar a los terroristas de al-Qaeda en Irán. "Esta ha sido una zona oscura para nosotros", dijo el ex agente de la CIA Bruce Riedel. "¿Cuál es exactamente el nivel de actividad de al-Qaeda en Irán? Ha sido siempre un misterio para nosotros".
Las salidas de agentes de al-Qaeda de Irán comenzaron a finales de 2008, cuando Estados Unidos intensificó los esfuerzos internacionales para sancionar a Irán por su programa nuclear. Saad bin Laden, uno de los hijos de Osama (este en la foto), fue autorizado a abandonar el país en esa época con otras cuatro figuras de al-Qaeda