TENSA ESPERA EN AGUAS DEL MEDITERRANEO


Israel espera por los barcos iraníes (y Turquía se acerca al mundo árabe)

Israel espera no tener que abordar los dos barcos iraníes con ayuda humanitaria que se dirigen a la Franja de Gaza, y deposita sus esperanzas en que el gobierno de El Cairo les impida el paso por sus aguas.
Israel espera no tener que abordar los dos barcos iraníes con ayuda humanitaria que se dirigen a la Franja de Gaza, y deposita sus esperanzas en que el gobierno de El Cairo les impida el paso por sus aguas.
Entre ambos gobiernos ya hay contactos para evitar una crisis como la que se produjo tras el ataque a la Flotilla Libertad el 31 de mayo y, según informan algunos medios, Israel pidió estudiar la posibilidad de que los dos navíos se vean impedidos de pasar por el Canal Suez.
Fuentes gubernamentales egipcias señalan que aún no ha llegado ninguna petición.
La radio nacional iraní informó el lunes que el primer barco zarpó desde Irán con alimentos, juguetes y materiales de construcción, y el próximo viernes lo hará el segundo, en un nuevo intento de romper el asedio israelí a la Franja de Gaza.
En el pasado Israel ya detuvo en aguas internacionales dos barcos iraníes con armas para el Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás), que gobierna en la Franja.
La prensa israelí destaca este martes que "Israel está preparado" y "si tiene que recurrir a la fuerza lo hará", aunque afirma que se realizan consultas internacionales con Egipto, USA y otros aliados occidentales para no tener que llegar a esa circunstancia.
En tanto, los servicios de inteligencia reúnen información sobre los distintos grupos que organizan el convoy, entre ellas la Sociedad Iraní por la Defensa del Pueblo Palestino y la Marina celebra debates desde hace unos días sobre cómo actuar.
Hasta el momento "la orden en vigor del gobierno es que el convoy sea detenido en alta mar", dicen los medios, por lo que los comandos de la misma unidad que abordaron el barco turco Mavi Marmara estudian los fallos de la anterior operación para corregirlos.
Igual que en el caso iraní, el gobierno israelí envió mensajes al libanés advirtiendo que no tolerará el paso de navíos de Hezbolah, que informó de esa intención para reforzar a los iraníes.
La idea de enviar barcos por parte de Irán y de Hezbolah con ayuda humanitaria, que fuentes diplomáticas israelíes consideran una "provocación" por parte de ambos, surgió después de los sucesos con la Flotilla Libertad.
Turquía se aleja de Israel
Apertura hacia Irán y los árabes, crisis con Israel, relaciones frustrantes con la Unión Europea (UE): la nueva orientación de la diplomacia turca, que parece alejarse de sus aliados occidentales, obedece a múltiples razones.
"Hay muchas razones, históricas, ideológicas y económicas", explica Seyfi Tashan, de la Universidad de Bilkent (Ankara).
"Tras la caída de la Unión Soviética, los países vecinos del Cáucaso, de Asia Central, de los Balcanes, se abrieron a Turquía, que los convirtió en socios comerciales", pese a que el comercio con la UE sigue representando aún el 60% de los intercambios de Turquía.
Además, "en los últimos años hubo un acercamiento con los países árabes, en parte debido a razones ideológicas y también para aprovechar las oportunidades de la región", prosigue.
A ello se añade la "fatiga" que sienten los turcos ante la lentitud de las negociaciones de adhesión a la Unión Europea, que se iniciaron en 2005.
"Turquía no ha abandonado (la esperanza de adherir a la UE), pero desarrolla un nuevo papel regional, para sí misma", explica.
Miembro de la OTAN, aliada de Israel con el que firmó un acuerdo militar en 1996, Turquía "decidió que es más importante para ella ponerse del lado de los árabes", afirma por su lado, por teléfono desde Israel, Alon Liel, presidente del Consejo de Asuntos Israel-Turquía.
Las relaciones bilaterales, ya degradadas desde hace más de un año, llegaron a su nivel más bajo después del 31 de mayo, cuando comandos israelíes atacaron una flotilla de ayuda humanitaria a Gaza, matando a nueve turcos, uno de elos con doble nacionalidad estadounidense.
El presidente turco Abdulá Gul, que aseguró que esas relaciones "jamás volverían a ser las mismas", llamó a su embajador en Tel Aviv.
El primer ministro Recep Tayyip Erdogan, cuyo partido islamico moderado está en el poder desde 2002, calificó el asalto de "sangrienta matanza" y defendió al Hamas, el movimiento islamista palestino que gobierna Gaza.
"Turquía, y no Israel, decidió que se produjera este deterioro" en las relaciones, "por razones ideológicas y religiosas", asegura Liel.
Para explicar la evolución diplomática turca, el editorialista alude a cambios en las "necesidades vitales de seguridad".
En los años 1990, Israel y Turquía tenían como objetivo común "contener a Siria y a Irán". En el lado turco se era consciente, en efecto, de que estos países apoyaban a los rebeldes kurdos de Turquía.
Hoy, sin embargo, tanto Damasco como Teherán ayudan a Turquía a luchar contra esos rebeldes, indica el editorialista en el diario Hürriyet Daily News.
Antes, el gobierno turco vivía casi en estado de beligerancia con Siria o Grecia. Ahora, desarrolla una política de "cero problema" con sus vecinos, especialmente los árabes. La alianza con Israel ha perdido así su pertinencia, destaca un diplomático europeo en Ankara.
Además, al proseguir una diplomacia de paz en las fronteras, Erdogan priva al ejército turco -con el que está en conflicto larvado- de ocupar el lugar central que tuvo en los últimos años, incluso en el ámbito político.