LA INDUSTRIA DE LA MUERTE


ANIVERSARIOS DEL HORROR
MARCOS AGUINIS

El 27 de enero de 1945 amaneció con una sorpresa escalofriante para las tropas soviéticas. Ingresaron en el campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau. Algunos rumores ya se habían esparcido sobre la industria de la muerte que allí se había puesto en ejecución. Pero eran demasiado alucinantes para ser creídos. En 1944, sin embargo, se había liberado el campo de Maidanek, que los confirmaba. Pero Auschwitz golpeó en los rostros y el entendimiento. Era la cúspide de una maldad inédita.
La inminente derrota impulsó la huida de los soldados nazis, que se llevaron una gran cantidad de prisioneros, para que no cayesen en manos aliadas y describiesen su martirio. Esto revela que los nazis tenían conciencia sobre lo condenable de su crimen. El Ejército Rojo sólo encontró en Auschwitz unos 5000 sobrevivientes que no podían caminar y a los que la locura del Tercer Reich no alcanzó a destruir. Pronto se supo que en esas marchas forzosas perecieron otros millares de hombres, mujeres y niños por las crueldades del invierno y las balas que dejaban en la nieve a los incapacitados de seguir caminando. Las Naciones Unidas instituyeron el 27 de enero como el Día Internacional del Holocausto. En efecto, el 27 de enero de 1945 fue un mojón en la macabra serie de descubrimientos que convulsionó a los soldados aliados. Las noticias sobre la peor matanza de la historia humana que circularon antes de esa fecha no habían sido creídas. O se prefirió no creerlas. De ahí que la responsabilidad por el Holocausto involucre también a muchos dirigentes y pueblos que no hicieron todo lo que estaba en sus manos para impedirlo. En enero se cumple otro oscuro aniversario: la Conferencia de Wannsee. El 20 de enero de 1942 tuvo lugar un encuentro de quince jerarcas nazis en un hermoso suburbio de Berlín para decidir la liquidación total de los judíos. Allí se labró un documento que pretendía dar muerte a los 11 millones de judíos que vivían entonces en Europa (lograron liquidar 6 millones, poco más de la mitad). Su prolija lista incluía hasta los 200 judíos de Albania, los 1300 de Noruega, los 3000 de Portugal. Números irrelevantes que ni calzaban en las teorías conspirativas del nazismo. Pero estaban las demás comunidades, más numerosas, que comprendían desde decenas o cientos de miles, hasta millones, que estimulaban el apetito genocida. Ningún miembro de ese antiguo pueblo tendría derecho a salvarse. Antes se había insistido en una Alemania Judenrein (limpia de judíos), ahora se anhelaba la "solución final del problema judío", un eufemismo que aspiraba a un rápido y fabuloso asesinato. La elegante casona de Wannsee ocupaba un espacio bellísimo junto al lago del mismo nombre. Tenía senderos con rosedales que en aquella nefasta jornada no se lucieron por la temperatura invernal. Las puertas eran de estilo francés y el interior lucía una decoración refinada. Las deliberaciones se realizaron en el comedor, mientras se servía un frugal almuerzo. En ese ambiente confortable se planificó, sin el menor atisbo de piedad, el mayor crimen de la historia. Se desempeñó como jefe del encuentro el general Reinhard Heydrich, quien dedicó el primer tercio de la reunión para efectuar un análisis pormenorizado del tema. Heydrich fue herido tres meses después en Praga por la resistencia checa y murió el 4 de junio del mismo año. En esa reunión había puntualizado que Alemania ya extendía sus dominios desde el círculo polar ártico hasta el desierto del Sahara, y desde los Pirineos hasta los Urales. En el mundo existían muchos líderes, gobiernos e intelectuales que admiraban al Führer, algunos de un modo silencioso todavía. Dijo que ésas eran las buenas noticias. Las preocupantes, en cambio, provenían de la obstinada resistencia en el frente oriental y la negativa británica a rendirse. Era pues el momento de poner fin de una buena vez a la "cuestión judía", un tema central del nacionalsocialismo. La "limpieza" realizada hasta ese momento mediante ejecuciones, marginación y emigración, tropezaba con dos obstáculos. Primero, en lugar de disminuir el número de judíos, las conquistas del Reich lo multiplicaron de forma alarmante. Segundo, la emigración había dejado de ser eficiente, porque los países del mundo habían cerrado sus puertos. Este último dato revela la complicidad de casi todo el planeta en la tragedia del Holocausto. Ni siquiera los países involucrados ya, y que luego se involucrarían en la guerra, tuvieron la nobleza de ofrecer amparo a las víctimas de esa irracional persecución. Después de la Conferencia de Evian (Francia) en 1939, donde los países democráticos se excusaron por no recibir judíos en fuga, los nazis redoblaron su agresividad. En 1942, la reunión de Wannsee optó por la masacre industrial como último recurso. No sólo lo avalaba su psicótica ideología, sino la actitud del resto de la Tierra. Desde que Hitler había asumido el poder en el año 1933, había lanzado decenas de "leyes raciales" cada año, destinadas a humillar y ahuyentar judíos. Las naciones se mantuvieron indiferentes. Las protestas sólo eran manifestadas por individuos o pequeños grupos. A Berlín llegaban mensajes de que los seres que los nazis pretendían hacer desaparecer no eran queridos ni respetados por nadie. El cierre de los puertos, cada vez más firme, demostraba que los judíos no eran aceptados en ningún lugar. Adelante, pues. Los quince jerarcas reunidos en Wannsee intercambiaron opiniones sobre el ambicioso plan. Adolf Eichmann fue encargado de tomar notas sobre lo que se iba diciendo. Hubo coincidencias en la necesidad de proceder con aplomo, eficacia y celeridad. Los papeles redactados por Eichmann fueron después corregidos por Heydrich mismo, quien se ocupó de ocultar los verdaderos y diabólicos designios mediante eufemismos que ahora no presentan dificultad para ser traducidos a su real y atroz significado. En Wannsee hubo un alucinante contraste entre la belleza del lugar y su demoníaco objetivo. Ese modelo fue copiado en los muchos campos de concentración y asesinato que se erigieron rápidamente en todos los países conquistados. En efecto, por un lado se expandía la miseria de prisioneros tratados peor que las cucarachas, y cuyo final era morir electrificados en las alambradas, mordidos y desangrados por los perros, baleados en divertidas competencias de los guardias, gaseados en cámaras que simulaban ser duchas y finalmente convertidos en humo negro por los infatigables crematorios. Por el otro, adheridos a ese repugnante báratro, se erigían las residencias de los jefes nazis con jardines, jaulas llenas de pájaros coloridos, piletas de natación, bibliotecas y hermosos salones con piano de cola, en los que se celebraban reuniones distinguidas. Era otra muestra de la esquizofrenia que suele soplar huracanadamente en el espíritu de los fanatismos. Durante su juicio en Jerusalén, Adolf Eichmann confesó que en la Conferencia de Wannsee se habló de forma explícita, sin guardarse palabras. No obstante, él y Heydrich maquillaron el texto para evitar expresiones comprometedoras, como dijimos unos renglones antes. El objetivo fue sellado sin vacilación. Por eso, ahora es legítimo afirmar que el monstruo se alzó a partir de esa fecha con toda su potencia y descaro. En poco tiempo logró borrar incontables comunidades judías de Europa y asesinar a millones de seres humanos. Una pregunta llena de angustia, frente a esos dos horribles aniversarios, es si la humanidad aprendió algo o seguirá repitiendo errores.

LA NACION BS. AIRES

EL RINCON DE MOSHE YANAI


¡A pesar de todo, estamos aquí!
Moshé Yanai


En ocasión del Día del Holocausto Mundial, se celebraron múltiples actos en el mundo occidental. Dirigentes mundiales repudiaron la Shoá, y el Papa Benedicto dijo que “fue la hora más aciaga de la Historia”. Pero posiblemente el más significativo evento fue cuando el Presidente de la nación labrada por el pueblo condenado al exterminio, hablara en su idioma nacional ante el parlamento alemán, para recordar el trágico pasado y condenar el antisemitismo.
Hitler y los demás jerarcas nazis deberán estar revolcándose en sus tumbas al notar lo que sucede en la capital del imperio ario que soñaron crear. Ha ocurrido lo inconcebible, lo que ni por asomo era posible creer. En la capital alemana apareció el miércoles el jefe del Estado Judío, y ante la sala del Reichstag colmada de diputados germanos, el veterano político israelí habló en hebreo, en nombre de Israel y de todo el pueblo judío, para repudiar sus crímenes y anunciar que el pueblo judío sigue vivo y mira ahora hacia el futuro.
Fue ésta una ceremonia que ha conmovido a todo Israel. También habrá impactado en cualquier judío, dondequiera que esté. Shimón Peres, el dirigente de una nación surgida de las cenizas de la Shoá, hizo historia al volver al mismo lugar en donde se concibiera y planeara la eliminación del pueblo judío, para afirmar en tono categórico: a pesar de todo, estamos aquí. Fue ésta ocasión propicia para recordar el peligro del antisemitismo que, adquiriendo tonalidades diversas, parece cobrar fuerza en toda Europa. Y en recuerdo de las víctimas del nazismo, quien representaba al pueblo judío en general recitó en el recinto parlamentario el tradicional Kadish. El recordó lo que dijera su abuelo, cuando se despidiera de él para hacer aliyá: “Hijo mío, sigue siendo judío”.
Nosotros, los israelíes, tal vez estemos un tanto cansados de escuchar tantos relatos relacionados con el Holocausto. Parece como si nos siguieran, a pesar de todo lo que hacemos para librarnos de ellos. Se puede pensar que hubiéramos preferido preocuparnos del presente y mirar hacia el futuro. Pero el trágico pasado no quiere dejarnos, y nos acompaña siempre, incluso a quienes no fueron afectados directamente por él. Es en cierto modo el recuerdo de lo que ocurrió no solamente en el Holocausto de la II Guerra Mundial, sino en el largo camino de la Diáspora a lo largo de siglos y siglos. Un trágico pasado que afianza nuestro decisión de vivir en el suelo patrio, y defendernos allí de las fuerzas satánicas que aún sueñan con exterminarnos.

LAS AGRESIONES CONTRA JUDIOS EN EUROPA CRECEN CADA AÑO


En Israel preocupa un nuevo antisemitismo: el musulmán
A. Rubio


El antisemitismo ya no es algo exclusivo de neonazis o de extremistas antijudíos en general. Hay otro antisemitismo, el de los musulmanes radicales, que está cobrando cada vez más fuerza, a juicio del embajador israelí en España, Raphael Schutz. Y los datos que avalan esta opinión han sido publicados recientemente por el Centro de Investigaciones contra el Antisemitismo de la Universidad de Tel-Aviv.En ese estudio se subraya que una de las principales causas de este aumento fue «la fusión entre islamistas radicales y antisemitas clásicos» tras la guerra de Gaza, en diciembre de 2008, «lo que provocó una ola de antisemitismo en el mundo». EE UU, Reino Unido y Francia son los países en donde más ha crecido el odio hacia los judíos, según el informe.De hecho, este pasado miércoles, el mismo día que el presidente israelí Simon Peres se dirigía al Parlamento alemán en el aniversario del Holocausto, un grupo de vándalos no identificados profanaba un cementerio judío en la ciudad francesa de Estrasburgo. Las tumbas aparecieron con esvásticas pintadas en las lápidas, lo que hace pensar que, esta vez, el ataque fue obra de neonazis.Cada vez más agresiones Sin embargo, en otros casos, las agresiones sufridas por la comunidad judía son obra de radicales islámicos. En Francia viven aproximadamente 600.000 judíos y tres millones de musulmanes. «Precisamente», señala Schutz, «no es difícil deducir que ese incremento de población musulmana pueda estar, en parte, en el origen de ese antisemitismo». El ministro de Información y de Diáspora israelí, Yuli Edelstein, informó esta semana de que se han registrado «631 actos antisemitas en Francia entre enero y junio de 2009, de los cuales 113 fueron violentos». Cifras, en cualquier caso, muy superiores a los 371 actos de violencia que contabilizó en 2007 el Consejo representativo de las instituciones judías de Francia

ANTE UN NUEVO DIA RECORDATORIO DE LA LIBERACION DEL CAMPO DE AUSCHWITZ


Fastos y Fiestas
por Miguel Martin

El 27 de Enero nuestras sociedades reiteran por enésima vez su firme deseo de que no vuelva a repetirse otro Holocausto. Se sucede todo tipo de manifestaciones y declaraciones oficiales llamando a no olvidar y desde ámbitos muy diversos se estimula la memoria para permanecer alertas ante cualquier intento de resucitar un nuevo antisemitismo que se cree controlado y desgastado porque no hay sociedad que admita su presencia en su seno. Cadenas de televisión, prensa escrita y radiada, convocatorias cívicas, declaraciones todas que pretenden demostrar la sensibilidad en esta materia tan lejana pero tan próxima, porque siempre ha encontrado la ocasión para asomar sus fauces y dejarse ver.
Sin embargo nunca antes como ahora se pone de manifiesto que juzgar al nazismo resulta cómodo y fácil de pagar, la condena del fascismo y el nazismo tiene muchos seguidores porque es un lugar común, no tiene precio fijo y está al alcance de cualquier bolsillo de la conciencia, no cuesta nada arremeter contra estos feroces sistemas políticos y si alguien sostuviese lo contrario, se le consideraría simpatizante y eso es incómodo de sobrellevar. También cabe decir que aquellos que condenan el nazismo y el fascismo por instigar el Holocausto, hoy no tienen empacho alguno en condenar con la misma rotundidad al Estado de Israel como si de asuntos similares se tratara. La condena de Israel supone en términos de valores progresistas, estar del lado de las víctimas que dicen ocasiona la política sionista de golpear al terrorismo que persigue su destrucción como Estado. Condenar al Israel de hoy, que al fin es hogar para cualquier judío tras siglos de exilio, se sitúa así al mismo nivel que la condena del nazismo por el Holocausto. El 27 de Enero constituye una jornada en la que se condena el crimen, el asesinato en masa, las masacres indiscriminadas, las injusticias contra la población civil indefensa, las persecuciones y progromos, el nazismo y el fascismo, pero no sirve para denunciar las verdaderas pretensiones del Holocausto y que casi lo consigue: La destrucción de todo un pueblo, su exterminio y aniquilación, su expulsión de la historia de la Humanidad mediante el asesinato con métodos industriales sofisticados, creados para ese objetivo y meta. El Holocausto se ideó exclusivamente para este fin y no para otro y si se empleó para lo demás fue por simple utilidad y provecho.
No es esa la única cuestión para el pensamiento progresista ya que no solo es propio de la izquierda sino de cualquier pensamiento moderno afectado por la filosofía de la equidistancia, los valores universales y la indefinición subjetiva. El subjetivismo actual no soporta que el asunto del Holocausto quede reducido en los verdaderos límites en que realmente aconteció, porque niega que como tal tuviera que ver exclusivamente con los judíos. Y es que la metodología que se empleó para lograr la tenebrosa efectividad que la maquinaria de exterminio nazi alcanzó, tuvo su principal inspiración en el propósito exclusivo de erradicar de Europa y del Mundo al judío, excluir y liquidar cualquier vestigio que tuviera el más mínimo vínculo con un pueblo al que se le adjudicó ser el más perverso y pernicioso, capaz de contaminar con su existencia a toda la humanidad. Esa es la verdadera cuestión que no se valora en profundidad en este 27 de Enero porque arremeter contra el nazismo y el Holocausto queda muy bien, ¿Quién sería capaz de negarlo? Pero defender al judaísmo como valor fundamental de la humanidad es otra cuestión que pocos se atreven a sostener porque en el fondo todavía quedan demasiados rescoldos antisemitas de un fuego que nunca llegó a ser apagado del todo, residuos que están agazapados en nuestras hipócritas sociedades bienpensantes, las mismas que se ponen de los nervios cuando un niño de Haití sufre y pasa calamidades mientras otro niño, el israelí, vive su infancia llena de beneficios y riquezas de todo tipo gracias a que el niño palestino paga una factura que no es suya y que además es pobre. El camino que va del 27 de Enero de 1945 al 27 de Enero de 2010 todavía está sembrado de imprecisiones por mucho fasto y memoria que se haga, por mucho que se nos haga creer que al fin nuestras sociedades se han liberado de sus fantasmas, que parecen haber aprendido la lección y tomado conciencia. Falta mucho si es que alguna vez se inició dicho camino correctamente y si alguien cree que está superada la cuestión, léase los informes presentados por el Foro de Coordinación de la Lucha contra el Antisemitismo del año 2009, resultan tan demoledores que celebración como la de este día, hace unos años impensable, hace justicia parcial a la realidad.
Las cosas están empeorando lentamente y pocos parecen admitirlo mientras fastos y fiestas nos ciegan la visión de campo. El fuego de las calderas de Auschwitz se apagó, pero el odio hacia el judío no, y ese es el verdadero drama de la humanidad hoy.
Hay que explicar a las generaciones venideras el verdadero Holocausto, el de hoy sólo explica parcialmente lo que sucedió y lo hace de forma cómoda para que no haga daño recordarlo. Muchas conciencias sensibles no lo soportarían.

el reloj.co.il

AUTENTICA DEMOCRACIA IRANI


Irán ejecuta a dos hombres que participaron en manifestaciones contra régimen de Ajmadineyad

El gobierno iraní ejecutó a dos hombres que participaron en manifestaciones tras las elecciones, contra el régimen del presidente Mahmoud Ajmadineyad.
Hay otros 8 hombres que fueron sentenciados por las violentas protestas contra lo que se llamó un fraude en las elecciones realizadas en Irán hace algunos meses.

SUCEDE EN ESPAÑA ACTUALMENTE



Fatima Ghailan, musulmana de 31 años, nacida en Marruecos, trabaja, conduce y no lleva velo. El imán de la localidad, Mohamed Benbraim, parece estar de acuerdo sólo con lo primero.
El acoso del imán hacia la mujer ha llegado a tal punto que el juzgado de instrucción número 1 del Vendrell le ha imputado por los delitos de amenazas, coacciones y calumnias. La Fiscalía ha solicitado para Benbraim cinco años de cárcel; cuatro para su mano derecha, el presidente de la Asociación Islámica de Cunit, Abderraman El Osri, acusado de coacciones y calumnias: y dos para la esposa y la hija del imán, Zohra Ahmaddach y Haffsa Ben Brahim, acusadas de coacciones.
El caso pone de manifiesto la existencia de tensiones entre musulmanes por imponer un islam extremista. Las autoridades consideran Tarragona el principal vivero en España del salafismo, corriente que profesa Benbraim.
El imán “considera que el hecho de vestir sin el velo islámico, que se relacione con españoles no musulmanes, al igual que sus hijos, y que esté al margen de la comunidad islámica la hace merecedora de reproche”.
Las coacciones se extienden hasta el colegio, donde los padres musulmanes indican a sus hijos que no hablen con los de Ghailan, señala el juez. Las presiones de la comunidad islámica abrieron hasta tres frentes. Intentaron convencer al marido de que debía abandonarla. Luego la hija del imán, Haffsa Ben Brahim, promovió una recogida de firmas que entregó a la alcaldesa de Cunit, pidiendo su despido por “tratar mal a los necesitados” y “no tener derecho” a ocupar la plaza, entre otros agravios que el juez considera falsos.
Finalmente, afirma
Ferran Balsells en El País, El Osri contactó con el consejo comarcal y pidió que Fatima fuera despedida por haber insultado al imán, lo que resultó ser falso, según el juez.

AYER SE CONMEMORO EL DIA INTERNACIONAL DEL HOLOCAUSTO


Misterios de Auschwitz
Escrito por Primo Levi


Se conmemora el Día Internacional del Holocausto. Las reflexiones de Primo Levi plantean por qué los hombres pueden "querer no saber", por qué los que iban a la muerte no se rebelaban, por qué los que se sublevan son los que menos sufren y por qué, "aunque comprender es imposible, conocer es necesario".


Esconder del pueblo alemán el enorme aparato de los campos de concentración no era posible, y además (desde el punto de vista de los nazis), no era deseable. Crear y mantener en el país una atmósfera de indefinido terror formaba parte de los fines del nazismo: era bueno que el pueblo supiese que oponerse a Hitler era extremadamente peligroso. Efectivamente, cientos de miles de alemanes fueron encerrados en los Lager desde los comienzos del nazismo: comunistas, socialdemócratas, liberales, judíos, protestantes, católicos, el país entero lo sabía, y sabía que en los Lager se sufría y se moría.No obstante, es cierto que la gran masa de alemanes ignoró siempre los detalles más atroces de lo que más tarde ocurrió en los Lager: el exterminio metódico e industrializado en escala de millones, las cámaras de gas tóxico, los hornos crematorios, el abyecto uso de los cadáveres, todo esto no debía saberse y, de hecho, pocos lo supieron antes de terminada la guerra. Para mantener el secreto, entre otras medidas de precaución, en el lenguaje oficial sólo se usaban eufemismos cautos y cínicos: no se escribía "exterminación" sino "solución final", no "deportación" sino "traslado", no "matanza con gas" sino "tratamiento especial", etcétera. No sin razón, Hitler temía que estas horrorosas noticias, una vez divulgadas, comprometieran la fe ciega que le tributaba el país, como así la moral de las tropas de combate; además, los aliados se habrían enterado y las habrían utilizado como instrumento de propaganda: cosa que, por otra parte, ocurrió, si bien a causa de la enormidad de los horrores de los Lager, descriptos repetidamente por la radio de los aliados, no ganaron el crédito de la gente.El resumen más convincente de la situación de entonces en Alemania la he hallado en el libro Der SS Staat (El Estado de la SS), de Eugen Kogon, ex prisionero en Buchenwald y luego profesor de Ciencias Políticas en la Universidad de Munich: "¿Qué sabían los alemanes acerca de los campos de concentración? A más del hecho concreto de su existencia, casi nada. Sin embargo, no había un alemán que no supiese de la existencia de los campos. Pocos eran los alemanes que no tenían un pariente o un conocido en un campo, o que al menos no supiesen que tal o cual persona allí había sido enviada. Todos los alemanes eran testigos de la multiforme barbarie antisemita: millones de ellos habían presenciado, con indiferencia o con curiosidad, con desdén o quizá con maligna alegría, el incendio de las sinagogas o la humillación de los judíos y judías obligados a arrodillarse en el fango de la calle. Muchos hombres de negocios tenían relaciones de proveedores con la SS de los Lager, muchos industriales solicitaban mano de obra de trabajadores-esclavos a la SS, y muchos empleados estaban al corriente. No eran pocos los trabajadores que desarrollaban su actividad cerca de los campos de concentración o incluso dentro de los mismos. Profesores universitarios colaboraban con los centros de investigación médica".Pese a las varias posibilidades de informarse, la mayor parte de los alemanes no sabía porque no quería saber, o más: porque quería no saber. Es cierto que el terrorismo de Estado es un arma muy fuerte a la que es muy difícil resistir, pero también es cierto que el pueblo alemán, globalmente, ni siquiera intentó resistir. En la Alemania de Hitler se había difundido una singular forma de urbanidad: quien sabía no hablaba, quien no sabía no preguntaba, quien preguntaba no obtenía respuesta. De esta manera, el ciudadano alemán típico conquistaba y defendía su ignorancia, que le parecía suficiente justificación de su adhesión al nazismo: cerrando la boca, los ojos y las orejas se construía la ilusión de no estar al corriente de nada, y por consiguiente de no ser cómplice de todo lo que ocurría ante su puerta.Saber, y hacer saber, era un modo (quizá tampoco tan peligroso) de tomar distancia con respecto al nazismo; pienso que el pueblo alemán, globalmente, no ha usado de ello, y de esta deliberada omisión lo considero plenamente culpable.
Perros adiestrados
En algunos Lager hubo efectivamente insurrecciones: en Treblinka, en Sobibor y también en Birkenau, uno de los campos dependientes de Auschwitz. No tuvieron gran peso numérico: como la parecida insurrección del ghetto de Varsovia, fueron más bien ejemplos de extraordinaria fuerza moral. En todos los casos fueron planeadas y dirigidas por prisioneros de alguna manera privilegiados, por lo tanto en condiciones físicas y espirituales mejores que las de los prisioneros comunes. Esto no debe sorprender: sólo a primera vista puede parecer paradójico que se subleve quien menos sufre. También fuera de los Lager, las luchas raramente son lideradas por el subproletariado. Los "harapientos" no se rebelan.En los campos para prisioneros políticos, o en donde éstos prevalecían, la experiencia conspiradora de éstos demostró ser preciosa, y a menudo se llegó, más que a rebeliones abiertas, a actividades de defensa bastante eficientes. Según el Lager y según las épocas, se logró por ejemplo chantajear o corromper a la SS, frenando así sus poderes indiscriminados; se logró sabotear el trabajo para las industrias de guerra alemanas; se logró organizar evasiones; se logró comunicar por radio con los aliados, dándoles noticias acerca de las horribles condiciones de los campos; se logró mejorar el tratamiento de los enfermos, sustituyendo a los médicos de las SS con médicos prisioneros; se logró "condicionar" las selecciones, mandando a la muerte a espías o traidores y salvando a prisioneros cuya supervivencia tenía, por algún motivo, particular importancia; se logró preparar, incluso militarmente, una resistencia en caso de que, al acercarse el frente, los nazis decidieran (como de hecho a menudo lo hicieron) liquidar totalmente los Lager.En los campos en los que los judíos eran mayoría, como los de la zona de Auschwitz, una defensa activa o pasiva era particularmente difícil. Aquí los prisioneros, en general, carecían de casi toda experiencia organizativa o militar; provenían de todos los países de Europa, hablaban lenguas diferentes, y por ello no se entendían entre sí: sobre todo, tenían más hambre, estaban más débiles y cansados que los demás, porque sus condiciones de vida eran más duras y porque tenían frecuentemente tras de sí un largo historial de hambre, persecuciones y humillaciones en los ghe-ttos. Por ende, la duración de su estancia en el Lager era trágicamente breve, constituían en definitiva una población fluctuante, continuamente disminuida por la muerte y renovada por las incesantes llegadas de nuevos cargamentos. Es comprensible que en un tejido humano tan deteriorado e inestable no prendiese fácilmente el germen de la rebelión.Podríamos preguntarnos por qué no se rebelaban los prisioneros no bien bajaban del tren, que esperaban horas (¡a veces días!) antes de entrar a las cámaras de gas. Además de todo lo que he dicho, debo agregar que los alemanes habían perfeccionado, en esta empresa de muerte colectiva, una estrategia diabólicamente astuta y versátil. En la mayor parte de los casos, los recién llegados no sabían qué se les tenía preparado: se los recibía con fría eficiencia pero sin brutalidad, se los invitaba a desnudarse "para la ducha", a veces se les entregaba una toalla y jabón, y se les prometía un café para después del baño. Las cámaras de gas, en efecto, estaban camufladas como salas de duchas, con tuberías, grifos, vestuarios, perchas, bancos, etcétera. Cuando, por el contrario, un prisionero daba la menor muestra de saber o sospechar su destino inminente, las SS y sus colaboradores actuaban por sorpresa, intervenían con extremada brutalidad, gritando, amenazando, pateando, disparando y azuzando -contra esa gente perpleja y de-sesperada, marinada por cinco o diez días de viajes en vagones sellados- a sus perros adiestrados para despedazar hombres.Siendo así las cosas, parece absurda y ofensiva la afirmación a veces formulada según la cual los judíos no se rebelaron por cobardía. Nadie se rebelaba. Baste recordar que las cámaras de gas de Ausch-witz fueron puestas a prueba con un grupo de trescientos prisioneros de guerra rusos, jóvenes, con entrenamiento militar, preparados políticamente y sin el freno que representan mujeres y niños; tampoco ellos se rebelaron.
Frente al olvido
Cada uno de nosotros, los sobrevivientes, se comporta de manera distinta, pero se distinguen dos grandes categorías. Pertenecen a la primera categoría los que rehúsan regresar, o incluso hablar del tema; los que querrían olvidar pero no pueden, y viven atormentados por pesadillas; los que, al contrario, han olvidado, han extirpado todo y han vuelto a vivir a partir de cero. He notado que, en general, todos estos individuos fueron a parar al Lager "por desgracia", es decir sin un compromiso político preciso; para ellos el sufrimiento ha sido una experiencia traumática pero privada de significado y de enseñanza, como una calamidad o una enfermedad: el recuerdo es para ellos algo extraño, un cuerpo doloroso que se inmiscuyó en sus vidas y han tratado (o aún tratan) de eliminarlo.La segunda categoría, en cambio, está constituida por los ex prisioneros "políticos", o en todo caso con preparación política, o con una convicción religiosa, o con una fuerte conciencia moral. Para estos sobrevivientes, recordar es un deber: éstos no quieren olvidar, y sobre todo no quieren que el mundo olvide, porque han comprendido que su experiencia tenía sentido y que los Lager no fueron un accidente, un hecho imprevisto de la Historia.Los Lager nazis han sido la cima, la culminación del fascismo en Europa, su manifestación más monstruosa; pero el fascismo existía antes que Hitler y Mussolini, y ha sobrevivido, abierto o encubierto, a su derrota en la Segunda Guerra Mundial. En todo el mundo, en donde se empieza negando las libertades fundamentales del Hombre y la igualdad entre los hombres, se va hacia el sistema concentracionario, y es éste un camino en el que es difícil detenerse. Conozco muchos ex prisioneros que han comprendido bien la terrible lección implícita en su experiencia, y que cada año vuelven a "su" campo llevando de la mano peregrinajes de jóvenes: yo mismo lo haría de buen grado si el tiempo me lo permitiese y si no supiera que logro el mismo fin escribiendo libros y aceptando comentarlos ante los estudiantes.
Comprender es imposible
Como se sabe, la obra de exterminación fue muy lejos. Los nazis, que a la vez estaban empeñados en una guerra durísima, manifestaron en ello una prisa inexplicable: los cargamentos de víctimas destinadas al gas o a ser trasladadas de los Lager cercanos al frente tenían precedencia sobre los transportes militares. No llegó a su culminación sólo porque Alemania fue derrotada, pero el testamento político de Hitler, dictado pocas horas antes de su suicidio y con los rusos a pocos metros de distancia, concluía así: "Sobre todo, ordeno al gobierno y al pueblo alemán que mantengan plenamente vigentes las leyes raciales y que combatan inexorablemente contra el envenenador de todas las naciones, el judaísmo internacional".Se puede afirmar que el antisemitismo es un caso particular de intolerancia; que durante siglos ha tenido un carácter principalmente religioso; que en el tercer Reich fue exacerbado por la explosión nacionalista y militarista del pueblo alemán, y por la peculiar "diferencia" del pueblo judío; que se diseminó fácilmente por toda Alemania y buena parte de Europa, gracias a la eficacia de la propaganda de los fascistas y de los nazis que tenían necesidad de un chivo emisario sobre quien descargar todas las culpas y todos los resentimientos; y que el fenómeno fue llevado a su paroxismo por Hitler, dictador maníaco.Debo conceder, sin embargo, que estas explicaciones comúnmente aceptadas no me satisfacen: son diminutas, no tienen común medida ni proporción con los hechos que pretenden explicar. Releyendo las crónicas del nazismo, desde sus turbios inicios hasta su fin convulsionado, no logro quitarme de encima la impresión de una atmósfera general de locura descontrolada que me parece ser única en la historia. Esta locura colectiva, este descarrío, suele explicarse postulando la combinación de muchos factores distintos, insuficientes uno a uno. El más importante sería la misma personalidad de Hitler y su profunda interacción con el pueblo alemán. Es verdad que sus obsesiones personales, su capacidad de odiar, su prédica de la violencia, hallaban una resonancia desenfrenada en la frustración del pueblo alemán, y de él le volvían multiplicadas, confirmándole su convicción delirante de ser él mismo quien encarnaba al Héroe de Nietzsche, el Superhombre redentor de Alemania.Mucho se ha escrito acerca de su odio hacia el pueblo judío. Se ha dicho que Hitler volcaba sobre los judíos su odio hacia todo el género humano; que reconocía en los judíos algunos de sus propios defectos, y que al odiar a los judíos se odiaba a sí mismo; que la violencia de su aversión provenía del temor de tener "sangre judía" en las venas.Insisto: no me parecen explicaciones adecuadas. No me parece lícito explicar un fenómeno histórico cargando todas las culpas sobre un individuo (¡los ejecutores de órdenes horrendas no son inocentes!), y además siempre es arduo interpretar las motivaciones profundas de un individuo. Las hipótesis propuestas justifican los hechos sólo parcialmente, explican la calidad pero no la cantidad. Debo admitir que prefiero la humildad con que algunos historiadores entre los más serios (Bullock, Schramm, Bracher) confiesan no comprender el antisemitismo furibundo de Hitler y, detrás de él, de Alemania.Quizá no se pueda comprender todo lo que sucedió, o no se deba comprender, porque comprender casi es justificar. Me explico: "comprender" una proposición o un comportamiento humano significa (incluso etimológicamente) contenerlo, contener al autor, ponerse en su lugar, identificarse con él. Pero ningún hombre normal podrá jamás identificarse con Hitler, Himmler, Goebbels, Eichmann e infinitos otros. Esto nos desorienta y a la vez nos consuela: porque quizá sea deseable que sus palabras (y también, por desgracia, sus obras) no lleguen nunca a resultarnos comprensibles. Son palabras y actos no humanos, o peor: contrahumanos, sin precedentes históricos, difícilmente comparables con los hechos más crueles de la lucha biológica por la existencia. A esta lucha podemos asimilar la guerra: pero Auschwitz nada tiene que ver con la guerra, no es un episodio, no es una forma extremada. La guerra es un hecho terrible desde siempre: podemos execrarlo pero está en nosotros, tiene su racionalidad, lo "comprendemos".Pero en el odio nazi no hay racionalidad: es un odio que no está en nosotros, está fuera del hombre, es un fruto venenoso nacido del tronco funesto del fascismo, pero está fuera y más allá del propio fascismo. No podemos comprenderlo; pero podemos y debemos comprender dónde nace y estar en guardia. Si comprender es imposible, conocer es necesario, porque lo sucedido puede volver a suceder, las conciencias pueden ser seducidas y obnubiladas de nuevo: las nuestras también.

RECONOCIMIENTO A HEROES UCRANIANOS


Yúschenko condecora ucranianos que salvaron a judíos

El presidente de Ucrania, Víctor Yúschenko, condecoró a más de un centenar de ciudadanos que salvaron de la exterminación a judíos durante la ocupación nazi del territorio ucraniano en la Segunda Guerra Mundial.
El decreto presidencial, emitido con motivo del Día internacional en recuerdo de las víctimas del Holocausto, honra la hazaña de quienes salvaron a judíos del "genocidio fascista" y preservaron la memoria de los mártires exterminados por la Alemania nazi.
En la Segunda Guerra Mundial los nazis mataron a aproximadamente 1,5 millones de judíos en Ucrania, donde el símbolo más dramático de aquel exterminio es Babiy Yar, un barranco cerca de Kiev donde tan solo en septiembre y octubre de 1941 murieron unos 30.000 judíos.
Durante la ocupación de Kiev, los nazis efectuaban en Babiy Yar ejecuciones en masa cada martes y viernes, ya no solo de judíos, totalizando el número de víctimas en ese lugar entre 150.000 y 200.000 personas.
Actos recordatorios se celebraron por toda Ucrania, como en Zaporozhie, donde los nazis en 1942 ejecutaron a 20.000 judíos, y en la península de Crimea, en el mar Negro, donde fueron exterminadas unas 40.000 personas, la mayoría judíos.
También rindieron homenaje a las víctimas del Holocausto en el puerto de Odessa, donde entre octubre de 1941 y abril de 1944 los nazis ejecutaron y quemaron vivas a 28.000 personas, la mayoría de ellas habitantes locales judíos.


EFE

ATENTADO ANTISEMITA EN FRANCIA


Profanan tumbas en un cementerio judío en Francia

Una treintena de tumbas del cementerio judío de Estrasburgo (Francia) aparecieron profanadas, el día en que se conmemoró el 65 aniversario de la liberación del campo de concentración nazi de Auschwitz, informaron fuentes oficiales.
Dieciocho de las tumbas fueron marcadas con esvásticas, mientras que otras 13 criptas fueron volcadas, indicó Patrick, Russel, comisario responsable de la seguridad del departamento de Bas-Rhin, al noreste de Francia, quien explicó que un guarda del cementerio dio la alarma.
Además, en una de las tumbas, los profanadores escribieron "Judden Raus" (Los judíos fuera).
Por su parte, el cónsul honorífico de Israel en Estrasburgo, que se sintió "furioso" y "avergonzado", estableció un vínculo entre la profanación y el aniversario del campo de concentración de Auschwitz.
Dos semanas antes, en la casa de la alcaldesa de la ciudad, la socialista Roland Ries, y en el coche de un responsable de una mezquita habían aparecido inscripciones nazis contra el Islam.


EFE

CUANDO EL ODIO TAPA LAS BUENAS ACCIONES


Perverso: Cuando las buenas acciones son peores que no hacer nada
Por Oliver Worth , Jerusalem Post

Cuando se envían dos Jumbos de ayuda, se instala un hospital de campo con cientos de médicos y enfermeras, y se encuentra con el desdén, uno sabe que algo no está bien. Aunque la mayoría de las más importantes cadenas de noticias estadounidenses y británicas, informaron extensamente sobre la reacción de Israel al devastador terremoto de Haití, desafortunadamente, se nos recordó cuan arraigados están, realmente, algunos de los odios del mundo contra el estado judío.
Mientras el hecho que, muchos del mundo árabe donaron sólo monedas, o nada en absoluto, el intento de salvar vidas de Israel ha sido catalogado por varios, como un simple ejercicio de propaganda. La triste verdad es que la dura izquierda anti israelí, ha realizado tal trabajo de deshumanización de los israelíes, que la idea de que pudieran estar haciendo buenas acciones es totalmente incomprensible. Es verdad – las acciones de Israel en Haití están creando buena prensa, pero eso es lo que ocurre cuando se hacen cosas buenas.
La afirmación que Israel debería, de algún modo, disculparse por ubicarse positivamente, es absurda, y anclada en el antisemitismo. Como escribe Kevin Myers para el Belfast Telegraph, “Es, quizás, el único pueblo en el mundo para el cual las circunstancias atenuantes son citadas rutinariamente como explicación de sus acciones de caridad”.
Aunque no es sorprendente que Press TV, portavoz iraní islamista y antisemita, acuse a los médicos israelíes de usar la emergencia haitiana para cosechar órganos, no debería esperarse leer el encabezado “los doble estándares de Israel sobre Haití”, en el diario británico Guardian, excepto, por supuesto, en la comparación entre los esfuerzos de Israel en Haití y los esfuerzos de cualquiera de los vecinos de Israel. Desafortunadamente, no resulta una sorpresa para aquellos castigados por la parcialidad del artículo del Guardian, por supuesto, en referencia al tratamiento de Israel para con los haitianos y la de aquellos con los que está en guerra.
El compromiso de Israel de salvar vidas en zonas de desastre, no tiene nada que ver con Gaza. Israel ha mostrado su increíble compromiso para la preservación de la vida, en India, Indonesia, Kenya y muchas otras naciones, con o sin guerra con Gaza. Simplemente, no hay comparación entre la respuesta mostrada hacia un pueblo a merced de horrorosos eventos naturales, y un pueblo que está en guerra efectiva con Israel desde su nacimiento.
Es verdaderamente asombroso que parte de la principal prensa británica sea incapaz de diferenciar entre un indefenso pueblo haitiano con desesperada necesidad de ayuda, y el pueblo palestino que llevó al poder a una organización terrorista.
Mientras nadie, en su sano juicio, negaría el extendido sufrimiento del pueblo de Gaza, extraer cualquier equivalencia moral entre la relación de Israel con el mismo, y con aquellos atrapados bajo los escombros en Haití, es verdaderamente perverso. Cuando la actitud hacia Israel está tan ampliamente basada en el antisemitismo y el odio, ¿Qué evidencia hay para creer que las cosas cambiarían con un acuerdo de paz palestino-israelí? Para que la paz sea posible Israel, con toda razón, debe creer que sus concesiones y sacrificios no se encontrarán con otra cosa que odio continuado, que la paz con los palestinos es también la paz con el mundo.
Como están las cosas, Israel es el único país del mundo – salvo uno – que debe justificar el brindar ayuda y salvar vidas. Mientras los israelíes (o, quizás, simplemente los judíos) sean vistos como incapaces de hacer nada bueno, con un sentimiento tan propagado por los medios de comunicación mundiales, Israel no estará en posición de hacer concesiones para la paz.
Nadie le pide al mundo que bese los pies de Israel, por acciones que se corresponden con su propio código moral, pero cuando Israel que, per capita, provee más que ninguna otra nación en el mundo y se encuentra con el desdén, mientras que los peores y más ricos abusadores de los derechos humanos del mundo, no dan nada y se encuentran con el silencio, realmente algo no está correcto.


Traducción para porisrael.org: José Blumenfeld
Reenvia:
www.porisrael.org

LA INOCENCIA DE LOS 800 ERRORES


En un documento interno, Hamás defiende sus ataques con cohetes contra civiles isralíes

Los jefes del grupo terrorista Hamás en Gaza defendieron su actuación durante el operativo militar de Israel el pasado invierno, diciendo que no fijaron como blanco a civiles, mientras dispararon cientos de cohetes contra ciudades israelíes y rechazaron el llamado de la ONU para una realizar nueva investigación.
Tanto Israel como Hamás rechazaron los cargos de la investigación de la ONU por posibles crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad durante la guerra de Gaza y ambos parecen estar dispuestos a ignorar la demanda de efectuar investigaciones internas. En el informe que Hamás presentará a la ONU esta semana, sostiene que los cohetes disparados desde Gaza estaban destinados a atacar objetivos militares y, como no son guiados, llegaron a los civiles por error.
Terroristas palestinos dispararon unos 800 cohetes y proyectiles de mortero contra Israel durante la guerra, matando a tres civiles, hiriendo a alrededor de 80 y causando leves heridas a más de 800.
Cientos de cohetes se lanzaron a la ciudad fronteriza de Sderot, donde no existen bases militares. También afectó a ciudades como Beer Sheva, a unos 25 kilómetros de Gaza. La mayoría de los israelíes se protegieron en los refugios antibombas, evitando nuevas víctimas.
"Los grupos armados palestinos confirmaron en repetidas ocasiones que acataron el derecho internacional humanitario y expresaron a través de diferentes medios de comunicación su intención de atacar objetivos militares y evitar víctimas civiles", señaló el informe, citando que las víctimas se produjeron por "imprecisa dirección del fuego."

DIA INTERNACIONAL DE RECORDACION DEL HOLOCAUSTO


Viaje al corazón del exterminio
por FERNANDO PALMERO y JOSÉ SÁNCHEZ TORTOSA

El 27 de enero de 1945, el campo de concentración de Auschwitz fue liberado. La fecha, de la que este año se cumplen 65 años, sirve para recordar a las víctimas del Holocausto. Como homenaje, ELMUNDO.es recorre los lugares olvidados, entra en el corazón del exterminio judío en Polonia.
El 20 de enero de 1942, en una mansión de las afueras de Berlín, en la calle Wannsee, se reúnen jefes de la Gestapo, las SS, técnicos de los ministerios de Interior, Justicia, Relaciones Exteriores, del Partido y otros organismos del Reich alemán. Su objetivo: coordinar las distintas operaciones de exterminio masivo de población judía que se estaban llevando a cabo desde el verano anterior. El 8 de diciembre —un día antes de la fecha inicialmente prevista para la reunión, aplazada probablemente, según varios autores, por la entrada de EEUU en la guerra— había comenzado a funcionar el primer centro de administración de la muerte en la localidad de
Chelmno.
Lo que se decide en aquella reunión recibió el eufemístico nombre de Solución Final y su objetivo no era otro que el de la eliminación física de 11 millones de judíos en toda Europa. Para llevarla a cabo, se orquesta la llamada 'operación Reinhard', que preveía la instalación de tres centros de exterminio (
Bélzec, Sóbibór y Treblinka), esto es, campos no de trabajo ni de concentración, sino lugares en los que las personas eran eliminadas en intervalos de tiempo que no superan las cuatro horas. La experiencia acumulada durante los programas de asesinato de los enfermos mentales y los discapacitados años atrás iba a servir de punto de partida para el nuevo propósito.
Como responsable máximo Himmler nombró al comandante de las SS Odilo Globocnik, y el núcleo de la unidad que éste formó, tal y como expone Israel Gutman, «estaba integrado por efectivos que habían participado previamente en la 'operación Eutanasia', que se ocupó del asesinato de enfermos, lisiados, y retrasados mentales alemanes con el objetivo de purificar la raza aria. Esta operación fue interrumpida oficialmente a mediados de 1941, y sus hombres, con experiencia en el asesinato mediante gases, fueron incorporados a la 'operación Reinhard'».
Para llevar a cabo la orden encomendada, Globocnik utilizó, además, el ya existente campo de
Majdanek, junto a la ciudad de Lublin, donde tenía su cuartel general. La operación se dio por terminada en 1943, y durante ese año los objetivos del extermino se habían centralizado ya en Auschwitz, con una cámara de gas, que se amplió con un segundo campo, Birkenau, con cuatro, y un tercero, Monowitz, conformado por una red de casi 50 campos de concentración que abastecían de mano de obra esclava a la Buna, nombre de la fábrica de caucho sintético de la IG Farben, la compañía química más importante de Alemania.
En nuestro viaje visitamos estos seis campos de exterminio, para lo cual recorremos en coche casi 1.800 kilómetros durante una semana en el interior de Polonia. Desde Varsovia, nos dirigimos primero a Treblinka; de allí a Lublin, en cuyas cercanías se encuentran
Majdanek y Sóbibór; el cuarto campo al que llegamos es Bélzec, luego el complejo de Auschwitz, cerca de Cracovia, y finalmente Chelmno, para volver de nuevo la última jornada a Varsovia.

TESTIMONIO DE LA SHOA


Las siete vidas del preso de Auschwitz-Birkenau
Por Sal Emergui en Guysen International News


Detrás de este hombre de 85 años, amable sonrisa y timidez indescriptible, se esconde la increíble historia de un valiente superviviente judío del Holocausto. Con espectacular precisión, Zeev Londner recuerda los años en los que gran parte de su familia y su pueblo fueron asesinados por la maquinaria nazi. Sobrevivió luchando. Participó en la resistencia del gueto. Llegó con una pistola escondida al campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau y vio cómo el Dr Mengele decidía quién y cuando se moría en las cámaras de gas. Autor de varias evasiones sin éxito y un afortunado salto desde un tren en Alemania, hoy ha decidido contarlo todo a ELMUNDO.ES.
“No me gusta explicar mi historia pero es una obligación dar mi testimonio en un día como éste”, dice Londner en el 65º aniversario de la liberación de Auschwitz-Birkenau. Nació en 1924 en la localidad polaca de Bendin y tras estallar la guerra, fue testigo de su primera experiencia traumática: “Los alemanes ocuparon la ciudad y concentraron a judíos en la plaza central. Invitaron a la gente para ver cómo les ahorcaban. Era un niño y me acuerdo que, al volver a casa, pregunté a mi padre por qué uno de los ahorcados se hacía pis en los pantalones”. En el 41 se creó el gueto de Bendin. Aunque era muy joven, se integró a la resistencia e incluso robó una pistola a un guardia alemán. En la noche del 30 de julio del 43, los nazis eliminaron el gueto donde vivían cerca de 30.000 judíos. Su odisea de supervivencia tomó otra dimensión. El superviviente del Holocausto explica sus dramáticas vivencias (Sal Emergui) “El 1 de agosto del 43 llegué al campo de Birkenau con la pistola escondida. Mengele estaba allí haciendo la selección. Los viejos y niños a la derecha, donde eran amontonados en camiones camino a las cámaras de gas. Los más jóvenes a la izquierda para trabajar. Anduvimos 400 metros y nos ordenaron esperar. Aproveché ese momento para esconder la pistola bajo tierra”, nos cuenta. Si no lo hubiera hecho, sería uno más del millón y medio de judíos asesinados en Auschwitz-Birkenau. “Tuve suerte de deshacerme del arma porque enseguida nos registraron. Nos desnudaron, afeitaron todo el cuerpo y tatuaron el número en el brazo. Nos pusieron los pijamas de presos”, explica. Los nazis hallaron la pistola y amenazaron con matar a todos los presos si el dueño no se identificaba. Londner recuerda que “muchos sabían que era mía pero nadie me delató. Estuve a punto de levantar el dedo pero gracias a mis nervios de acero no hice nada. Ese día el alemán nos perdonó la vida”. Al cabo de unos días, presenció una pesadilla: “Mi padre tenía 45 años. Tras extenderse la disentería, Mengele hizo una nueva selección. Desnudó a los presos para ver quién sufría disentería que también afectó a mi padre. Les dejaron toda la noche desnudos y bajo un frío mortal. Pude llegar y ver las últimas horas de mi padre. Al amanecer, les llevaron a todos a las cámaras de gas”. El destino de su madre fue también dramático. Tras la guerra, Londner se encontró con una mujer que coincidió con ella. “Me contó que mi madre llegó a Auschwitz con mi hermano pequeño Efraim, de 9 años. Mengele les separó mandando el niño a la muerte y ella al trabajo. Mi madre se negó a separarse de Efraim y Mengele le hizo ´el favor´ y aceptó que fueran juntos hacia las cámaras de gas”. Tras ver que su padre no salía de lo que los nazis llamaron “duchas para necesidades especiales” y entender que el campo era una fábrica de muerte, Londner decidió huir. Mejor morir en el intento que depender del capricho de Mengele. “Mi hermano y otro prisionero saltamos una verja pero nos pillaron y nos enviaron a Auschwitz I donde por primera vez vi el cartel en la entrada: Arbeit Macht Frei (el trabajo os hará libres)”. Sentenciados a muerte, las SS dudaban si fusilarles o ahorcarles. Los tres fueron destinados al temible Bloque 11, de donde pocos salieron con vida. El Kapo les dijo en yidish: “Estáis aquí solo dos meses y ya habéis intentado escapar. Sois unos héroes”. Gracias al Kapo solo fueron castigados a volver a Birkenau. Desprovistos de miedo en un lugar donde respirar era un lujo, intentó huir otra vez. Pero fue cazado y, como todos los presos, fue obligado a andar tres dias en la llamada "marcha de la muerte". Después, fue subido a un tren a Alemania. Quedaban pocos dias para el final de la guerra y del Holocausto. Londner y sus dos camaradas saltaron del penúltimo vagón. Estaban en plena Alemania vestidos con los famosos pijamas de rayas pero respirando por primera vez la libertad. Tuvieron suerte. Minutos después, la Gestapo frenó el tren y fusiló a todos los prisioneros. Tras una semana escondidos en un bosque, se toparon con los tanques soviéticos. De ahí, Londner volvió en carro a su Bendin natal. En el 48, llegó a las costas del recién creado Estado de Israel para participar en la guerra de su independencia. 65 años después, más viejo pero con los mismos nervios de acero, saborea su té con tranquilidad. “Si he sobrevivido tantos momentos de peligro se debe a que de niño fui boyscout”, resume con una media sonrisa. Cada año mueren más supervivientes y aumenta el temor al olvido. Londner responde: “Soy optimista. Los judíos recordamos en la Pascua (Pesaj) la salida de Egipto hace miles de años, ¿no vamos a acordarnos del Holocausto?”.

65º ANIVERSARIO DE LA LIBERACION DE AUSCHWITZ


España es el país más antisemita de Europa junto a Polonia

El 74% de los españoles afirma tener una mala opinión de los judíos y España es, junto a Polonia, el país europeo más antisemita, según un informe de la organización estadounidense Liga Antidifamación, titulado Actitudes hacia los judíos en siete países europeos.
El estudio se ha hecho público este miércoles 26 de enero con motivo de la celebración del Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto, que coincide con el 65º aniversario de la liberación del mayor campo de exterminio nazi, en Auschwitz (Polonia).
El informe de la Liga Antidifamación hace un repaso sobre las actitudes de la población de siete países europeos respecto del pueblo judío: Alemania, Austria, España, Francia, Hungría, Polonia y Reino Unido. Según este estudio, encargado a Taylor Nelson Sofres (TNS) y con 500 entrevistas telefónicas en cada uno de los siete países, España es el país europeo cuyos ciudadanos tienen peor opinión de los judíos (74%), por delante del Reino Unido (66%), Hungría (60%) y Alemania (57%).
El informe concluye que España, Polonia y Hungría son los países europeos más antisemitas porque casi la mitad de los encuestados de estos países respondieron "probablemente cierto" a al menos tres estereotipos contra los judíos: que son más leales a Israel que a los países donde viven, que tienen mucho poder en el mundo de los negocios, que tienen mucho poder en los mercados internacionales financieros y que todavía hablan mucho de qué ocurrió en el Holocausto.
El sentimiento antisemita, según el estudio, anida en un 48% de los españoles y de los polacos y en un 47% de los húngaros. Austria (30%), Alemania y Francia (20%) y Reino Unido (10%) albergan menos opiniones contrarias a los judíos. Por otro lado, el sondeo indica que un 31% de los europeos culpan a los judíos de la actual crisis financiera mundial, con especial mención a Hungría (46%), Austria (43%) y Polonia (38%), en tanto que en España esta opinión la tienen uno de cada cuatro ciudadanos (25%).
La Liga Antidifamación afirma en un comunicado que el pasado mes de septiembre entregó en Nueva York al ministro español de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Ángel Moratinos este documento, titulado Contaminando la escena pública: discurso antisemita en España, el cual incluye críticas antisemitas en la ofensiva militar israelí en la franja de Gaza, las "brutales viñetas" y artículos publicados por algunos diarios nacionales y sondeos de opinión de 2008 que demuestran un "alarmante incremento de las actitudes antisemitas".

LA LIBERACION DEL CAMPO DE AUSCHWITZ


El Holocausto, una cuestión de ubicación
Rab Marcelo Polakoff

Era un verano tórrido en Polonia. Corría el año 1941 y las tropas nazis ya hacía dos semanas que habían penetrado en territorio controlado por los soviéticos. Una apacible aldea polaca llamada Jedwabne, con sus 3.200 habitantes no pudo -como prácticamente todas ellas- mantenerse al margen de la contienda. Se dio allí un fenómeno muy curioso: el 10 de julio de ese año, la totalidad del pueblo judío (salvo siete personas que contaron la historia) fue quemado vivo en un enorme granero municipal, a manos de sus vecinos de siempre, ante la vista cómplice de los soldados nazis. Fueron casi 1.600 hombres, mujeres y niños que pasaron a formar parte de las cenizas de los seis millones de judíos que conformaron el nefasto resultado de la Shoá , del Holocausto. Recuerdo este hecho, no aislado por cierto, porque en esa misma región polaca de Lomza, en dos pueblos vecinos a Jedwabne, llamados Wigoda y Tikutin, las reacciones fueron diferentes. En uno de ellos, los lugareños hicieron la vista gorda frente a las atrocidades nazis que con sus propias manos cometieron semejantes atrocidades; y en el otro, los vecinos se enfrentaron al poder alemán, ocultando a la mayoría de los habitantes judíos en sus hogares y campos. Evidentemente, hasta en las vivencias más dramáticas, la ética le escapa al determinismo. Frente a prácticamente iguales condiciones de vida y de educación, la gente actúa de manera distinta ante las mismas situaciones extremas. Están los que se asocian de prepo al sadismo. También están los que optan por la diplomática e ilusoria neutralidad voyeurista de apreciar a distancia cómo el mal es obrado por otras manos. Pero, gracias a Dios, están también los que abandonan el rol de observadores para constituirse en la esperanza de que nuevos Holocaustos no sucedan, porque vemos en el rostro del prójimo nuestra propia humanidad. Recuerdo esta historia hoy, 27 de enero, en un nuevo aniversario de la liberación del campo de concentración de Auschwitz en 1945, declarado en 2005 por las Naciones Unidas como Día Internacional de Conmemoración Anual de las Víctimas del Holocausto. Y lo recuerdo no solamente para hacer memoria, sino fundamentalmente para saber dónde ubicarnos.

INCESANTE REARME DEL GRUPO TERRORISTA CHIITA


Rumores y probabilidades de una nueva guerra entre Hezbollah e Israel
Por Rubén Kaplan para Guysen International News

No obstante las declaraciones del general de las fuerzas de la ONU en el Líbano, Claudio Graziano, quien aseguró que los rumores sobre preparativos militares en la frontera entre Israel y el Líbano no tenían fundamentos, y que se trataban de informaciones exageradas desde los medios de comunicación, el incesante rearme y recomposición de la infraestructura del grupo terrorista chiíta Hezbollah, ya aceptado tácitamente como ejército regular por el gobierno libanés, puede posibilitar en un futuro cercano, que la frontera sur del Líbano con Israel, la más volátil de Medio Oriente hoy día, se salga de control y genere una nueva guerra de imprevisibles consecuencias entre el “País de los Cedros” y el Estado hebreo.
Hezbollah ha diseminado cohetes de largo alcance en el norte de Líbano y el valle de Bekaa al este, en un movimiento que los analistas aseveran amenaza con derivar en un conflicto inminente entre el movimiento islamista e Israel y puede causar una guerra entre los dos países. Desde el repliegue de Israel del Líbano en septiembre de 2006, para dar paso a las displicentes fuerzas internacionales de interposición de la Fuerza Provisional de las Naciones Unidas en el Líbano (FPNUL), el Hezbollah ha aumentado considerablemente su poder y reforzado su capacidad militar, al recibir armamento sofisticado de la República Islámica de Irán, a través de Siria. Un estudio efectuado por Carlos Echeverría Jesús, profesor contratado y doctor en Relaciones Internacionales de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), consignaba: ”Cabe recordar que ya en 2005 Hezbolá podía utilizar aviones no tripulados (Unmanned Aerial Vehicles, UAV) en el norte de Israel, a los que ahora puede añadir explosivos con el modelo “Mahajer”. Sus milicianos utilizaron con éxito en 2006 el moderno lanzagranadas de tercera generación RPG-29 (“Vampir”) con un alcance entre 4 y 5 kilómetros junto a otro variado arsenal contra carro que incluye misiles rusos AT-13 (“Saxhorn” o “Matis M”) y AT-14 (“Kornet”) que añaden al “TOW” estadounidense. Es ilustrativo recordar que, en la breve guerra de 2006, Hezbollah lanzó hasta 3.970 cohetes contra carro y que de los 500 carros “Merkava” utilizados por Israel, 50 recibieron impactos antitanque, con perforación de su blindaje en 22 ocasiones y con la destrucción de cinco de ellos. Entre los misiles tierra-aire de corto y medio alcance cuenta con los mencionados “Katiuska” de 12 a 19 kilómetros en su versión antigua, los “Al Fajr-3” de 28 kilómetros, los “Al Fajr-52” de 47 kilómetros y los “Zelzal” de 62 kilómetros, entre otros. Dispone también de misiles antibuque guiados por radar C-802, con un alcance de 75 kilómetros que usó con éxito en su ataque a un buque israelí en 2006 y de armas antiaéreas como los “Stinger”, SA-7, SA-14 y SA-18. Hezbollah también tiene unidades de operaciones especiales, buenos equipos de guerra electrónica y ha demostrado su capacidad para usar su arsenal y camuflarlo, esto último gracias a una sofisticada red de túneles que comenzó a construir tras la evacuación israelí de 2000”. El estrepitoso fracaso del FPNUL, que tenía como misión apoyar al claudicante gobierno libanés a aplicar la resolución 1701 del Consejo de Seguridad de la ONU, que conminaba a desarmar al Hezbollah, y evitar que este actuase en la zona sur del Líbano, ha motivado que el Viceministro de Relaciones Exteriores de Israel, Daniel Ayalon advirtiese el domingo pasado a Michael Williams, Coordinador Especial de las Naciones Unidas en el Líbano, que el control de la frontera sirio-libanesa no era estricto y que el contrabando de armas a Hezbollah continúa, y causa inestabilidad en el Líbano. Ayalón, refiriéndose a los informes de tensión a lo largo de la frontera israelí-libanesa, dijo: "No queremos una escalada. Por el contrario, pensamos que el interés de Israel, así como el de Siria y Líbano, es mantener la calma en el norte, pero para hacer esto, el contrabando de armas a Hezbollah en el Líbano debe ser detenido”. El sábado pasado, Yossi Peled, un ex general del ejército israelí con experiencia en el conflicto con la frontera norte, manifestó que otra confrontación con Hezbollah era casi inevitable, pero no podía decir cuándo podría suceder. "En mi opinión, la comprensión y el conocimiento, es casi evidente para mí que es una cuestión de tiempo antes de que exista un enfrentamiento militar en el norte".El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, advirtiendo al Líbano sobre las eventuales consecuencias que podrían recaer sobre ese país, por el cogobierno con el Hezbollah, recientemente declaró.” Si en el pasado hemos visto el Líbano como una potencia militar secundaria", hoy Hezbollah es el ejército libanés real, y ha sustituido a los efectivos del Ejército de Líbano como una fuerza importante que se está armando y entrenando como cualquier otro ejército. "El gobierno libanés y Hezbollah se están entrecruzando". "Ellos serían responsables de cualquier ataque contra Israel”. Sin embargo, a raíz de las declaraciones del ex general Yossi Pelled, la oficina del primer ministro Netanyahu emitió un comunicado donde citó al funcionario, diciendo que el Estado Judío no planeaba ningún ataque al Líbano, desde donde Hezbollah lanzó unos 4.000 cohetes durante la guerra del 2006. "El primer ministro Benjamin Netanyahu clarifica que Israel no busca ningún conflicto con el Líbano, Israel busca la paz con sus vecinos", concluía el parte. Como reacción a un ejercicio militar, calificado de rutinario por el ejército israelí, Damasco, que consideró al mismo de gran escala, ordenó la movilización de las reservas del ejército de Siria, brigadas acorazadas y de comando, para su despliegue en las Alturas del Golán en la frontera con Israel. Por su parte, el líder del grupo terrorista Hezbollah, Hassan Nasrallah puso a todas sus fuerzas, en estado de alerta y preparación militar. En diciembre de 2009, el General de Brigada Aviv Kochavi, a la cabeza de las operaciones de las FDI, dijo que algunos cohetes de Hezbollah con un rango de alcance de más de 150 millas, tornan a Tel Aviv accesible desde lugares tan lejanos como Beirut. Según estimaciones de Israel, el Hezbollah tiene entre 40.000 y 80.000 proyectiles, cohetes de menor alcance la mayoría de ellos y granadas de mortero. Un ex asesor de seguridad nacional israelí, el General de División retirado Giora Eilan, que se desempeña actualmente como investigador senior en el Instituto de la Universidad de Tel Aviv para Estudios de Seguridad Nacional, manifestó que no hay ninguna razón para que la calma actual, no pueda continuar, pero si el conflicto, la altera y se desencadena un enfrentamiento, “Israel no va a contener la guerra con Hezbollah, no podemos”. A quien sin duda le resultaría funcional a su interés azuzar una nueva guerra entre la alianza Líbano- Hezbollah contra Israel, y distraer la atención del mundo, es a la República Islámica de Irán, que financia y arma al grupo terrorista. El presidente persa Mahmoud Ahmadinejad anunciaría la “buena noticia” de la consecución de la capacidad de enriquecer uranio hasta un grado que lo lleva al punto de partida definitivo para obtener armas nucleares, en ocasión del treinta y un aniversario de la Revolución Islámica que derrocó a Mohamad Reza Pahlevi, el prooccidental Sha de Irán y encaramó en el poder al por aquel entonces exilado en Francia, el Ayatolá Ruhollah Jomeini, quien regresó al país. En momentos que EE.UU. se está planteando la aplicación de duras, pero inútiles sanciones contra Irán, y la Canciller de Alemania Ángela Merkel, luego que el diario “Der Spiegel” publicara un nuevo informe de inteligencia que prueba que el programa de desarrollo nuclear de Irán persigue fines militares, anunciara que las nuevas sanciones serán una tragedia para el pueblo iraní; el sábado, 23 de enero, el presidente francés Nicolas Sarkozy le dijo al primer ministro libanés, Saad Hariri, que Francia tiene pruebas de que Irán está desarrollando armas nucleares en contra de sus pretensiones, y le advirtió que Israel, "no se quedaría en modo de espera, mientras que Irán desarrolla armas nucleares".

DEFINICIONES SOBRE UNA IRAN NUCLEARIZADA


“Europa trabajará unida para aplicar las sanciones a Irán”

Francia solicitó a la Unión Europea aumentar la presión sobre Irán tras los informes de que el país tendría suficiente de uranio para preparar una bomba "del tamaño de un camión" dentro de un año, informaron medios israelíes.
El ministro francés para Europa, Pierre Lellouche (foto), habría sugerido a sus colegas de la UE en Bruselas que Europa debe prepararse para imponer sanciones más duras.
"Las conversaciones con Irán continuaron durante seis años y todas las propuestas de Occidente fueron rechazadas", expresó, agregando "esperamos que Europa trabajará unida para aplicar las sanciones."
La canciller alemana, Angela Merkel, también expresó su apoyo a una línea más dura contra Irán.
"El tiempo se agota para Teherán", destacó, advirtiendo que las nuevas sanciones serían "una tragedia para el pueblo iraní."
La voluntad europea para enfrentar a Irán es más firme luego de los informes publicados en la revista alemana Der Spiegel que afirman que Teherán podría construir una bomba nuclear primitiva en 2010.
Un informe de Inteligencia obtenido por la revista indica que hay una rama militar secreta del programa de investigación nuclear iraní que responde al ministerio de Defensa de Teherán.
Los funcionarios que leyeron este documento, en fase de revisión por los EE.UU., Alemania e Israel, afirman que muestra que Irán tiene un muy avanzado programa de armas nucleares.
Irán advirtió reiteradamente que tomaría represalias por cualquier ataque contra sus instalaciones nucleares que Occidente sospecha que forman parte de un proyecto para desarrollar bombas. Teherán niega la acusación.
Ni Israel ni los Estados Unidos descartaron una acción militar si la diplomacia no logra resolver la larga disputa sobre las ambiciones nucleares de Irán

DESMENTIDA DEL OBISPO DE CRACOVIA


“El Holocausto es una invención judía”

El obispo de Cracovia, Tadeusz Pieronek (foto), desmintió el contenido de una entrevista publicada por un portal web italiano donde este afirmaba que el Holocausto es una invención judía y denunciaba la injusticia que sufre el pueblo palestino a manos de Israel.
"Yo nunca dije que el Holocausto es un invento de los judíos", aseguró Pieronek, señalando que jamás autorizó la publicación de su polémica entrevista aparecida en el portal Pontifex.Roma.
El obispo de Cracovia lamenta que en el texto hay muchas afirmaciones vagas y sacadas de contexto, que ponen en boca del entrevistado críticas a la buena prensa de la que gozan los judíos o el hecho de que el Holocausto, como memorial, sea una invención que a menudo es usada como arma política.
"El Holocausto, como tal, es una invención judía. También podríamos establecer un día de recuerdo para las numerosas víctimas del comunismo, cuando los católicos y cristianos eran perseguidos", habría dicho Pieronek.
"Indudablemente la mayoría de los que perecieron en los campos de concentración era judíos, pero en esas listas de muerte también había polacos, gitanos, italianos y católicos, así que no se debe robar esta tragedia en el nombre de la propaganda", añadió el obispo.
"Pero ellos, los judíos, tiene buena prensa por el poder de sus recursos financieros, apoyados incondicionalmente por Estados Unidos. Esto promueve una especie de arrogancia que considero insoportable", añadió.
En la entrevista, Tadeusz Pieronek también criticó el trato que recibe el pueblo palestino a manos de Israel, que comparó con el que se da a los animales y calificó de "injusticia".

EFE

MI ENFOQUE desde ISRAEL por DAVID MANDEL


No. 306

En este número:
· ¿Cara o sello? Cara, yo gano. Sello, tú pierdes
· Un amigo de izquierda me escribe
· Desperdiciando un valioso recurso natural
· Hipocresía
· Comportamientos discrepantes de algunos personajes bíblicos


¿Cara o sello? Cara, yo gano. Sello, tú pierdes

Para los antisemitas (ó, como se auto-titulan hoy, los "antisionistas"), los judíos, (ó, como los llaman hoy, "los sionistas") por definición no pueden hacer nada bueno.
Digamos que Israel, emulando a los ricos países árabes, no hubiese contribuido a salvar gente en Haití, los antisemitas, perdón, los antisionistas, hubiesen escrito indignados editoriales (por supuesto, sin incluir críticas a los países árabes) condenando a Israel por su egoísta indiferencia al sufrimiento de otros.
Como no pueden negar la evidencia de que Israel, proporcionalmente más que cualquier otro país, está ayudando a la gente de Haití, le atribuyen malas intenciones, o preguntan con malicia, "¿Y, si se creen tan buenos, porqué no ayudan a los palestinos de Gaza?"
La prensa y la televisión de Irán acusan a los doctores israelíes que están en Haití de robar órganos de sus pacientes. El periódico británico anti-israelí The Guardian no va tan lejos, pero publicó un artículo cuyo titulo es "El doble standard de Israel". Es difícil de entender como la prensa británica no sabe distinguir entre una nación que ha sufrido una tragedia de la naturaleza, y un pueblo que voluntariamente ha escogido a una organización terrorista para que lo gobierne.
Nuestros izquierdistas locales no se quedan atrás. Akiva Eldar, columnista de Haaretz, periódico israelí post sionista, escribió un artículo titulado "Los actos compasivos de Israel en Haití no pueden esconder nuestra fea fisonomía en Gaza". Larry Derfner, del Jerusalem Post escribió un artículo similar, titulado "El orgullo y la vergüenza", en cuyo último párrafo pregunta, "¿Cuándo esta nación de gran corazón dejará de ser cruel e inhumana hacia la gente de Gaza?"
Derfner omite deliberadamente mencionar las decenas de camiones con artículos básicos que Israel envía a diario a Gaza. Tampoco menciona que Israel recibe en sus hospitales a pacientes de Gaza. "Olvida" que Israel proporciona agua y electricidad a Gaza.
Una posible respuesta a Derfner sería la siguiente: Israel abrirá su corazón a la gente de Gaza cuando los habitantes de Gaza ya no apoyen las intenciones genocidas de Hamás; cuando Hamás y sus seguidores cesen de contrabandear armas y explosivos para utilizarlos contra Israel; cuando Hamás ya no tenga como razón de ser la destrucción de Israel; cuando los palestinos de Gaza cesen de disparar cohetes contra las poblaciones civiles de Israel, (desde que terminó la guerra de Gaza de enero del 2009 los palestinos han disparado más de 200 cohetes); cuando los líderes de Hamás dediquen sus esfuerzos a promover el desarrollo económico de su región y no a incitar la guerra contra Israel y a demonizar a los judíos.
Israel, como varios columnistas lo han expresado, es el único país del mundo que tiene que justificarse cuando envía ayuda y salva vidas.

Un amigo de izquierda me escribe
Tengo un amigo, sincero e inteligente, que (figurativamente) cojea del pie izquierdo, lo cual prueba que nadie es perfecto. Me escribió una nota y me desafió a que la publique en Mi Enfoque.

Hola David
Dime, ¿Tú consideras que la paz no se firma solo por la negligencia de los árabes y sus amigos? ¿Crees que Israel es "la santidad" cristalizada en país? ¿Qué nosotros no tenemos responsabilidad en esto durante los últimos 60 años? ¿Por que actúas como aquellos que tú mismo criticas, viendo solo un lado de la moneda? Soy consciente de tu capacidad analítica y me imagino que tu actitud no se debe a ignorancia ni a falta de información. ¿Será que lo que haces en tus artículos es intentar una concientización masiva de tus lectores, expresando opiniones muy unilaterales que ni siquiera tratan de abarcar toda la realidad? ¿Crees que Israel es "la verdad absoluta"?
Sería bueno de tu parte dar a tus lectores opiniones diversificadas. Definitivamente NO SOMOS SANTOS ni tampoco dueños de la verdad absoluta. Espero que no caigas en esa definición y que en el futuro trates de enviar información más amplia.

Hola
Me has acribillado de preguntas, que trataré de contestar en su orden:
a) ¿Consideras que la paz no se firma solo por la negligencia de los árabes?, Estoy convencido de que el principal, tal vez el único, obstáculo real a la paz es la negativa de los árabes a aceptar la existencia de Israel. Esto está expresado claramente en la constitución de Hamás, el partido más popular entre los palestinos, e indirectamente en la negativa de los árabes a considerar a Israel como un país judío.
b) ¿Crees que Israel es "la santidad" cristalizada en país? ¡Por supuesto que no! Si lo fuese no tendríamos necesidad de policías, jueces, y cárceles para malhechores. Como todo otro país en el mundo (tal vez con la excepción del Vaticano) tenemos nuestro porcentaje de psicópatas, ladrones, asesinos, estafadores, violadores, etcétera, etcétera. Pero no somos los demonios que pintan los antisemitas del extranjero, y nuestra propia izquierda extremista, lunática y masoquista. La enorme mayoría de los habitantes de Israel no quiere otra cosa que tener paz y tranquilidad para trabajar y prosperar.
c) ¿Crees qué nosotros no tenemos responsabilidad en esto durante los últimos 60 años? Creo que Israel ha cometido errores en los últimos 60 años. Desde 1967, cuando terminó la Guerra de Seis Días, hasta 1987 cuando comenzó la Primera Intifada, Israel desperdició una gran oportunidad de promover la normalidad y prosperidad de la población palestina. Otro error fue rechazar el plan de Peres y del rey Hussein, de abril de 1987, de devolver las zonas palestinas al control de Jordania. Pero el error más grande de todos fue el Acuerdo de Oslo, donde Rabin y Peres entregaron el control de las áreas palestinas a Arafat, un terrorista empedernido que procedió, unos años después, a conducir una Guerra de Terror contra civiles israelíes, causando miles de víctimas en ambos lados.
d) ¿Por que actúas como aquellos que tú mismo criticas, viendo solo un lado de la moneda? Creo que mucha más gente en el mundo está dedicada a demonizar la imagen de Israel que a presentarnos en forma positiva. No tengo interés en unir mi voz a esa alianza poco santa de fanáticos islámicos e izquierdistas extremistas que condenan cada acto de Israel, y piden la desaparición del estado judío. Trato de presentar los hechos en la forma más imparcial posible, pero su interpretación, las opiniones y comentarios que escribo en Mi Enfoque expresan mi punto de vista personal. Por eso llamo al boletín "Mi Enfoque" y no simplemente "Enfoque". Si yo tuviese un slogan, sería el mismo del rabino Hillel, que vivió en el primer siglo de la era: Im ein ani li, mi li "Si yo no estoy por mi, ¿quien lo estará? Y si sólo estoy por mi, ¿qué soy? Y si no ahora, ¿cuando?" (Pirkei Avot 1:14).
e) ¿Será que lo que haces en tus artículos es intentar una concientización masiva de tus lectores, expresando opiniones muy unilaterales que ni siquiera tratan de abarcar toda la realidad? Mi intención al escribir no es tan maquiavélica como tú lo sugieres. Si lo fuese, tú ya habrías cambiado de orientación, ya no verías las cosas desde la izquierda, y no me habrías escrito la carta que te estoy contestando.
f) ¿Crees que Israel es "la verdad absoluta"? ¡De ningún modo! Pero si creo que la demonización de Israel que hacen nuestros enemigos, (incluyendo nuestros propios izquierdistas extremistas que no conocen un solo israelí bueno ni un solo palestino malo), a través de artículos en periódicos, libros de texto, emisoras de televisión, y sermones en las mezquitas, son una "mentira absoluta".

Desperdiciando un valioso recurso natural
Israel carece de muchos de los recursos naturales que tienen otros países de la región y del mundo. No tiene petróleo. No tiene minas de oro ni de plata. El agua es escasa.
El único recurso natural con el cual cuenta Israel está constituido por aquellos de sus habitantes que combinan tres elementos esenciales: capacidad, conocimientos e iniciativa. Se necesita la presencia de los tres elementos para surgir adelante. Si falta uno de ellos, es como si a un trípode le faltase un pie.
En Israel el sector de la población con mayor capacidad potencial es el sector ultra ortodoxo. Su experiencia con la rigurosa lógica talmúdica y su capacidad de concentración afila su mente. Lamentablemente, ese sector, que abarca el 8% de la población, y cuyo porcentaje de niños es aún mayor, no contribuye en la actualidad al progreso y prosperidad del país. Son un trípode al que le faltan no un pie sino dos: los conocimientos y la iniciativa.
Los niños, en los colegios ultra ortodoxos, estudian los libros sagrados, primero la Biblia, luego, en clases más avanzadas, el Talmud. También estudian la lengua hebrea y matemáticas hasta cierto punto. Pero eso es todo. No aprenden inglés, ni historia, ni geografía, ni biología, ni ningún otro curso "laico", pues sus padres y maestros consideran, ya que su futuro consiste en seguir estudiando los libros sagrados, que estudiar otras materias es una pérdida de tiempo.
Las niñas ultra ortodoxas si aprenden en sus colegios inglés, historia, geografía, biología, y demás cursos "laicos", ya que ellas son las destinadas a ganar el pan diario para sus futuras familias.
Los ultra ortodoxos (y, por supuesto, estoy generalizando ya que siempre hay excepciones) carecen de la iniciativa necesaria para buscar trabajo y mejorar su situación económica, pues dan prioridad a sus estudios de los libros sagrados.
Lo interesante de esta situación es que relativamente reciente, y ocurre sólo en Israel. En los Estados Unidos los ultra ortodoxos trabajan al igual que sus correligionarios menos observantes. En mi propia familia tengo dos sobrinos, uno en Holanda y el otro en los Estados Unidos, que trabajan desde las 7 AM hasta las 3 pm, para mantener a sus familias, y dedican el resto de sus horas al estudio de los libros sagrados.
Todos los grandes rabinos, cuyas discusiones forman la esencia del Talmud, trabajaban. Hillel era un leñador. Shammai era un ladrillero. Otros eran zapateros, sastres, aguateros, etcétera.
Moshé ben Maimón, Maimónides, de quien se dice, "De Moshé a Moshé no hay como Moshé," el más grande teólogo y filósofo judío de la Edad Media, era médico del sultán de Egipto.
Y en nuestra propia época, el legendario Rebbe del Movimiento Lubavitch, Menajem Mendel Schneerson, se graduó de Ingeniero Electricista en la Ecole Spéciale des travaux publics, du batiment et de l'industrie de París en 1937, y luego estudió matemáticas en la Universidad de la Sorbona.
Si los ultra ortodoxos de Israel también estudiasen en sus colegios materias que exige el mundo moderno, tendrían los conocimientos que hoy les faltan. Si dividiesen su día entre el trabajo y el estudio, siguiendo el ejemplo de los grandes rabinos del pasado, y de los ultra ortodoxos de otros países, demostrarían iniciativa.
Combinando su innegable capacidad con conocimientos e iniciativa los ultra ortodoxos harían una contribución invaluable al progreso, prosperidad y bienestar físico de la nación.
Por otro lado, si los "laicos" conociesen mejor las enseñanzas de los libros sagrados, esto sería una contribución invaluable al bienestar espiritual de la nación.

Hipocresía

"¡Hipócrita! Saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás con claridad para sacar la astilla del ojo de tu hermano" (Mateo 7:5).

Según la filósofa Hanna Arendt, la hipocresía es el peor de los vicios, y sólo el hipócrita está verdaderamente podrido hasta el corazón.
La hipocresía florece a niveles insuperables cuando se trata de todo lo relacionado con el Medio Oriente en general e Israel en especial. Aquí van algunos ejemplos:
· Los países islámicos critican a Suiza donde aprobaron una ley limitando la construcción de minaretes (no de mezquitas, que si están permitidas) mientras que en muchos países islámicos, (Arabia Saudita por ejemplo) se prohíbe la construcción de iglesias y templos.
· La población cristiana del Medio Oriente está disminuyendo. El Vaticano culpa a la "ocupación" israelí. No menciona que Israel es el único país del Medio Oriente donde la población cristiana ha aumentado, y tampoco menciona que en Egipto y en Gaza persiguen a los cristianos, y hasta los asesinan.
· Los polacos fueron los que más ayudaron a los nazis a perseguir judíos. Después de la guerra, cuando los sobrevivientes de los campos de exterminio regresaron, hubo pogroms en Polonia, y decenas de judíos fueron matados o heridos. Esto causó el éxodo de más de 30,000 sobrevivientes judíos de Polonia en agosto y setiembre de 1946. A pesar de ese pasado vergonzoso, un obispo polaco Tadeusz Pieronek acaba de declarar que los judíos, gracias a su dinero, a su poderío militar y a su lobby internacional, usan el Holocausto como arma de propaganda para conseguir beneficios injustificados.
· Israel ha construido una cerca para impedir que suicidas asesinos entren a su territorio. Esto causó una protesta unánime en el mundo, especialmente en los países islámicos y árabes, incluyendo a Egipto en primera fila. Hoy, Egipto está construyendo una cerca de metal en su frontera con Gaza para evitar que entren palestinos ilegalmente. Su presidente Mubarak defiende su acción diciendo que es para evitar incidentes terroristas en el Sinai. Las críticas internacionales y los editoriales de los periódicos brillan por su ausencia.
· Académicos israelíes de extrema izquierda, tales como Neve Gordon de la Universidad de Beersheba, y Anat Mazar de la Universidad de Tel Aviv exigen que se boicotee a Israel y a sus universidades. Ninguno de los dos piensa dar el ejemplo renunciando a sus puestos.

Comportamientos discrepantes de algunos personajes bíblicos
Uno de los aspectos más admirables del Tanaj (la Biblia judía, también conocida como "Antiguo Testamento") es que no esconde los defectos de sus personajes y sus contravenciones a los mandamientos de la Torah. Algunos ejemplos:
Abraham, el primer hebreo, mezclo carne de un ternero, mantequilla y leche en un plato (Génesis 18:8) y se lo ofreció a los ángeles visitantes, y ellos lo comieron, (o aparentaron comerlo) contraviniendo la ley de kashrut.
Abraham e Isaac mintieron deliberadamente al negar que Sara y Rebeca, respectivamente, no eran sus esposas, contraviniendo el mandamiento de No mentir.
Jacob, uno de los tres patriarcas, se caso con dos hermanas en contravención de la prohibición de Levítico 18:18.
Yehudá, el antecesor de la tribu de Judá, de la cual descienden los judíos de hoy, se acostó (aunque sin reconocerla) con su nuera Tamar en contravención de la prohibición de la Torah (Levítico 18:15)
El rey David, a quien judíos y cristianos consideran antecesor del Mesías, se acostó con la esposa de un vecino en contravención de Levítico 18:20; fue el autor intelectual del asesinato de Uriah, el esposo de Bathsheba, contraviniendo el Mandamiento que prohíbe matar; y luego se casó con la viuda.
El sabio rey Salomón, cuando era anciano, se volvió politeísta, adoró a la diosa Ashtoreth y al dios Milcom (1 Reyes 11:4) y construyó templos en Jerusalén a los dioses Quemosh y Molej (1 Reyes 11:7), contraviniendo el Mandamiento que prohíbe tener otros dioses.