"LA ESTRATEGIA DEL ISLAM ES LA JIHAD"


Las democracias occidentales tienen que tener en mente que un Israel fuerte disuade la Jihad
Por Yoram Ettinger , de Israel Option


La Jihad (Guerra Santa) ha sido un rasgo cardinal del Islam desde el siglo VII. Constituye un peligro claro y presente para las democracias occidentales, independientemente del conflicto árabe-israelí, independientemente del tema palestino y sin importar las políticas israelíes o la existencia de Israel.
El Prof. Moshe Sharon, de la Universidad Hebrea, renombrada autoridad en el tema del Islam, arroja luz sobre la Jihad contra Israel y contra Occidente.
“La estrategia (del Islam) es la Jihad; los acuerdos a los que llega son meros interludios tácticos en la guerra contra los ¨infieles´”, escribe.
Sharon también señala lo siguiente: “El Islam nació como una religión combativa. Mahoma impuso su autoridad por medio de su fuerza militar…El Islam nació para dominar y gobernar, ya que es lo único apropiado para la religión de Alá, única y exclusiva”.
“Cualquier territorio que en algún momento fue musulmán se convierte en sagrado para el Islam”. Sharon agrega: “Si el territorio es conquistado por enemigos del Islam, como España, Palestina y partes de Europa, corresponde al Islam hacer todo lo necesario para devolverlo a dominio musulmán”.
Finalmente, Sharon explica que “Las leyes de la Jihad…forman la base de las relaciones entre el mundo musulmán y Occidente…Las únicas relaciones posibles entre musulmanes y no musulmanes son la guerra o un alto al fuego limitado”.
“Cualquier signo de debilidad es un claro llamado a reanudar la Jihad”, dice. “Un acuerdo que contenga cualquier cosa más allá de un armisticio o alto al fuego limitados es nulo y vacío. El único acuerdo con no creyentes permitido por el Islam es un acuerdo que permita que el Islam se fortalezca, de manera que cuando llegue el momento pueda reanudar la Jihad en mejores condiciones”.
Mientras tanto, según el Prof. Bernard Lewis, el principal experto mundial en historia islámica, dice: “Los musulmanes creen que causaron la caída de la Unión Soviética (por lo de Afganistán)…El combate con los blandos, malcriados y afeminados estadounidenses será más fácil…”
“Hoy los musulmanes están convencidos de que el terrorismo es el arma más efectiva de su arsenal. Vieron que pueden matar civiles sin ser castigados”. Lewis agrega: “Los terroristas musulmanes son estimulados por ´expertos´ que dicen y repiten que ´No hay solución militar para encarar al terrorismo´”.
En este momento Israel es la primera línea de defensa de Occidente. Un Israel fuerte disuade la Jihad; un Israel debilitado alienta la Jihad.


Cortesia: Semanario Hebreo. uruguay
Reenvia:
www.porisrael.org

ESCRITOR INGLES HABLA SOBRE EL ASESINATO DE DABAI


¿Por que este país no puede seguir el ejemplo de Israel?
Por Chris Roycroft-Davis*

Perdónenme por no enviar flores al funeral del terrorista que los israelíes liquidaron en Dubai.
A diferencia de los corazones sangrantes, en los medios de comunicación progresistas, no estoy derramando ninguna lágrima.
Como jefe militar del grupo terrorista Hamas, Mahmoud al Mabhouh tenía la sangre de muchos soldados y civiles israelíes en sus manos. Estaba a cargo del contrabando de cohetes y granadas a la Franja de Gaza, para que sus bandas de asesinos pudieran lanzarlos contra Israel.
Difícilmente podía quejarse, cuando un escuadrón del Mossad, el servicio de seguridad israelí, puso un rápido final a su vida.
Decir que se lo venía venir es quedarse corto.
¿Entonces por qué tanto alboroto acerca de su ejecución? ¿Por qué el Ministerio de Relaciones Exteriores de Gran Bretaña retorció el brazo del embajador de Israel? Y, posiblemente, la cuestión más fundamental de todas: ¿de qué lado estamos, del de los terroristas o el de aquellos que tienen el coraje de enfrentarse a ellos?
Los israelíes no enredan, no se cruzan de brazos sino que actúan. Usted mata a uno de ellos y ellos te matarán. Y después no darán explicaciones, no pedirán perdón, ni siquiera lo negarán.
La opinión mundial no significa nada - lo que Londres, Washington o Damasco pueden decir es que los israelíes están convencidos de que tienen razón. ‘Ojo por ojo’ es el concepto más básico de justicia natural, que data de hace 4.000 años, de los tiempos babilónicos, y está enunciado tres veces en el Antiguo Testamento. Incluso en el Nuevo Testamento, dice Jesús: Los que toman la espada morirán por la espada.
¿Reflexionó Mahmoud al-Mabhouh sobre eso, cuando se registró en la habitación 230 de su lujoso hotel en Dubai? Era el hombre detrás del secuestro y asesinato de dos soldados de Israel hace 21 años; había estado contrabandeando armas hacia la Franja de Gaza; se creía que estaba en Dubai para comprarle más armas a un comerciante iraní. Si los agentes del Mossad fueron a visitarlo, difícilmente estaban allí para preguntar por su salud.
A diferencia de Gran Bretaña, Israel no tolera enemigos adentro. No les da, a los que la odian, vivienda gratis y folletos de bienestar social. No permite que el derecho de libertad de expresión les permita predicar el asesinato en sus calles.
El castigo es una parte vital de la psiquis de Israel. Después de la Segunda Guerra Mundial, los israelíes se pasaron medio siglo rastreando nazis malvados. Cuando los atletas israelíes fueron asesinados en las Olimpiadas de 1972, sus asesinos palestinos fueron cazados alrededor del mundo y eliminados: uno por una bomba en su cama, otro por un teléfono trampa.
¿Quién puede olvidar la electrizante acción en Entebbe en 1976, cuando fuerzas especiales israelíes irrumpieron en un avión secuestrado, mataron a los terroristas y liberaron a todos menos tres de los rehenes? Fue una saludable lección para el mundo.
Podría pensarse que el Reino Unido, de entre todos los países, comprendería la necesidad de no hacer guantes con los que han jurado ser sus enemigos. Eso es lo que el SAS hizo en Irlanda del Norte durante más de 30 años, eliminando a miembros del IRA antes de que pudieran perpetrar más atentados. Es lo que nuestras fuerzas especiales hicieron en Irak y lo que, sin duda, están haciendo en Afganistán.
Es lo que el SAS debería estar haciendo hoy en día en Somalia, donde el yate de la pareja británica, Paul y Rachel Chandler, está en poder de piratas. ¿Puede usted imaginar a los israelíes permitiendo que dos de sus gentes sufran tanto tiempo en algún mugriento infierno africano?
Israel no tiene motivos para avergonzarse de sus acciones. Como Ministro de Relaciones Exteriores, Avigdor Lieberman señala: "nuestra actividad de seguridad se realiza de acuerdo con las muy claras, muy prudentes y responsables reglas del juego". Regla n º 1, por supuesto, en cualquier actividad de seguridad, es matar o ser muerto.
Donde Gran Bretaña tiene derecho a estar molesta, sin embargo, es la forma en que los israelíes han llevado a cabo el robo de identidad en los pasaportes de seis de nuestros ciudadanos. No es la primera vez que lo han hecho ni la única vez que prometieron no volver a hacerlo.
Una fuente de la oficina de Relaciones Exteriores dice que Gran Bretaña podría cortar los vínculos con el Mossad, si los israelíes han sido "encontrados actuando en contra de los intereses británicos". Se podría pensar que ejecutar a un posible terrorista, podría ser, precisamente, de nuestro interés, pero los diplomáticos de carrera tienen una visión más elevada.
Gordon Brown dice que Israel tiene preguntas que responder acerca del robo de nuestros pasaportes, pero la implicación es que Gran Bretaña, en lo más mínimo, estaría preocupada si el escuadrón de la muerte israelí hubiera utilizado documentos falsos de Libia, Japón, Perú - de hecho de cualquier otro lugar que no fuera Gran Bretaña.
Brown, incluso, tiene la desfachatez de espetar que "un pasaporte británico es una parte importante de ser británico". Esto, de un Primer Ministro cuya política fue la de dar la bienvenida a millones de inmigrantes, para poder hacer ingeniería social con el país, de modo que sea menos británico y más propenso a votar al Laborismo.
No deberíamos sacar ninguna enseñanza de la BBC que, durante demasiado tiempo, se negó a llamar "terroristas" a los suicidas de Hamas y se escondió detrás de palabras ambiguas, como "radicales" y "militantes". Su parcialidad antiisraelí está hoy clara, cuando BBC News pontifica que Israel "puede haber marcado un costoso gol en contra" mediante el uso de identidades británicas, para lo que denomina "actividades nefastas".
No se equivoquen, creo que un pasaporte británico es el documento más valioso del mundo, y no me gusta que se lo utilice para lograr entrar ilegalmente a otro país. Pero mi primera prioridad será siempre la seguridad, y el mundo está, sin duda, más seguro ahora que Hamas ha perdido a otro asesino de entre sus filas.
* Este escritor, que escribe para el Daily Express y el Times normalmente NO es pro Israel


Traducción: José Blumenfeld
Cortesia: YadBeYad.org

Reenvia:
www.porisrael.org

POLITICA DE ESTADO: ¿DEBILIDAD O ANTIJUDAISMO?




Zapatero y Moratinos contra Israel
Eduard Yitzhak, GEES

Miguel Ángel Moratinos, ministro de Exteriores de España ha afirmado que planea reconocer unilateralmente un estado palestino en 2011, aún antes de la reimitación de fronteras Contó inicialmente para ello con la colaboración del ministro de Exteriores francés, Bernard Kouchner.
Así por ejemplo, Moratinos declaró el 20 de febrero de 2010, en vísperas de la visita a París del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abás: “Estoy tentado por eso (...) No estoy seguro de que me sigan (los países europeos),ni siquiera de tener razón”. Moratinos se mostró favorable a “la proclamación rápida de un Estado palestino y su reconocimiento inmediato por la comunidad internacional, antes incluso de la negociación de las fronteras”.
Al día siguiente, 21 de febrero, Bernard Kouchner diluía y enmendaba su anterior declaración en el Journal du Dimanche: “Uno puede imaginar un Estado palestino siendo declarado rápidamente e inmediatamente reconocido por la comunidad internacional, incluso antes de negociar sus fronteras. Estaría tentado por eso” .Es cierto que Nicolás Sarkozy matizó y rectificó a su ministro de Exteriores el lunes 22 de febrero afirmando que “Kouchner pensaba en vías posibles para impulsar el proceso de paz, pero que el objetivo de Francia seguía siendo un Estado palestino que funcione con límites claramente establecidos”.
Zapatero, país que detenta la presidencia de turno de la Unión Europea, no ha matizado ni corregido a su ministro Moratinos, por lo que se desprende que ambos están de acuerdo en reconocer unilateralmente un estado palestino, “sin haber sido negociado anteriormente las fronteras, y sin ni siquiera estar seguros de tener razón”. La postura del gobierno español no sólo no resuelve los verdaderos problemas y hacen más difícil su solución, al legitimizar y fomentar el terrorismo islamista y árabe-palestino, la intransigencia de la Autoridad Palestino y el rechazo de una de las dos partes en el conflicto, Israel, sino que tiene implicaciones a medio y largo plazo para España.
1. ¿Cómo afectará a España la postura del gobierno de Zapatero?
Un reconocimiento unilateral por parte de España de un estado palestino puede implicar para España que otros estados puedan inmiscuirse y apoyar a los movimientos secesionistas vasco y catalán. Llegado el momento en que un parlamento vasco y/o catalán, elegido democráticamente por sus ciudadanos, decida la independencia, cualquier país podrá reconocer unilateralmente a “Euskadi” o “Catalunya” como estados de pleno derecho. Está bastante claro que el gobierno español abre la vía secesionista en la misma España, pues lo que quiere para los otros también será aplicable un día para ella misma.
2. Debilidad o antijudaísmo
El gobierno de Zapatero, y su enviado Moratinos, son incapaces de exigir y aplicar dicho criterio, el del reconocimiento unilateral de la independencia, al Tibet respecto a China, o a los territorios kurdos de Anatolia con respecto a Turquía, o a Chechenia respecto a Rusia, o a Irlanda del Norte respecto a Gran Bretaña, o a la secesionista provincia árabe de Sistán-Beluchistán con respecto a Irán, o a las secesionistas provincias kurdas de Arzebayán Occidental y Oriental, Kurdistán y Ardebil respecto a Irán, o a Cachemira respecto a India, o al norte de la isla de Chipre respecto a Turquía, o a las Malvinas respecto a Gran Bretaña, o a Nueva Caledonia respecto de Francia.
Sólo lo hace respecto a Israel, ¿por qué? O el gobierno muestra su debilidad atacando al más atacado por los demás países, Israel, sin atreverse a hacerlo con otros; o lo hace precisamente con él por motivos de discriminación racial o religiosa. En verdad, el gobierno socialista español es incapaz de predicar con el ejemplo, incluso hasta para defender sus propios intereses como en el caso de Gibraltar, ¿porqué no recupera el peñón unilateralmente y lo rescata de los británicos?, o ¿porqué no cede Ceuta y Melilla a los marroquíes que no cesan en exigirlo así como la Liga Árabe?, y puestos a predicar con el ejemplo, ¿porqué no ceden las islas Canarias, tal como le exige la Organización Africana, o el País Vasco y Cataluña como quieren un gran sector de su población?
3. La singularidad de Israel
El caso de Israel es diferente a los anteriormente citados, no es más que un territorio que fue usurpado a los judíos por turcos y los árabes. El nombre de 'palestinos' para señalar a los árabes ocupantes de Tierra Santa, surgió en el año 1964, cuando el Comité Mayor Árabe pidió a la Liga Árabe a favor de Palestina se le otorgase la formación de una Organización de Liberación de Palestina (OLP). Acerca de esto escribió el semanario egipcio El Mussawar .“Una nación palestina es el resultado del avance de una planificación, ya que el mundo difícilmente aceptaría una guerra de cien millones de árabes contra una pequeña nación israelí”.
Estos en ningún momento de su historia fueron “palestinos”: lo fueron después de la Guerra de los Seis Días del 5 al 10 de junio de 1967 , en que los árabes que vivían en Gaza y en Samaria y Judea [Cisjordania] ocupadas respectivamente por Egipto y Jordania se transmutaron súbitamente en “palestinos” independentistas, cuando siempre habían sido árabes que vivían en la provincia suroeste de Bilad ash-Sham, la Gran Siria, y el nombre de Palestina era de uso exclusivo entre los judíos que vivían en Tierra Santa. Los árabes “palestinos” ni siquiera saben pronunciar ese nombre, pues en lengua árabe no existe el fonema p.
4. ¿Pero, porqué sólo hay músculo contra Israel?
No en vano España es uno de los países más antisemitas de Europa, de esa Europa que durante dos milenios ha sido antijudía, y que culminó con el Holocausto, causado por los nazis alemanes-austriacos con la aquiescencia de la mayoría de los europeos. El odio y la fobia contra el judío han devenido en el anti israelismo, en el antisionismo. Israel, el judío de las naciones, es el foco del odio de todos los totalitarismos, del nazi, del comunista, y del islamista.
Es muy fácil atacar a Israel, es muy rentable, y no genera discusión, sólo aprobación y aplausos. Cualquier sandez emitida por cualquier comentarista, periodista, político, es digna de encomio por los antisemistas, de los judeofóbos, que son incapaces de pensar en el alcance y repercusiones de sus propuestas.
Zapatero y Moratinos son los ejemplos de la estulticia elevada a los altares de la política internacional. Ahora, de todo esto, la peor suerte no será para Israel, que permanecerá. Lo que no queda claro que es pasará con una España gobernada por políticos como Zapatero y Moratinos.

Reenvia:
www.porisrael.org

SOBRE EL ATENTADO A LA A.M.I.A. EN ARGENTINA


IRÁN SE NEGÓ A COLABORAR Y A ENTREGAR A LOS ACUSADOS

Si existió alguna esperanza de que Irán colaborara en la investigación del atentado terrorista de la AMIA y entregara a sus 8 imputados iraníes, esa ilusión se apagó ayer en Lyon. La reunión de cuatro horas en el vidriado edificio de Interpol entre una delegación iraní y el fiscal argentino Alberto Nisman y su equipo de diplomáticos fue tan tensa como infructuosa. Fuertes intercambios y repetitivos argumentos cruzaron el embajador iraní y ex encargado de negocios en Buenos Aires, Mohsen Baharvand con el fiscal Nisman y el experimentado embajador argentino Guillermo González en la planta baja del edificio de Interpol, cuyo secretario general, el norteamericano Roland Noble decidió "mediar" en el sensible caso. Por los iraníes, solo monologó el diplomático. El juez iraní Yadollah Alizadeh, que ordenó la búsqueda y captura de los funcionarios argentinos que intervinieron en la causa, el jefe de Interpol en Teherán, Mohamad Reza Kamiri y una persona presentada como un "experto antiterrorista" no expusieron sus posiciones públicamente. "Toda cooperación hay que hacerla dentro del marco legal de cada estado", repitió desde el principio hasta el final el embajador Baharvadab, sin explicar qué significaba. También se negó a dar un solo ejemplo de su instrumentación. Solo admitió que había "un litigio" entre ambos países.

EL MODELO LOCKERBIE PARA INVESTIGAR
Por Rafael Bielsa (*)

Irán rechazó el ofrecimiento que el fiscal Alberto Nisman hizo ayer en Lyon, orientado a que el juicio por el atentado a la AMIA se hiciera en otro país con garantías para todas las partes. Ya durante la presidencia de Néstor Kirchner se había intentado algo análogo, con idéntico final. El jueves 21 de agosto de 2003, el ex embajador en Argentina Hadi Soleimanpour entre 1991 y 1994, fue detenido en Londres a raíz de un pedido de captura internacional que lo acusaba de participar del atentado; dos días después el gobierno iraní anunció la suspensión de toda la cooperación económica con la Argentina. A partir de entonces el Gobierno argentino comenzó a explorar la posibilidad de convocar a una mediación internacional para avanzar en la investigación; se buscaba "... apelar a alguna forma de involucramiento internacional que le pudiera dar a toda esta cuestión la necesaria objetividad". La idea era encontrar una salida equivalente a la utilizada para investigar el atentado contra el avión de Pan Am en Lockerbie, Escocia, de 1988, que fue juzgado por un tribunal escocés en territorio holandés, luego de un acuerdo entre Libia, EE.UU. y Gran Bretaña bajo el paraguas de la ONU. La propuesta argentina era que el país fuese Marruecos. Si bien las organizaciones judías en la Argentina en un primer momento manifestaron rechazo, luego de que Soleimanpour saliera libre bajo fianza en una primera instancia (antes de quedar libre definitivamente) la AMIA y Memoria Activa apoyaron la idea. Pablo Jacobi, abogado de Memoria Activa, dijo que "... si Gran Bretaña no extradita a Soleimanpour, sería un camino para mantener vivo el caso". La DAIA siguió manifestando su rechazo.

(*) Ex Canciller.

PERSECUSION RELIGIOSA EN PAKISTAN



Un grupo de extremistas musulmanes han atacado la sede de una ONG cristiana en la ciudad de Islamabad, producto de lo cual seis miembros de esta organización murieron y otros cuatro resultaron heridos.
L’Osservatore Romano informa que “un comando atacó las oficinas de la ONG estadounidense World Vision”. La policía ha explicado que tras el ataque hubo un enfrentamiento con las fuerzas de seguridad y algunas explosiones dentro del edificio, causadas por granadas.
LOR señala que con este hecho “el territorio pakistaní sigue marcado por la violencia, mientras las autoridades de Islamabad siguen en sus esfuerzos directos para contrarrestar la actividad de los terroristas”.
En declaraciones a Radio Vaticano, Giovanna Reda, responsable de la ONG en Italia, señaló que “estamos en Pakistán desde 1992, con una relación óptima con la población local, tanto que el 99 por ciento de nuestras oficinas en ese país están formadas por locales. Nos parece extraño que la población del lugar haya organizado un ataque de este tipo. Creemos que ha intervenido gente de fuera”.

COMIENZAN LAS NEGOCIACIONES INDIRECTAS CON DECLARACIONES DE LAS PARTES


Con la mediación de Estados Unidos, se anunció oficialmente el comienzo de las negociaciones indirectas

Israelíes y palestinos reanudarán finalmente el diálogo tras 14 meses, aunque de forma indirecta y con la mediación de Estados Unidos, a través de su enviado para Oriente Medio, George Mitchell (foto).El mediador norteamericano realizó una visita a la región para acordar los términos de una fórmula que permita activar las negociaciones "de proximidad" entre israelíes y palestinos."Me complace que las autoridades israelíes y palestinas hayan aceptado las conversaciones indirectas", indicó Mitchell en una nota del Departamento de Estado remitida por la Embajada estadounidense en Tel Aviv.El enviado para Oriente Medio indicó que ha comenzado a analizar la "estructura y el alcance" de estas negociaciones con las partes y que volverá a la región la próxima semana para continuar sus conversaciones con israelíes y palestinos.Mitchell, quien no anunció una fecha para el inicio del diálogo, expresó la esperanza de su gobierno de que esas conversaciones "lleven cuanto antes a unas negociaciones directas" e instó a ambas partes a no incurrir en declaraciones o acciones que puedan perjudicar los contactos indirectos.La administración estadounidense se compromete a que las negociaciones tengan como meta la creación de un Estado palestino sobre la base de las fronteras anteriores a la Guerra de los seis días, en 1967; lo que equivale a algunos de los territorios ocupados por Israel en ese conflicto: Gaza, Cisjordania y Jerusalén del Este.
Fuerte presencia norteamericana
El vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, también arribó a Israel, posterior a la estadía de Mitchell, para comenzar una mini gira por Oriente Medio, que incluye además a Jordania y al territorio palestino.El vicepresidente norteamericano se reunió en Jerusalén con el presidente israelí, Shimon Peres; con el primer ministro, Biniamín Netanyahu, y con la jefa de la oposición, Tzipi Livni.Biden, que es el representante americano de más alto rango que visita Israel desde el comienzo de la administración de Obama; dijo además, que espera que las negociaciones indirectas entre israelíes y palestinos ayuden a ambos lados a superar la desconfianza existente, al tiempo que agregó que son más los puntos de acuerdo que de desacuerdo.En su reunión con Peres, Biden firmó su libro de visitas y allí escribió que las relaciones entre Israel y los Estados Unidos son inquebrantables y que solo un esfuerzo conjunto pueden llevar a una paz duradera.Luego, el vicepresidente de Estados Unidos se reunió con el primer ministro Biniamín Netanyahu.Tras la reunión, dijo que, "Condeno la decisión del Gobierno de Israel de avanzar en planes de nuevas edificaciones en Jerusalén del Este. La sustancia y momento de tal anuncio, particularmente con el lanzamiento de las negociaciones de paz, es precisamente el tipo de medidas que reducen la confianza que necesitamos ahora y va en contra de las reuniones constructivas que he mantenido aquí en Israel".
Anápolis no cuenta
Los avances que israelíes y palestinos alcanzaron durante el proceso de Anápolis, entre finales de 2007 y 2008, no comprometerán a las partes en las negociaciones indirectas ya.Así informó Mitchell a Netanyahu, y al presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abás, que cualquier acuerdo al que se llegase en aquel proceso no les compromete en las actuales negociaciones, denominadas "de proximidad".El proceso de Anápolis, llamado así por la ciudad del estado de Maryland en la que se celebró la conferencia de lanzamiento, comenzó a finales de noviembre de 2007 cuando en la presidencia norteamericana estaba George W. Bush y en la jefatura del gobierno israelí Ehud Olmert. Por parte de la AP participó el aún presidente Abás.Durante doce meses, hasta la operación militar israelí en la Franja de Gaza, Israel y la AP negociaron en busca de un acuerdo que no llegaron a conseguir pero en el que se registraron avances considerables en las cuestiones territoriales.Netanyahu había advertido al llegar al poder en marzo de 2009 que no se vería comprometido por "las concesiones" que hubiera hecho su antecesor en un proceso al que desde el principio se le aplicó la fórmula de "todo acordado o nada acordado".Según se ha informado, las conversaciones comenzarán de inmediato y durante los próximos cuatro meses, el mediador estará en la zona una semana al mes para desplazarse con las propuestas entre una y otra parte.

Netanyahu dio la bienvenida a las negociaciones indirectas
“Espero que conduzcan rápidamente a las conversaciones directas”
En la misma semana que se anunció de forma oficial la renovación de negociaciones de paz entre israelíes y palestinos, y luego de que Biniamín Netanyahu estrechase las manos con el vicepresidente norteamericano Joe Biden, de visita en Israel; el Ministerio del Interior informó que se ha aprobado la construcción de 1.600 nuevas casas para expandir la colonia judía de Ramat Shlomo, en Jerusalén del Este. También se anunció otra ampliación de un asentamiento judío, en este caso con 112 casas más en Beitar Ilit, en Cisjordania.Al tiempo que Netanyahu insiste "en la necesidad de que los palestinos reconozcan a Israel como Estado judío y con mecanismos de seguridad apropiados", el Gobierno recibe criticas desde la oposición y todo el frente de izquierda.Meir Margalit, concejal de Meretz en el Ayuntamiento de la ciudad de Jerusalén, aseguró que no considera "casual" el momento del anuncio, que a su juicio busca "boicotear" el incipiente proceso de diálogo y "dar una bofetada" a Biden durante su visita."Doy la bienvenida a la reanudación de las conversaciones sin condiciones previas y espero que las negociaciones de proximidad conduzcan rápidamente a las conversaciones directas y que a través de ellas seamos capaces de hacer avanzar la paz", fueron las palabras del primer ministro en el anuncio oficial.El ministro de Defensa, Ehud Barak, dijo tras su reunión con el mediador norteamericano que, "Ahora mas que nunca, creo que es el deber de la dirigencia israelí el asegurarnos que no nos perderemos otra oportunidad, y esto significa que debemos estar dispuestos a tomar ciertas decisiones que son difíciles y que necesitarán del respaldo de toda la clase política del país"."Las dificultades que se crearán, en mi opinión, son el resultado de lo que pasa hoy día en el mundo árabe, donde existen diferentes actitudes y aproximaciones con respecto a cualquier cosa relacionada con negociaciones con Israel", concluyó con ambigüedad Barak.

Duras críticas palestinas antes del comienzo del diálogo
La Autoridad Palestina (AP) advirtió que la aprobación por Israel de la construcción de 1.600 nuevas viviendas en una colonia judía en Jerusalén del Este "condena al fracaso" del diálogo mutuo de paz antes de su inicio."Se trata de una decisión peligrosa que obstaculizará las negociaciones y condena al fracaso los esfuerzos de Estados Unidos antes de que hayan empezado", señaló el portavoz de la Presidencia palestina, Nabil Abu Rudeina en un comunicado.Abu Rudeina pidió además a la Casa Blanca que responda con medidas concretas a lo que calificó de "provocación".Las declaraciones fueron realizadas el mismo día en que se anunciara oficialmente la reanudación de las charlas, y luego de que la Organización para la Liberación Palestina (OLP), apoyara finalmente el diálogo, tras una oposición inicial al mismo. "Hace una media hora el Comité Ejecutivo de la OLP decidió aceptar las negociaciones indirectas", había comunicado Saeb Erekat ,principal negociador palestino."Necesitamos ver ahora una verdadera acción por parte de Estados Unidos en este proceso que se inicia porque puede ser el mejor instrumento para tomar decisiones, ya que el potencial de las negociaciones (directas) entre israelíes y palestinos se ha agotado", agregó Erekat.Por su parte, el presidente de la AP, Mahmud Abás, cuestionó la disposición de Israel a dialogar con los palestinos tras conocerse las aprobaciones de nuevas construcciones en Jerusalén del Este y una colonia en Cisjordania. En reunión con Mitchell, el mediador norteamericano, Abás dijo que si cada sesión de contactos con Israel, "incluye un anuncio de nuevos asentamientos y medidas unilaterales, eso pone bajo interrogantes todo lo que estamos haciendo".

Reunión de urgencia de la Liga Árabe en El Cairo
La Liga Árabe asegura que los palestinos no negociarán
El secretario general de la Liga Árabe, Amr Moussa ,dijo el miércoles en la noche que el presidente palestino, Mahmud Abás, le comunicó que no comenzará las charlas de acercamiento con Israel.
"El presidente palestino ha decidido no comenzar las negociaciones ahora. El lado palestino no está dispuesto a negociar bajo las circunstancias presentes", dijo Moussa en una conferencia de prensa que siguió a una reunión urgente de delegados de la Liga Árabe, en su sede central de El Cairo.
La reunión urgente se acordó luego de la decisión de Israel de aprobar la construcción de 1,600 nuevas viviendas en Jerusalén del Este, lo que provocó las críticas de todo el mundo árabe y varios países europeos, como así de los Estados Unidos. Los presentes fueron convocados para reconsiderar el apoyo que habían brindado para el comienzo de las negociaciones indirectas.
"En caso de que no se frenen las medidas israelíes de forma inmediata, el comité concluye que las propuestas charlas de acercamiento son irrelevantes", fue la declaración oficial.
Moussa, quien se encontraba en Qatar, acortó su visita para atender a la reunión. En una conferencia de prensa conjunta con el primer ministro qatarí, Sheikh Hamad Bin Jassim Bin Jabr al-Thani, Moussa dijo que, "Estudiaremos la postura de Israel y realizaremos recomendaciones que serán presentadas a los ministros y luego al comité que será llevado a cabo a fin de mes en Libia".
Moussa se reunió también en Qatar con el representante sirio para la Liga Árabe, el embajador Yosef Ahamad, quien aseguró que la decisión de Israel justifica la postura de Damasco de no renovar las negociaciones con el Estado Judío.
Por su parte, el primer ministro qatarí, dijo, "Reclamamos paz con Israel, así como una resolución pacifica inmediata. Esta no es una advertencia, sino un consejo hacia los lideres de Israel".

FRENTE A UN IDEOLOGO MESIANICO ¿CUAL ES EL CAMINO?


IRÁN-ISRAEL: Juegos de guerra
Análisis de Mel Frykberg

RAMALAH, (IPS) - La beligerancia de las declaraciones de Irán e Israel, así como movimientos militares en el terreno, dan crédito a la idea de que la aversión y las discrepancias ideológicas entre ambos países podrían generar un torbellino de violencia capaz de absorber a todo Medio Oriente en una guerra.
"La diplomacia y las sanciones no funcionarán con Irán. El presidente iraní Mahmoud Ahmadineyad es un ideólogo mesiánico. Es un seguidor del clérigo chiita extremista Mesach Yazdi, que hasta el difunto ayatolá Ruhollah Jomeini rechazaba por su extremismo", afirmó el analista político Dan Diker, del Centro de Asuntos Públicos de Jerusalén. "Irán ha amenazado a Israel con su destrucción desde hace mucho tiempo, y este lenguaje debe tomarse en serio", dijo Diker a IPS. "Además, la Agencia Internacional de Energía Atómica confirmó lo que Israel ha estado diciendo durante 15 años: que el régimen iraní está empeñado en adquirir armas nucleares", agregó. Medios de comunicación israelíes informaron que Siria, considerada una aliada iraní, ha transferido armas avanzadas, del tipo que antes no se hubiera atrevido a entregar, a la milicia chiita libanesa Hezbolá (Partido de Dios). El Washington Institute for Near East Policy, un centro de estudios conservador y proisraelí, reportó que "Siria podría haber entregado a Hezbolá misiles antiaéreos rusos disparados desde un lanzador apoyado en el hombro --los Igla-S (SA-24 por su código de la Organización del Tratado del Atlántico Norte)-- que podrían representar una amenaza para los cazas F-16 de la fuerza aérea israelí". Las Fuerzas Armadas israelíes también advirtieron que, desde la segunda guerra entre Israel y Líbano en 2006, Hezbolá mantuvo una intensa actividad para fortalecer su capacidad militar en el sur libanés. El ministro de Defensa israelí Ehud Barak ha dicho que Hezbolá posee un arsenal de 45.000 misiles y cohetes, mucho mayor que lo estimado previamente. Un hecho de difícil interpretación para los analistas es que Irán está trasladando la totalidad de su uranio de bajo enriquecimiento a instalaciones sobre tierra. Hasta el momento, cualquier ataque hubiera implicado el uso de bombas que penetraran construcciones tipo búnker para alcanzar el complejo nuclear subterráneo iraní. ¿El plan de Irán es provocar un ataque de Israel para confirmar qué tan serias son las intenciones israelíes? Irán argumenta que el uranio se destinará a mejorar la capacidad de un pequeño reactor en Teherán utilizado en la producción de isótopos para equipos médicos. Sin embargo, otros expertos sostienen que Irán se quedó sin lugares adecuados para almacenar el uranio enriquecido y por eso debió trasladarlo casi en su totalidad. Desde hace varios años, Israel también sube las apuestas y endurece su discurso al enviar a los medios un flujo constante de declaraciones advirtiendo sobre el peligro que Irán representa e insinuando un posible ataque preventivo contra ese país. Israel acompaña ese discurso con la presión diplomática a favor de rigurosas sanciones contra Irán, así como con ejercicios militares preventivos y simulacros de ataques contra la población civil. Israel también tiene antecedentes de ataques militares reales contra sus vecinos. En 1981 bombardeó la planta nuclear de Osirak, en Iraq, y en 2007 atacó de manera preventiva una presunta instalación nuclear en Siria. Además de los movimientos militares, el acalorado discurso de Israel y sus enemigos en Irán, Siria y Líbano sólo avivan el fuego. El primer ministro israelí Benjamín Netanyahu comparó el martes el desarrollo nuclear de Irán con "un tren fuera de control y a la comunidad internacional con un automóvil al borde del colapso". Teherán también advirtió sobre la agresión israelí. La semana pasada, Ahmadineyad sostuvo que Israel planea atacar Siria y Líbano y prometió que Irán apoyaría a estos dos países. Además, altos dirigentes iraníes, sirios y de Hezbolá han efectuado numerosos comentarios sobre la probabilidad de una guerra contra Israel. Este panorama fue analizado hace varias semanas cuando Ahmadineyad se reunió con el presidente sirio Bashar Assad en Damasco. Assad también se reunió con líderes del palestino Hamás (acrónimo árabe de Movimiento de Resistencia Islámica) y de Hezbolá. Hamás reconoció haber recibido apoyo militar y financiero de Teherán. El asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, James Jones, sugirió que Teherán "podría intentar desviar la opinión pública internacional de la iniciativa del gobierno (de Barack) Obama, que intenta reforzar las sanciones contra Irán, mediante un ataque a Israel a través de Hezbolá o Hamás", según el diario israelí Haaretz. Estados Unidos, consciente de la tensión en la frontera septentrional israelí, exhortó a Israel y Siria que eviten una escalada en la región. El vicecanciller de Estados Unidos, William Burns, realizó una visita infructuosa a Damasco, cuando intentó convencer a Assad de que cesara el suministro de armas a Hezbolá. Assad negó que Siria tuviera que ver con el envío de armamento. El periodista y analista de Haaretz, Aluf Benn, cree que tanto Ahmadineyad como Netanyahu protagonizan un juego arriesgado y se preguntó qué sucederá si la diplomacia y las sanciones contra Irán no funcionan. Benn cuestionó si Israel finalmente atacará a Irán o se verá obligado a dar marcha atrás y admitir que la amenaza iraní había sido exagerada. El analista cree que ambos gobiernos apuestan a que sólo uno de ellos sobreviva a un enfrentamiento futuro. El analista israelí Diker se negó a discutir la posibilidad de un "ataque preventivo" de Israel contra Irán. "Sin embargo, muchos funcionarios árabes que también están preocupados por la búsqueda de hegemonía regional de Irán me dijeron que la única manera de lidiar con la teocracia islámica es a través de la acción militar", dijo Diker a IPS

VISITA ISRAEL EL VICEPRESIDENTE DE LOS EE.UU.


Biden elogia al 'amigo' Israel y le insta a firmar la paz con los palestinos
Sal Emergui Tel Aviv
Elmundo.es

La Universidad de Tel Aviv se había preparado concienzudamente para albergar el discurso del vicepresidente norteamericano, Joe Biden, sobre las "inquebrantables relaciones entre Israel y EEUU". Una respuesta al mensaje de Barak Obama al mundo árabe y musulmán en la Universidad de El Cairo.
La intervención de Biden en Tel Aviv, sin embargo, ha sido hoy más esperada que nunca debido a la tensión con el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y la decisión del presidente palestino, Abu Mazen, de anular las conversaciones indirectas de paz aun no iniciadas.
Todo por el anuncio del ministerio israelí de Interior de construir 1.600 nuevas casas en Jerusalén Este en plena visita de Biden. "Israel está perdiendo con sus decisiones a uno de sus mejores amigos en Washington y, lo que es más importante, la paciencia en la Casa Blanca", dice un ayudante de Biden a EL MUNDO.es.
El vicepresidente, sin embargo, ha iniciado el discurso con un mensaje de total apoyo a Israel: "Quiero reiterar la admiración del presidente Barack Obama y mía a este maravilloso país. El presidente, como yo, sabe que EEUU no tiene en la comunidad de naciones un mejor amigo que Israel".
"Yo fui criticado cuando dije que 'si fuera judío sería sionista'. Pero mi padre me aclaró que no necesito ser judío para ser sionista", añadió Biden resaltando que en la era Obama "las relaciones militares se han reforzado. EEUU estará siempre al lado de Israel en la lucha contra el terror. Es el interés norteamericano".
Se dirigió a los estudiantes israelíes: "No tenéis más remedio que negociar con los palestinos para un acuerdo de paz. El actual 'status quo' no es sostenible. La única fórmula es dos Estados. El presidente Abu Mazen y el primer ministro Salam Fayad son socios para la paz".
Fue entonces cuando se refirió al motivo de la crisis con Netanyahu. "Entiendo las necesidades de seguridad de Israel pero tampoco hay que olvidar las sensaciones de los palestinos ante el aumento de las colonias. El anuncio de la construcción en Jerusalén Este daña la confianza necesaria entre ambas partes para negociar. El presidente Obama me pidió que lo condenara inmediatamente".
Asimismo, lanzó una advertencia a Irán: "Es un régimen que aspira a tener armas nucleares y desestabiliza la región apoyando a grupos terroristas. Irán intimida no solo a sus países vecinos sino a sus propios ciudadanos. Estados Unidos esta comprometida para evitar que tengan armas nucleares. Punto".
A primera hora de la mañana, Abu Mazen llamó por teléfono a Biden para confirmarle que no participará en las conversaciones indirectas con Israel como protesta por la construcción en Jerusalén Este. El enviado de Obama, George Micthell, intenta desesperadamente rescatar algo de ya resquebrajado proceso de paz.
En la reunión de ayer con Abu Mazen, Biden expresó su rabia por el anuncio israelí explicando que el lunes por la noche llegó a la cena organizada por Netanyahu con un retraso "intencionado" de hora y media. En el entorno de Abu Mazen, se frotan las manos ante "la nueva estupidez de Netanyhau que da otra victoria diplomática a la causa palestina".
Netanyahu también llamó por teléfono a Biden para lamentar el anuncio sobre Jerusalén Este. "No estaba previsto y la construcción de esas casa empezará dentro de unos años. No hubo intención de dañar tu visita", le dijo confiando en "haber archivado la crisis".
Pero si nos atenemos hoy a la prensa israelí, se avecinan nuevos enfrentamientos. Varios diarios publican que el Ayuntamiento de Jerusalén tiene planes para construir decenas de miles de casas en la parte oriental y disputada de la ciudad. Según 'Haaretz', 50.000 nuevas viviendas se encuentran en distintas fases de presentación y aprobación. Fuentes del Ayuntamiento citadas por el periódico afirman que la situación actual de la ciudad sólo permite el desarrollo hacia su parte oriental. Es decir, en la zona ocupada por Israel en la guerra del 67. Para los palestinos, sin embargo, "son más colonias que hacen imposible el proceso de paz".

Reenvia:
www.porisrael.org

CARTAS DESDE ISRAEL por DR.GUIDO MAISULS


"Miente, miente, que algo quedará"

De tanto investigar y navegar por Internet buscando datos esclarecedores, en estos últimos tiempos me están ocurriendo cosas muy extrañas, me estoy convirtiendo en un inocente crédulo, me estoy dando cuenta de que llega la hora en que debería replantearme todas mis concepciones básicas que imperan en mí desde mi más tierna infancia y que debería revisar a fondo mis más profundas creencias y convicciones personales. Realmente me estoy enterando de cosas que hubieran resultado increíbles en épocas pasadas y también en las bastante recientes pues se han auto impuesto como meta el hacernos creer algunas mentiras fundamentales como:
Los palestinos existieron como pueblo en otras épocas históricas.
Son realmente los palestinos más nativos de estas tierras que los judeos.
Los judeos nunca tuvimos nada que ver con la Tierra de Israel.
El regreso de los judeos a su patria ancestral es racismo e imperialismo.
El ejército israelí comete permanentemente el genocidio a la supuesta "victima" palestina.
La Franja de Gaza ha sido convertida en un gigantesco campo de concentración al estilo Auschwitz-Birkenau.
Los judeos vinieron a robarles las tierras a los "sufrientes palestinos" y a las naciones árabes.
El Sionismo es sinónimo de imperialismo y racismo.
El rabino Arye Friedman, jefe de la Comunidad Ortodoxa Antisionista de Viena, me esclarece del "real holocausto que el régimen sionista esta cometiendo contra el pueblo palestino" y de que "el estado sionista conocido como Israel es un régimen que no tiene derecho a existir pues ellos son los verdaderos terroristas, fundamentalistas y extremistas".
El ex líder del Ku Klux Klan David Duke: "El Holocausto es la estratagema utilizada como pilar del imperialismo sionista, la agresión sionista, el terror sionista y el asesinato sionista" El presidente iraní Mahmoud Ahmadinejad declarara que el Holocausto es un "mito". El profesor francés Robert Faurisson dijo que "el Holocausto nunca existió". Frederick Töben de Australia insistió en que las "afirmaciones… sobre los gaseamientos e incineraciones en masa son una imposibilidad física. Auschwitz, era demasiado pequeño para haber matado a los un millón de judíos que se calcula murieron ahí". Georges Thiel, de Francia, denominó al Holocausto como "una enorme mentira". El derechista estadounidense Bradley Smith del Comité para el Debate Abierto sobre el Holocausto, afirmó que las "cámaras de gas nunca existieron".
Noam Chomsky, que es profesor emérito de Lingüística en el Instituto Tecnológico de Massachussets, me declara que los pogroms contra los judíos de la Rusia zarista no fueron tan malos, entonces podríamos llegar a pensar como el, que podrían haber sido hasta algo buenos. "Los pogroms de Rusia, no eran tan malos, según los patrones contemporáneos. En la peor de las masacres importantes, creo que murieron unas 49 personas".
Shlomo Sand, profesor de Historia de Europa en la Universidad de Tel Aviv, contándome de: "Cuándo y cómo se inventó el pueblo judío", me explica que la diáspora judía en realidad nunca existió pues ellos no pudieron emigrar luego de la destrucción de Jerusalem por los romanos y que se quedaron en Palestina. Por lo tanto los palestinos son los auténticos descendientes de los judíos originales es decir son el verdadero pueblo judío. Los que nos decimos judíos, en realidad somos los impostores, los descendientes de los polacos y los rusos conversos en la época medieval; los recién llegados que ocupamos la tierra prometida a los verdaderos descendientes de los judíos y nos apropiaron de su historia, de su cultura y de su religión y hasta de su propio Dios. Los Ashkenazim son los descendientes de los Jazaros, los Sefaradim provienen de las tribus bereberes conversas y los judíos yememitas descienden de una tribu árabe conversa al judaísmo.
Benny Shanon, profesor del Departamento de Psicología Cognitiva de la Universidad Hebrea de Jerusalén me enseña que el profeta Moisés consumía drogas ya que se encontraba bajo el efecto de poderosos alucinógenos cuando bajó del Monte Sinaí y presentó al pueblo judío los Diez Mandamientos ya que en los desiertos del Sinaí egipcio y del Neguev israelí hay hierbas y plantas alucinógenas que los beduinos siguen utilizando.
Israel Finkelstein, director del Instituto de Arqueología de la Universidad de Tel Aviv me asegura de que el Éxodo de los Hebreos de Egipto, conducidos y liderados por Moisés y su posterior ingreso a la Tierra de Israel nunca existió.


Del lunfardo argentino:
Versear: Hacer el verso.
Versero: Hábil en hablar, que habla con coherencia y convincentemente, que habla engañosamente. Embustero, mentiroso. De Lunfardo - lenguaje del Tango
Macanear: Mentiras o embustes.
Meter el perro o meter la mula: Engañar.

"Miente, miente, que algo quedará".Joseph Goebbels, ministro de Propaganda nazi
Querido Lector/a:
¿A ti te ocurren cosas extrañas como a mí?
¿Tú también necesitas replantearte tus concepciones básicas?
¿Tú también eres un/a inocente crédulo/a como yo?


Dr. Guido Maisuls

Kiriat Bialik, Israel, IL

Si no soy yo ¿quién?, si no es ahora ¿cuando? Hillel

SOBRE LOS ASENTAMIENTOS EN ISRAEL


Israel. ¿Son los asentamientos ilegales?
GEES

Estaba el vicepresidente americano Biden de visita en Tel Aviv y hete aquí que el Ministerio del Interior israelí anuncia que se construirán 1600 viviendas en Jerusalén Este. Condena y enfado de Biden. La ONU y la UE, cada vez más su hermanita gemela, van más allá y lo declaran "ilegal". Entretanto, el ministro lamenta el desasosiego. ¿A qué viene todo esto?
Los americanos se han empeñado en hacer depender futuras negociaciones –sobre la solución de los dos Estados, propuesta por Bush el 24 de junio de 2002–, de los asentamientos, pero lo hacen por una razón de oportunidad. No llegan a llamarlos ilegales. Hacen bien, porque no lo son.
Israel se funda como consecuencia del proyecto de partición del antiguo mandato británico, propiciado por la ONU, en un Estado árabe y un Estado judío. Los judíos aceptaron la división, pero los árabes no, y tan pronto como los ingleses abandonaron la zona –en mayo de 1948– los cinco vecinos árabes de Israel le declararon la guerra. Israel sobrevivió, pero no sin perder en el envite ante los jordanos lo que llamamos Cisjordania y la mitad de Jerusalén. Las comunidades judías que existían antes de la invasión árabe fueron destruidas. Jordania, tras el alto el fuego, anexionó ambas zonas; pero en junio de 1967, tras la Guerra de los Seis Días, fue expulsada de las mismas tierras que había conquistado en 1948.
Desde entonces, los líderes de ocho países árabes dejaron claro en una cumbre en Jartum, Sudán, los tres principios que guiarían su posición, los llamados tres "noes": no a la paz con Israel, no al reconocimiento de Israel, no a las negociaciones. Si alguien hubiera pretendido buscar la paz cambiándola por territorios, ese era el fin de sus esperanzas.
Pero hoy ni Inglaterra, ni Jordania –los antiguos poseedores– reclaman estos territorios. ¿Sobre qué bases se sostiene, pues, la presunta ilegalidad de poblarlos?
Sobre éstas: el Reglamento de La Haya de 1907 y la Cuarta Convención de Ginebra de 1949. El primero prohíbe a un poder ocupante la confiscación de propiedad privada. El Tribunal Supremo israelí avaló, sin embargo, los asentamientos en los casos Ayyub c. Ministerio de Defensa, y Dwaikat c. Israel, conocido como asunto Elon Moreh. Desde este último, 1979, todos los asentamientos autorizados lo han sido sobre tierras que Israel considera "estatales" o "públicas", o bien sobre tierras compradas a los árabes desde 1967. Es decir, excluyendo la confiscación.
En cuanto a la Cuarta Convención de Ginebra, según la cual la potencia ocupante no puede efectuar el traslado forzoso de una parte de la propia población civil al territorio por ella ocupado, sería irónico lindando con absurdo que se pudiera alegar, cuando está diseñada justo tras la II Guerra Mundial, precisamente para impedir la repetición de políticas de traslados obligatorios –y no voluntarios, como los asentamientos– e inspiradas en la voluntad genocida Nazi de construir territorios metropolitanos judenrein ("limpio" de judíos). Esto obligaría a la acción coactiva del Gobierno de Israel contra el movimiento de sus propios ciudadanos, pero con la misma finalidad judenrein.
Incluso admitiendo esa peculiar interpretación, ¿habría de aplicarse en todo caso? ¿También a los supuestos, como el de Hebrón, en que las comunidades judías asentadas fueron en su momento no sólo destruidas sino asesinadas por milicias? Equivaldría a congelar la conducta, incluso antijurídica, del anterior ocupante.
Por eso cuando se declara la "ilegalidad" de los asentamientos, lo que parece que se cuestiona en realidad es la existencia misma del Estado de Israel. Lo que se descubre es que la deslegitimación de estos se hace sobre la base de retorcer argumentos que usan los enemigos de Israel para poner en duda la legitimidad del propio Estado judío. Esto es lo desasosegante.

Libertad Digital
Reenvia:
www.porisrael.org

LUCES DE ALARMA SE ENCIENDEN EN EUROPA


La Europa adormecida
Marta Gonzalez Isidoro, para Infomedio

Los cerca de 20 millones de musulmanes que residen en la Unión Europea (UE), según cálculos oficiales y estimaciones realizadas por ONG´S, constituyen el segundo grupo religioso más grande de aquélla. La mayor parte de este 4% del total de la población de la UE llegó al viejo continente como trabajadores inmigrantes a partir de los años 60 del pasado siglo, y un número menor lo hizo en busca de asilo político durante los años 90. Desde hace más de treinta años, los diversos estudios promovidos desde las Instituciones europeas y Organismos Internacionales, como la Organización para la Seguridad y Cooperación Europea (OSCE) han pretendido romper los clichés establecidos en la sociedad civil y desmontar estereotipos. Se buscaba reducir el miedo ante un fenómeno cultural divergente y fortalecer la cohesión social luchando asimismo contra la marginación y la exclusión social por razones de raza, sexo, o religión.
Los atentados del 11S de 2001 contra las Torres Gemelas de Nueva York, pero sobre todo, los de Madrid (2003) y Londres (2004) encendieron las primeras luces de alarma sobre la forma en la que Europa gestionaba su relación con la minoría musulmana residente en el continente. La ola de disturbios ocurrida en Francia a lo largo de 2004 y 2005, la ira desatada en septiembre de 2005 tras la publicación en un diario danés de las doce caricaturas sobre Mahoma consideradas ofensivas y blasfemas, el referéndum de 29 de noviembre de 2009 en Suiza por el que se prohíbe la construcción de minaretes, el juicio abierto en Holanda contra el parlamentario Geert Wilders por su campaña política a favor de detener e invertir la islamización de los Países Bajos, el debate sobre el uso del velo o la crisis de identidad francesa, ponen de manifiesto que Europa comienza a recelar de su cara islámica.
Hace algunos años la analista judía de origen egipcio, Giselle Littman, más conocida como Bat Yeor, alertaba ya del riesgo de una futura Europa islamizada. En una teoría geopolítica arriesgada y muy incorrecta desde el punto de vista político, venía a decir que Occidente estaba siendo islamizado progresivamente desde la década de los 70 del pasado siglo de forma consciente como resultado de una Política Exterior europea conciliadora con los países musulmanes e islámicos. Dirigida por Francia y concebida para aumentar el poder de Europa frente a los Estados Unidos, tendría en la Asociación para el Diálogo Euro-Árabe, creada en 1974, la justificación jurídica necesaria para una total simbiosis cultural y demográfica entre Europa y el Mundo Árabe. A cambio de recibir un mejor trato por parte de los países productores de petróleo y de aumentar su influencia política y económica en el mundo, Europa se comprometía a incluir a Turquía en la UE, abrir la inmigración procedente de países musulmanes y defender la compatibilidad existente entre Islam y Democracia. La principal consecuencia de esta política, conocida más popularmente como Eurabia, sería, por supuesto, la hostilidad europea con Israel.
El tiempo, desgraciadamente, parece que ha dado la razón a Bat Yeor. Las políticas de inmigración permisivas de los Estados miembros, el buenismo multicultural a costa de la insatisfacción de la población autóctona, la colaboración cultural y académica, la financiación de asociaciones y organizaciones de todo tipo, las partidas económicas a determinados actores de Oriente Medio (OLP-ANP, Hamas, etc), la diplomacia blanda, son sólo un pequeño ejemplo de cómo la propaganda ha conseguido imprimir el fuerte sentimiento antiamericano y la obsesión paranoica por Israel en generaciones enteras.
Pero el mundo, en los 70, era radicalmente diferente al actual. Más predecible, al menos. Los peligros – y los enemigos -, que existían, estaban bien definidos, constreñidos en áreas geográficas determinadas y bajo la vigilancia siempre atenta de las dos superpotencias que se repartían el mundo. Si los representantes de la entonces Comunidad Económica Europea (CEE), la Europa de los nueve, planearon deliberadamente la asociación geopolítica de Europa con el Mundo Árabe con el objetivo de crear una tercera superpotencia mundial, cometieron un delito gravísimo de desmantelamiento progresivo de los fundamentos de nuestra Civilización Occidental. Fueron deshonestos con las generaciones venideras y nos legaron un problema difícil de revertir.
Los culpables de esta política, que tienen nombre y apellidos – Jacques Chirac, de Villepin o Romano Prodi, entre otros – no fueron conscientes, bien por arrogancia, por ignorancia o por pereza intelectual, del significado auténtico y profundo del término islam.
Porque la normalidad en las relaciones actuales con el inmigrante es sólo aparente. La llegada masiva de aquellos que no quieren integrarse supone un grave riego para el pluralismo y la democracia. El islam, que significa sumisión al Dios único y verdadero, Allah, es incompatible con la civilización occidental y con la libertad que abandera. En primer lugar, porque el pensamiento musulmán tradicional ignora la noción de progreso, esencial en nuestra cultura moderna. En segundo lugar, porque, al ser la última religión revelada, según sus creyentes no hay más religión verdadera que la suya, y más doctrina que la que contiene el Corán, los hadices, las tradiciones del Profeta y las enseñanzas de las 8 escuelas legales del islam. Esto es así, y hasta el Día del Juicio no se puede aportar ninguna modificación ni a las creencias fundamentales ni a las obligaciones mayores que constituyen la práctica de la religión. Es precisamente ese inmovilismo el que impide una reflexión seria en el seno del Islam y un debate profundo acerca de la separación de las esferas civil y religiosa. Un debate que en Europa llevó siglos y costó miles, millones de vidas pero que alumbró la Era de la Ilustración y las Luces, dando paso a la Modernidad. Desde luego, no hay nada más peligroso que creerse superior moralmente y en posesión de una verdad que tiene que imponerse por la fuerza, si es necesario, a todo aquel que considera infiel, aunque éste esté en su casa.
Una sociedad pluralista es aquella que acepta la diversidad, la integra y genera consenso. Por el contrario, el multiculturalismo progre segrega a los diferentes grupos étnicos y culturales en ghettos y los exime de la responsabilidad de aceptar los deberes derivados del contrato social del que le acoge. Para que una relación funcione debe haber reciprocidad, y con el islam, este principio no se da. Ante el retroceso tan evidente de los valores judeo-cristianos que nos han definido durante siglos, y el vacío dejado por una espiritualidad perseguida y acosada desde el laicismo oficial, el islam no sólo rellena el hueco, sino que se permite afirmar que es parte integrante de las raíces históricas de la civilización europea.
En octubre de 2008, el Secretario General de la Organización de la Conferencia Islámica (OCI), el turco Ihsanoglu, declaraba ante la segunda Conferencia por la Educación y el Diálogo Intercultural, en Copenhague, que estaba “particularmente interesado por los proyectos que llevarán a una descripción correcta de nuestro pasado común, a fin de dejar claro que el islam no es extranjero, sino parte integrante del pasado, del presente y del futuro de Europa en todos los terrenos de la actividad humana, y que mostrarán cómo la civilización y la cultura musulmanas han contribuido a la creación de la Europa moderna”.
Eurabia, si es que existió como planteamiento geopolítico de la elite europea, se ha hecho mayor de edad, se ha emancipado, y ya independiente de la tutela paterna, ha empezado su tarea de regeneración moral y ética de la sociedad europea. Nuestra clase política sigue dando muestras de una ceguera obsesiva. Es necesario poner límites a nuestros sistemas democráticos y definir con claridad hasta dónde estamos dispuestos a seguir negociando si queremos mantener el sistema de libertades públicas y derechos civiles que nos hemos otorgado. Como señalaba recientemente Giovani Sartori, si queremos sobrevivir en medio de la diversidad, es necesario empezar por imponer el principio del derecho de impedir el daño, esto es, dejar muy claro y sin miedo a ser tachados de racistas o xenófobos que no vamos a tolerar ninguna práctica que conlleve la renuncia de nuestros valores más elementales. Léase aquí aplicación de la Sharia, uso de indumentaria discriminatoria y ajena a nuestras costumbres (velo, hijab, shador, etc), etc.
Resulta inconcebible que entrado ya el siglo XXI, una de las democracias más sólidas de Europa, Francia, se plantee y cuestione su identidad nacional. Esto no es sino el síntoma de una decadencia que asola, irremediablemente, a toda Europa. A este paso, la Sharía será una triste realidad en nuestras sociedades, y el recuerdo de los asesinatos de Pim Fortuym o Theo van Gogh, simplemente por hacer uso de su libertad de expresión, no estará registrado, ni siquiera, en las hemerotecas. Gracias a vuestras leyes democráticas os invadiremos; gracias a nuestras leyes religiosas os dominaremos. Lo dicen alto y claro. El que no quiera oír, que luego no se lamente.

COMIENZA EL PROCESO DE NEGOCIACIONES INDIRECTAS


Algunas aclaraciones sobre Jerusalem, las negociaciones y el ambiente para la paz
Ana Jerozolimski, Semanario Hebreo,Uruguay

Parecía a propósito. Durante la visita del Vice Presidente de Estados Unidos Joe Biden a Israel, sumamente cálida , con muchos abrazos y efusivas demostraciones de amistad, alguien se ocupó de publicar que se avanzaba en el proceso de construcción de 1600 nuevas unidades de vivienda en el barrio Ramat Shlomo en Jerusalem oriental.
“No me sorprendan con anuncios de este tipo”, habría dicho Biden, según algunas fuentes., a su anfitrión, a solas. Netanyahu, según se publicó, dijo que él no sabía nada, que lo habían sorprendido a él también, se disculpó por lo incómodo (en términos políticos) de lo sucedido, pero aclaró que Jerusalem toda es la capital de Israel y que allí no hay congelamiento de ningún tipo en la construcción.
Al visitar al día siguiente el lado palestino, Joe Biden declaró en Ramallah que la decisión israelí aquí mencionada “socava la confianza” necesaria para negociar. El Presidente palestino Mahmud Abbas exigió a Israel cancelar la decisión de construir en Ramat Shlomo y le exhortó a “no perder la chance de hacer la paz”.
Pues bien. En este complejo mosaico, sentimos que hay varios puntos que aclarar. Vayamos por partes.
1) Cuando el Premier Netanyahu anunció una moratoria de seis meses en la construcción en los asentamientos, aclaró desde un principio que Jerusalem oriental no estaba incluida. Para los palestinos, ello era insuficiente, en gran medida precisamente por la no inclusión de Jerusalem Este-que ellos exigen sea la capital de su futuro Estado independiente.
2) Alguien tiene que aprender que hablando de más y en mal momento, no hacen más que causar daño político. Es inconcebible que el Primer Ministro sea sorprendido con pasos y anuncios que dañan sus esfuerzos, en este caso el desarrollo de un vínculo de confianza y coordinación con la administración Obama. Demasiadas veces ocurre que alguien se tiene que disculpar y dar explicaciones.
3) Hace bien Netanyahu en aclarar, aunque sea a solas-de hecho también lo ha hecho ante cámaras- cuáles son sus intenciones en Jerusalem. Mentir y decir medias verdades, no le conducirá a nada.
4) Al conquistar Israel Jerusalem oriental el 8 de junio de 1967, reunificó la ciudad y puso fin a una situación en la que no se permitía a los judíos orar en el Muro de los Lamentos, su santuario más sagrado. El lugar, hacia el que oraron judíos durante milenios, por ser el único remanente del Templo Sagrado, pasó nuevamente a manos judías. Los barrios nuevos construidos en varios puntos de Jerusalem Este, como anillo protector alrededor de la ciudad original, nada tienen que ver con la Jerusalem milenaria y bíblica. Tampoco Ramat Shlomo. Sin embargo, son hoy consenso en Israel y difícilmente haya alguien que acepte desmantelarlos. Son parte integral de la capital israelí.
5) Más problemático es el control en barrios árabes de Jerusalem Este, que por cierto no son parte del anhelo judío durante tantos siglos por la ciudad Sagrada. El gobierno debería pensar cómo hallar una fórmula que permita que esos barrios estén bajo control palestino. Para Israel, son una carga innecesaria, que nada tiene que ver con el sueño judío de generaciones.
6) Es indudable que todo paso que Israel da en Jerusalem Este, por más que la vea como parte de su capital, exaspera a los palestinos que la exigen para sí. Cabe recordarles, de todos modos, que Jerusalem nunca había sido capital palestina (nunca hubo un Estado palestino) ni de ningún otro pueblo, sino sólo del pueblo judío. Tampoco Jordania la convirtió en su capital cuando la ocupó en 1948, en la guerra en la que los árabes atacaron al entonces naciente Estado de Israel. Esto, aunque el liderazgo sionista había aceptado, con tal de tener un Estado, que Jerusalem tenga un estatuto internacional especial como “corpus separatum”, cuyo destino sería decidido 10 años después al votar los habitantes de la ciudad al respecto. Fue la ofensiva árabe lo que echó por la borda el plan.
7) Sobre la exhortación del Presidente Abu Mazen de “no perder la chance de hacer la paz” y de “dar a los esfuerzos de la administración Obama la chance de tener éxito”: Indudablemente, pasos unilaterales de Israel, no ayudan. Pero nos parece oportuno recordar que hace más de un año que los palestinos rehusaban volver a la mesa de negociaciones. Ponían condiciones que debían ser cumplidas como paso previo para que vuelvan a hablar. Tras muchos esfuerzos justamente de la administración Obama, aceptaron volver pero sólo a “negociaciones indirectas”.
8) El proceso de paz fue iniciado en 1993. Sin duda, pasó demasiado tiempo sin que arroje resultado concreto alguno Las culpas, son compartidas. Ambas partes son responsables por las demoras, aunque a nuestro modo de ver, el gran pecado fue el terrorismo, que no hizo menos que aumentar continuamente la desconfianza israelí. Medidas de seguridad motivadas por los atentados, causaron dificultades a los palestinos...y el círculo vicioso siguió su curso.
9) Pero el problema no es sólo explicar el pasado sino saber cómo se mira al futuro. Eso, lo determina el presente. Y en eso, a nuestro criterio, el anuncio de las nuevas casas en Ramat Shlomo, es mucho menos serio que lo que no ha dejado de pasar del lado palestino: la glorificación del terrorismo y la violencia, la falta de educación hacia la paz.
10) También del lado israelí, en el pueblo y en el gobierno, hay radicales y extremistas. También en Israel se oye a veces a ministros y diputados hablando de modo que hacen que quien tiene la convicción de que los acuerdos deben ser de a dos, se agarra de la cabeza. Hay quienes dicen “no renunciar a nada” y “todo es nuestro”. Pero no hay quienes transmiten al pueblo mensajes de muerte.
11)¿A qué nos referimos? A Dallal Mughrabi, la terrorista palestina responsable del atentado más mortífero perpetrado contra civiles israelíes, quien en 1978 tomó control de un ómnibus repleto de pasajeros en la carretera costera y mató, junto a otros miembros de su célula armada, a 37 de ellos. La Autoridad Palestina anunció con gran entusiasmo hace ya un tiempo que este jueves, en el aniversario del ataque (“la acción”, le llaman los palestinos), sería inaugurada una Plaza pública en Ramallah en su memoria. Ahora parece que con mayor inteligencia que la mostrada estos días por autoridades israelíes, los palestinos decidieron postergar la ceremonia porque todavía se encuentra en la zona el vice Presidente Joe Biden.
12)Aunque finalmente, por presiones del exterior (que no son nuevas), se llegue a cancelar definitivamente el plan-lo cual no es seguro-el daño ya está hecho.
13)El propio Presidente Abbas confirmó el 17 de enero que hay un plan de llamar una plaza a nombre de Dalal Mughrabi. “Hemos hecho actividades militares. ¿Acaso puedo renunciar a todo lo que hemos hecho? No, no renuncio”. El tema no es si lo hicieron o no-aclaremos que las “actividades militares” fueron atentados contra civiles- sino qué mensaje las autoridades palestinas, que afirman querer la paz, transmiten a su pueblo.
14)La llaman “heroína” y “mártir” y la dan como “ejemplo”. Destacan que en la semana del Día Internacional de la Mujer “el sacrificio de Dalal Mughrabi debe ser recordado”.
Y nos preguntamos.¿No entienden todavía los palestinos que su futuro Estado no depende sólo del territorio en el que puedan construirlo (un elemento clave por cierto) sino también, y ante todo, de los valores sobre los que exista? ¿No captaron todavía que el mensaje de la plaza de Ramallah, elogiando a una terrorista, es el peor que pueden transmitir a sus niños a los que dicen querer darles una vida sana, en paz?

EL CAMINO HACIA UNA PAZ DEFINITIVA


PALESTINA: El largo camino hacia el Estado
Análisis de Jerrold Kessel y Pierre Klochendler

JERUSALÉN, (IPS) - Hace una década, y ante el estancamiento de las negociaciones con Israel, Yasser Arafat (1929-2004) amenazó varias veces con declarar por su cuenta la existencia de un Estado palestino independiente. ¿Acaso fue su mayor error político?
El destino de Palestina, ¿habría sido diferente si Arafat se hubiera limitado a los principios enunciados en los Acuerdos de Oslo de 1993? Esos acuerdos establecieron el retiro parcial de Israel de Gaza y Cisjordania, la creación de un gobierno interino y autónomo, la Autoridad Nacional Palestina (ANP), y de unas negociaciones permanentes que debían conducir a una solución integral del conflicto. Al blandir la amenaza de la independencia unilateral, el entonces presidente palestino (1994-2004) caminó varias veces por la cornisa. Y lo mismo hizo Israel, al advertir que tal extremo pondría fin a toda perspectiva de un acuerdo de paz definitivo. Cada vez que Arafat empleaba la táctica de la independencia, la comunidad internacional, encabezada por Estados Unidos, adoptaba la línea israelí. Cada vez, en el último minuto, Arafat terminaba cediendo. Si Arafat hubiera sostenido una conducta diferente, ¿Medio Oriente se habría librado de la posterior y sangrienta Intifada (revuelta) palestina y del actual conflicto entre el partido Fatah (del difunto líder) y el islamista Hamás (acrónimo árabe del Movimiento de Resistencia Islámica)? ¿O incluso de la guerra de Israel contra Gaza entre el 27 de diciembre de 2008 y el 18 de enero de 2009, con su devastador impacto sobre las vidas de los palestinos de la franja? ¿Se habría frenado el ascenso de la extrema derecha israelí? Ahora que el gobierno del estadounidense Barack Obama prepara a las partes para que vuelvan al proceso de paz, el legado de esa década de intentos fallidos pesa sobre el renovado esfuerzo negociador. El objetivo final es la creación de una Palestina independiente. Pero para los palestinos se produjo un cambio importante desde la época de Arafat: los esfuerzos de sus sucesores, el presidente Mahmoud Abbas y el primer ministro Salam Fayyad, con el activo compromiso de la comunidad internacional, para crear instituciones palestinas sin Estado e incluso bajo ocupación. Esto se refleja en una economía palestina en recuperación, un aparato de seguridad más eficiente (y entrenado por Estados Unidos) y otros símbolos de un Estado en funcionamiento. En paralelo, se registró un cambio en las actitudes de la comunidad internacional. Figuras como el ex alto representante para la Política Exterior y de Seguridad de la Unión Europea, Javier Solana, y el ministro de Relaciones Exteriores de Francia, Bernard Kouchner, promueven el reconocimiento formal de una Palestina independiente para fines de 2011, aunque Israel no esté de acuerdo. Este enfoque es cada vez más aceptado, incluso por figuras clave del espectro político estadounidense, dentro y fuera del gobierno. Mientras israelíes y palestinos comienzan a lidiar con las viejas cuestiones de fronteras, asentamientos, seguridad, refugiados palestinos y soberanía sobre la ocupada Jerusalén oriental, este cambio resulta crucial. En el ínterin, la ANP también adopta una postura activa hacia la creación de su Estado. Esto incluye el boicot de bienes israelíes y de productos procedentes de los asentamientos judíos, alternativas laborales a obreros palestinos que trabajan en la construcción de esos asentamientos, apoyo explícito a la resistencia no violenta contra el muro israelí en tierra cisjordana confiscada, y respaldo al pujante movimiento de resistencia a la expulsión de familias palestinas de sus casas en Jerusalén oriental. No es una coincidencia que este nuevo activismo palestino pacífico, que algunos analistas israelíes llaman "la Intifada blanca", aparezca cuando se intenta reanudar las conversaciones de paz. Este clima forma parte de la característica más ilustrativa de la nueva ronda de conversaciones: una profunda desconfianza mutua que alimenta el pesimismo y la convicción compartida de que las negociaciones, que deberían durar cuatro meses, no conducirán a nada. La esencia del fracaso ya flota en el aire. Incluso antes de sentarse a dialogar, israelíes y palestinos afilan sus argumentos sobre a quién habrá que responsabilizar del fracaso anticipado. "No veo nada que cree confianza de que los palestinos están listos para un paso genuino que vuelva viable un acuerdo", dijo este lunes a La Voz de Israel el ministro de Finanzas de este país, Yuval Steinitz, cercano al primer ministro Benjamín Netanyahu. Importantes figuras palestinas han formulado juicios similares prácticamente a diario. Pero el juego de Obama también se llama culpa. Al evaluar los infructuosos esfuerzos de paz de las últimas dos décadas, algunos negociadores estadounidenses han confesado que uno de los motivos del fracaso fue que ellos mismos no lograron asignar responsabilidad a la parte correspondiente. Ahora, con la mediación del senador George Mitchell, el tono de Estados Unidos es diferente. Aunque la advertencia es cuidadosamente amortiguada con lenguaje diplomático, Washington parece preparado para hacer responsable a la parte que adopte una postura recalcitrante. "Esperamos que ambas partes actúen seriamente y de buena fe", dice un documento que Estados Unidos puso a disposición de los palestinos para disipar sus temores sobre el regreso a las conversaciones sin un congelamiento total de los asentamientos. "Si una parte, a nuestro juicio, no está cumpliendo con nuestras expectativas, dejaremos en claro nuestras preocupaciones y actuaremos en consecuencia", señala el texto. Los israelíes también emiten advertencias. A cada paso, el jefe de los servicios de seguridad de Israel, Yuval Diskin, les dice a sus pares palestinos que si la ANP no deja de apoyar a la resistencia –incluso la pacífica--, el Estado judío reducirá la cooperación de seguridad y retomará los arrestos a activistas dentro de pueblos y aldeas palestinas. Pero mientras los líderes israelíes insisten en que el éxito de las conversaciones dependerá de que los palestinos reconozcan a Israel como Estado judío, el verdadero quid es exactamente el opuesto: ¿Israel está dispuesto a reconocer "un Estado palestino viable, independiente y soberano, con un territorio contiguo que finalice la ocupación que comenzó en 1967", como estipula Estados Unidos en su documento? Los políticos israelíes ven este punto con aprensión. Si las negociaciones salen bien, genial. Pero si no es así, e Israel es culpado del fracaso, ese bien puede ser el fundamento para la concreción del objetivo nacional de los palestinos: un Estado para fines del año que viene, reconocido por toda la comunidad internacional, incluido Estados Unidos. Si ese Estado realmente colmará las aspiraciones palestinas o quedará sometido a la realidad del dominio israelí, es un aspecto aún discutible. Pero en cualquier caso puede modificar de modo fundamental la actitud de la comunidad internacional hacia las dos partes en conflicto, con ventaja para los palestinos.

LA PROVOCACION COMO ARMA


Ahmadinejad: Los ataques del 11 de septiembre son una "gran mentira"
Por ALI AKBAR DAREINI, de Associated Press , Teherán, Irán

Irán de la línea dura. El presidente Mahmoud Ahmadinejad , pidió el sábado la versión oficial del 11 de septiembre y dijo que los ataques son una "gran mentira", utilizada por los EE.UU. como una excusa para la guerra contra el terror, informó la prensa estatal.
Los comentarios de Ahmadinejad, durante un discurso dirigido al personal del Ministerio de Inteligencia, llegan en medio de crecientes tensiones entre Occidente y Teherán por su controvertido programa nuclear. Ellos muestran que Irán no tiene intención de tonificación por sí mismo, incluso con sanciones más duras que se avecinan a causa de su negativa a detener el enriquecimiento de uranio.
"11 de septiembre fue una gran mentira y un pretexto para la guerra contra el terror, y un preludio a la invasión de Afganistán, ". Ahmadinejad fue citado por la televisión estatal. Llamó a los ataques un" escenario complicado de inteligencia y actuación ".
El presidente iraní ha cuestionado la versión oficial de los EE.UU. de los ataques del 11 de septiembre antes, pero esta es la primera vez que se atrevió a calificarla como una "gran mentira".
En 2007, las autoridades de Nueva York rechazaron la solicitud de Ahmadinejad para visitar el sitio del World Trade Center mientras él estaba en la ciudad para una reunión en la U.N. El presidente también desató un escándalo cuando dijo durante una conferencia en Nueva York que las causas y condiciones que llevaron a los ataques, así como quienes organizaron ellos, todavía necesitan ser examinados.
A la vez, también dijo a la televisión estatal iraní, que los ataques fueron "resultado de la gestión de la mala administración e inhumana del mundo, por los EE.UU.", y que Washington estaba usando 11 de septiembre como una excusa para atacar a otros.
Él también ha cuestionado el número de muertos de alrededor de 3.000, alegando que los estadounidenses nunca publicarón los nombres de las víctimas.
En el aniversario de 2007 de los ataques, los nombres de 2.750 víctimas que murieron en Nueva York fueron leídas en voz alta en una ceremonia conmemorativa.

LA MIRADA EUROPEA CON ANTEOJOS OSCUROS


Europa ante el fenómeno del integrismo
Por George Chaya en Guysen International News


El 9/11 marcó el punto de inflexión en las relaciones con los países del Oriente Medio. Ese mismo Occidente, transcurridos más de ocho años continúa sabiendo muy poco del yihadismo militante. A menudo se aprecia confusión entre Islam, arabismo e islamismo y es notoria la ausencia de elementos de juicio para conceptuar con objetividad cuál es realmente el contexto en el que se desarrolla y proyecta el integrismo.
Una característica significativa del Islam es la no separación entre política y religión. Concretamente, el Islam es un modo de vida, una organización política. En tanto que el islamismo es una fuerza ideológica-militar. Esto explica su exitosa expansión por Oriente Medio, Norte de África, Sur de Asia y Europa Occidental y, aunque nació en el mundo árabe y el árabe es su lengua común, el 68% de los 1.400 millones de personas que profesan el Islam no son étnicamente árabes. Por tanto, uno de los errores más frecuentes es creer que ambos términos (árabe y musulmán) son sinónimos. Por caso, Indonesia es un país islámico de los más importantes en el mundo musulmán y no está situado en Oriente Medio ni sus ciudadanos son étnicamente árabes. Tal confusión, desconocimiento y prejuicios, entre otros, han contribuido al difícil reconocimiento del fenómeno del integrismo radical. Entender la cosmovisión del integrismo no es complicado para quien lo quiera ver despojado de las gafas de la miopía ideológica. Los fundamentalistas opinan que los sistemas políticos han fracasado y no han sabido responder a los retos del siglo XX. Esas agrupaciones, como la que encabezan los Talibanes en Afganistán, tienen como meta volver a las fuentes primigenias del Islam: el Corán, la sunna (tradiciones de Mahoma) y la sharia (ley islámica), a la vez que promueven el rescate de los valores propios e intrínsecos de la religión, la restauración del Estado Islámico y el rechazo a toda innovación. En virtud de lo anterior, su lucha es tanto contra Occidente como contra los regímenes laicos de los propios países árabes a los que consideran apostatas. La comprensión por parte de funcionarios de la UE en relación al tema de la democratización del mundo árabe, al igual que lo referido a la expansión de la yihad militante y el avance de la ideología integrista en Occidente no solo es acotada sino que es incompleta. Muy poca dirigencia europea tiene en claro que si no fuera Irak, Gaza o Afganistán, sería Somalia, Argelia, Chechenia, Londres, Paris, Madrid o Frankfurt. Se ignora que “el integrismo no es una reacción determinada ante un punto de controversia”, por el contrario, “es una fuerza de combate ideológico-militar con una visión del mundo a la que aplican sus estrategias fundadas en la teocracia que sostienen a partir de una severa y perjudicial distorsión de las creencias religiosas”. El hecho de que Estados Unidos haya ido a Irak y Afganistán en la era del ex presidente George Bush e incluso la decisión del actual presidente Barak Obama de enviar 30 mil soldados adicionales allí y si ello ha sido o no acertado es otra discusión. Ni Irak ni Afganistán crearon yihadismo, todo lo contrario, los yihadistas son la prolongación de la guerra en Irak donde el mundo pudo apreciar sus tácticas y operaciones, y más aún, pudo conocer que existían. Las elites políticas europeas interesadas en preservar sus países de esta problemática deberán responder con políticas adecuadas para proteger sus intereses nacionales y sus ciudadanos dentro del marco legal y con las herramientas que las instituciones democráticas ofrecen. Pero previamente debe haber concientización respecto del problema, entonces si, en una segunda fase podrá ser abordado con éxito. Los integristas son innovadores y no escatiman recursos materiales al momento de avanzar en sus planes, menos aun si tenemos en cuenta que los autores identificados de los ataques a los buses de Londres eran personas nacidas en Inglaterra, este dato nos muestra que el balance europeo no ha sido malo para la yihad global. ¿Por qué sería malo intentar ampliarse a otros países de Europa donde existen gobiernos considerados blandos por los yihadistas? Se trata de una guerra; ellos lo saben y están tratando de utilizar todos sus recursos disponibles para desarrollarla y ganarla. En consecuencia, la primera medida a tomar por la dirigencia europea debería ser la de neutralizar su instrumento más poderoso: “la ideología”, si se identifica claramente esta ideología y se educa a los ciudadanos y al público en general, se podrá luchar con éxito contra ella. No hay que olvidar que las matanzas diarias de musulmanes a manos de otros musulmanes en ataques suicidas en Oriente Medio no es el principal factor de debilitamiento de la doctrina integrista de Al-Qaeda o de otros grupos radicales a los ojos de los islamistas, contrario a ello, es la propia incapacidad de Al-Qaeda y el Taliban para derrotar a los infieles como prometió a sus adherentes y seguidores, y ello es así, aunque esto no es comprendido cabalmente por algunos sectores de la elite política de Europa. Esta realidad es diferente dentro la opinión pública y la dirigencia del mundo árabe, y aunque ella está dividida, los que apoyan a los integristas no han cambiado sus ideas al respecto, pero también hay muchos musulmanes con ideas de libertad y democratización de sus sociedades que están criticando las acciones de Ben Laden o los juicios y ejecuciones de disidentes, homosexuales, mujeres y menores de edad en Irán. Esos ciudadanos musulmanes que se oponen a estas cuestiones son quienes generan los mayores signos de debilidad en grupos como Al-Qaeda o en el régimen iraní, los daños suelen ser tantos como si se los enfrentara militarmente, recuérdese la reacción popular de la “revolución verde” ante la controvertida re-elección del presidente Ahmadinejad en junio pasado. No obstante, muchas personas en Occidente podrían ser consideradas como simpatizantes de la causa del islamismo militante solamente por sus posiciones anti-imperialistas, anti-sionistas, judeofobas o por su oposición ideológica a los EE.UU. y a los países desarrollados de Europa Occidental; pero muchas de estas personas, no son capaces de dar una respuesta razonable sobre la naturaleza de la ideología que apoyan, por el contrario, ellos esquivan el debate realista imponiendo su visión propia de la realidad ante los hechos y las acciones que los integristas ejecutan contra los propios ciudadanos árabes, ello ocurre generalmente por la influencia de la ideología hostil que profesan hacia el propio Occidente del que forman parte. Del mismo modo, muchos intelectuales son renuentes a aceptar la realidad de que el integrismo es “una ideología y un movimiento”, no pocos analistas y expertos focalizaron el problema en diferentes direcciones tratando de explicar el fenómeno lejos de sus raíces históricas. Tal vez el desconocimiento de la lengua árabe, la falta de experiencia sobre el terreno, como también la ignorancia intelectual en relación a la idiosincrasia y cultura del mundo árabe en general hayan tenido efectos negativos en los analistas occidentales al momento de abordar comprensivamente esta situación. Muchos de estos intelectuales adoptan y refieren conclusiones ajenas a la esencia del integrismo radical confundiendo a menudo “Islam o creyentes musulmanes” con “islamismo e islamistas”. En el debate político árabe no hay tal cosa. La realidad es simple: más allá de Al-Qaeda y otras organizaciones similares, “el integrismo radical es una ideología global llamada yihadismo” y ella no guarda relación con la naturaleza del Islam o con los millones de creyentes musulmanes. Del mismo modo, se entiende que los referentes de grupos radicales como Osama Ben Laden sólo son personas a quienes la historia les deparó un tiempo de protagonismo dirigencial en sus movimientos políticos y grupos comunitarios. Pero la fuerza de la ideología que encarnan los trascenderá en el devenir de la historia, ellos un día no estarán, pero la ideología seguirá generando y produciendo nuevos líderes en sus respectivos movimientos. Así, Al-Qaeda es vista como una organización central para los integristas en todo el mundo, donde la mayoría de los grupos militantes ve en ella el “centro de gravedad de sus ideas”. Lo cierto es que Europa todavía tiene por ganar una guerra de las ideas contra el integrismo militante si es que desea ayudar verdaderamente a llevar la democracia y la libertad al mundo árabe y proteger a sus propios ciudadanos como pregonan algunos de sus gobiernos. La verdadera batalla se encuentra dentro de la antigua y culta Europa, de sus medios de comunicación, de su opinión pública, sus académicos y principalmente, entre aquellos que niegan el conflicto y los que quieren abordarlo con responsabilidad. No solo Al-Qaeda, también los Talibanes y demás grupos integristas serán vencidos cuando se reconozca que hay una ideología violenta que confronta con la libertad y neutraliza el modernismo desde sus fundamentos teocráticos estructurales. Y no se trata de cuestiones de doctrina religiosa o de ataques al Islam con bajezas y orquestadas campañas de desprestigio, por el contrario, se trata de su rescate ya que hay una gran mayoría en todo el mundo que no adhiere al islamismo militante y es la primera victima involuntaria de esos postulados. Por otra parte, aplicada en sus propios países, cada pueblo tiene la libertad de vivir en la manera que desee, y sus gobiernos la potestad y la obligación de gestionar políticas que ofrezcan a sus ciudadanos la mejor forma de vida. Pero cuando esas políticas y esa ideología confronta la estabilidad y la paz mundial desde dentro y fuera de sus países, cuando se anula la idea de libertad en sus sociedades y los derechos de las personas son arrasados por los que se dicen sus representantes en la defensa de aquellos; es allí cuando esa ideología se torna peligrosamente violenta y expansionista y se convierte en el elemento que hay que tomar en cuenta, y para ello, en primer lugar, los mejores aliados en esta confrontación son los mismos musulmanes en el Oriente Medio y en segundo lugar la clase política-dirigente en Europa. Estos actores son de vital importancia, cada uno en sus escenarios locales. A falta de que esto suceda, se tratará de un círculo vicioso y de sucesivas y estériles batallas militares, de una guerra sin solución ni final. La implementación de políticas exitosas de contención y neutralización del fenómeno de infiltración en el continente europeo debe realizarse prescindiendo de cuestiones ideológicas que hacen perder el foco de la problemática, la democracia, los derechos humanos y la libertad no son propiedad de derechas o izquierdas. La respuesta al problema no está en apoyar o rechazar intervenciones militares acompañando o repudiando una invasión, sino que depende de otros instrumentos del poder institucional para prevenir las operaciones del integrismo y su influencia en el mundo. Observando el escenario actual, una estrategia de contención ante la avance del radicalismo militante debería tener sentido para los gobiernos europeos. La naturaleza del problema hace que deba ser instrumentada una política madura y sólida en relación a la materia; es peligroso no disponer de un marco legal de neutralización, es peor ignorar y podría ser catastrófico esquivar el debate sobre la esencia de un tema relativo a la seguridad continental. Los integristas no disponen de una gran fuerza militar y es de esperar que no dispongan un día de armas nucleares. Cuando refiero a políticas de contención, no significa una estrategia de contención militar restrictiva de las libertades individuales de los ciudadanos europeos ni de los inmigrantes, menos aun que se afecte los derechos de las personas en general. No se necesita la aplicación del estado de excepción. Lo que se debe hacer, es pensar muy cuidadosamente el camino a tomar y los medios con los cuales impedir que el integrismo pueda aumentar su influencia dentro de los países europeos y sus sociedades como lo hace a través de la violencia en países del Oriente Medio. Seguramente en el futuro y a largo plazo el integrismo como ideología será derrotado, la yihad global no ganará, pero no se debe obviar la aplicación de las medidas con las que se asegure que ella no obtenga la victoria. Como sea, la derrota y el principio del fin del integrismo a nivel global habrán de tener lugar cuando los ciudadanos de los pueblos árabes rechacen con claridad y decisión a personas como Osama Ben Laden, Ayman Al-Zawahiri y otros, y en la misma medida sea descartada la ideología y la doctrina que ellos encarnan en su mentalidad militarizada y extrema. Considero que hay analogías que pueden extraerse en el caso del integrismo con “la Guerra Fría”. La ex Unión Soviética perdió esa Guerra en gran parte a causa de la falta de desarrollo interno dentro de la Unión Soviética misma. El pueblo ruso fue quien ganó la Guerra Fría. No fue Ronald Reagan en persona quien ganó solo esa guerra, fueron los disidentes de la ex Unión Soviética y los de Europa Oriental. Fueron también los gobiernos de Europa Occidental y hasta el Papa Juan Pablo II quienes colaboraron en esa derrota del comunismo soviético, todas esas personas demostraron que el sistema soviético no tenía ninguna legitimidad y no podía prosperar, eso fue decisivo para que la dictadura soviética implosionara y se derrumbara junto al indecente Muro de Berlín. Contraponer a la expansión de ideologías como la que se estimula en las madrazzas de la yihad hace imperioso que no deban faltar los valores que consagran y reconocen que los derechos de cada persona tienen un límite infranqueable que debe respetarse y que está marcado por la frontera donde comienzan los derechos de los demás. La verdad y el respeto debe imperar en las relaciones cotidianas que los hombres mantienen unos con otros y ello también en el plano de las relaciones sociales e institucionales entre Oriente y Occidente. Otro principio básico que no puede ni debe faltar, es el respeto por la propia historia y las grandes tradiciones nacionales. Cuanto más se acerca uno a los matices derivados de interpretaciones, más se desvirtúa y falsifica la historia , más se erosionan los cimientos de las sociedades democráticas en favor de las ideas totalitarias y más se extiende la desorientación y la ignorancia del público y la ciudadanía. La historia, como es sabido, es en sí misma una fuente permanente de valores y es también una guía de orientación para las conductas públicas y privadas. Es imperativo redescubrir los valores que se encuentran en las raíces de un Occidente democrático independiente y libre. Un mundo sin valores es un mundo vacío. En esta guerra de las ideas, Europa y Occidente todo deberán trabajar con la firme convicción de reconocer y asumir en su totalidad los grandes valores humanos, espirituales y sociales que preceden lo mejor de su historia, sus tradiciones y su cultura.