AL ARABIYA HABLA SOBRE NEGOCIACIONES DE PAZ DE LOS PALESTINOS


Director de Al-Arabiya TV: “Las negociaciones palestino-israelíes deberían continuar incluso sin el congelamiento de los asentamientos”
por: Equipo de redacción de MEMRI*

MEDIOS. Abd Al-Rahman Al-Rashed, director de Al-Arabiya TV, y ex editor general del periódico de Londres Al-Sharq Al-Awsat, escribió el pasado 6 de marzo, un editorial para ese periódico londinense, de lengua árabe, donde criticaba la costumbre de los palestinos de obtener el permiso de los árabes para negociar con Israel, el cual -afirma- se remonta a la época de Yasser Arafat. A continuación, reproducimos varios párrafos de dicho artículo.
El pasado 3 de marzo del 2010, el Comité de Seguimiento a la Iniciativa de Paz Árabe, integrada por los cancilleres de los países árabes, aprobó la renovación de las negociaciones indirectas palestino-israelíes por un período de sólo cuatro meses. Tras esta decisión, Abd Al-Rahman Al-Rashed, director de Al-Arabiya TV y ex editor general del periódico de Londres Al-Sharq Al-Awsat, escribió un editorial para el periódico en el que criticaba la costumbre de los palestinos de obtener el permiso de los árabes para negociar con Israel, el cual se remonta a la época de Yasser Arafat. En su editorial, Al-Rashed declaró que el apoyo internacional actual da a los palestinos la mejor oportunidad para establecer su Estado, y añadió que tanto el Presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) Mahmud Abbas y el Primer Ministro israelí Benjamin Netanyahu, tendrán que enfrentarse con la oposición en casa, pero que ahora Abbas debe centrarse únicamente en los intereses palestinos. Extractos del artículo [1]:-"¿Por qué es necesario el permiso cuando estamos hablando de negociaciones indirectas? "
-"Cualquiera que haya visto el acalorado debate entre el Ministro del Exterior sirio Walid Al-Mu´allem y el Secretario General de la Liga Árabe, Amr Moussa, se dio cuenta de que estaban discutiendo una cuestión vital. El Dr. Amr Moussa quería que los ministros árabes autorizaran a la Autoridad Palestina a llevar a cabo negociaciones indirectas con Israel, mientras que el ministro sirio se opuso a esto, diciendo que la conferencia de Cancilleres y los propios ministros, no tenían nada que ver con ésta, ya que, es un asunto estrictamente palestino."
-"En realidad, a juzgar por las experiencias pasadas, Al-Mu´allem, esta en lo correcto, ya que decenas de rondas directas en las negociaciones palestino-israelíes ya han tenido lugar sin el permiso de nadie. Entonces, ¿por qué es necesario el permiso cuando estamos hablando de negociaciones indirectas?"
-"La verdad es que hace un año, la ANP cometió el grave error al declarar públicamente que negociará con Israel sólo si ésta congelaba la construcción de los asentamientos. El gobierno de Estados Unidos estuvo de acuerdo con esto, pero no pudo lograr una congelación absoluta. El establecimiento de esta condición desempeñó un papel a manos de los extremistas israelíes, que no quieren negociaciones. El entusiasta Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, fracasó. El Primer Ministro israelí, Benjamin Netanyahu, lanzó un suspiro de alivio, las negociaciones se detuvieron y la construcción de los asentamientos continuó."
-"... La Autoridad Palestina solicitó cubrirse a si misma para dar marcha atrás a su decisión de no negociar antes de la congelación de las construcciones, ya que, solicitó a la Liga Árabe permiso para hacerlo, e incluso insistió en que los estadounidenses se sentaran con este en la sala de negociaciones. Por lo tanto, obtuvo dos cosas: no negociará sin la aprobación de los países árabes y no negociará directamente".
-"Sabemos que la situación política con la que la Autoridad Palestina trata es difícil, pero no obstante esta debe tener en cuenta que todas las negociaciones exigen concesiones."
-"La búsqueda al apoyo árabe es una costumbre palestina que se remonta a los días del difunto presidente Yasser Arafat. Él se enteró de esto después del asesinato del difunto presidente egipcio Anwar Al-Sadat, quien fue asesinado por actualizar sus derechos como presidente de un país soberano. A pesar de que en las negociaciones del 2000 con Barak y Clinton, Arafat obtuvo la mayoría de sus demandas, este cambió de opinión en el último minuto porque todos los principales países árabes temieron cubrirlo, y le dijeron: ¡Ve y negocia por ti mismo! Arafat prefirió desperdiciar la oportunidad de establecer un Estado palestino, que correr el riesgo de ser asesinado."
-"Los ministros árabes, quienes deberían estar agradecidos, cubrieron apresuradamente al presidente Mahmoud Abbas. Amr Moussa incluso murmuro... Esta es la última vez que habrá negociaciones. Sabemos que la situación política con la que la Autoridad Palestina esta lidiando es difícil, pero, sin embargo, esta debe tener en cuenta que todas las negociaciones exigen concesiones..."
-"Las consideraciones políticas y de liderazgo exigen que el presidente palestino ignore lo que unos pocos árabes y palestinos dicen, y piense sólo en servirle a su pueblo."
-"Luego, la ANP, tendrá que enfrentarse a un público enojado y a elementos árabes hostiles que incitarán contra esta. El Primer Ministro israelí se enfrentará a lo mismo, cuando el sector de judíos extremistas se oponga a la reconciliación e incite contra él. El asesinato de Yitzhak Rabin todavía vive en la conciencia israelí. Sin embargo, las consideraciones políticas y el liderazgo exigen que el presidente palestino ignore lo que unos pocos árabes y palestinos dicen y piense sólo en servirle a su pueblo."
-"La carga sobre los hombros del presidente palestino Mahmoud Abbas, de hecho, es de peso. Como líder, está obligado a actuar de acuerdo a lo que él piensa y le sirva al interés palestino - y si no lo hace, debería renunciar. El Presidente Abbas tiene la mejor oportunidad posible, una que no se ha presentado a si misma... desde que Jimmy Carter fue presidente."
-"La situación del presidente Abbas es difícil, pero es mejor que la de su predecesor, el Presidente Arafat. Obama se ha comprometido a patrocinar las negociaciones que no durarán más de dos años y al final del cual un Estado palestino será declarado. Los europeos se han comprometido a declarar un Estado palestino desde la tribuna del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, si Israel impide una solución pacífica."


Nota: [1] Al-Sharq Al-Awsat (Londres), 6 de marzo, 2010.

Fuente: *MEMRI (Middle East Media Research Institute) wwww.memri.org/espanol

FINALIZO GIRA SUDAMERICANA MINISTRO DE SEGURIDAD INTERIOR DE ISRAEL


“Identificamos a Irán como el centro de las operaciones terroristas”
por Maximiliano Borches para Horizonte

Tras su breve paso por Buenos Aires, el Ministro de Seguridad Interna del Estado de Israel, Yitzhak Aharonovich, ofreció una breve conferencia de prensa -en la que estuvo presente el autor del siguiente artículo- en medio de su apretada agenda oficial. También participó de los homenajes realizados a dieciocho años del atentado a la Embajada de Israel en Buenos Aires. Entre otras cosas, el Ministro afirmó que: "le expresé mi gratitud y felicitación al gobierno argentino por las políticas tomadas con respecto a estos atentados."
Como parte de una política de mayor integración entre el Estado de Israel y los principales países que forman parte del MERCOSUR, Yitzhak Aharonovich, Ministro de Seguridad Interior del gobierno de coalición israelí, visitó la Argentina para participar -entre otras cosas- del acto-homenaje por los dieciocho años de producida la voladura de la Embajada de Israel en Buenos Aires, primer atentado llevado a cabo por el terrorismo internacional en estas tierras. Antes de su arribo a Buenos Aires, el Ministro de Seguridad Interna del Estado de Israel, Yitzhak Aharonovich, visitó Uruguay, donde mantuvo un encuentro con el flamante presidente, José "Pepe" Mujica y con varios de sus ministros. Luego pasó por Brasil -en momentos previos a la visita oficial del presidente "Lula" Da Silva a Israel- donde mantuvo un encuentro con su par brasilero, varios diputados y con el Ministro de Defensa de aquel país. Por último, y antes de llegar a Buenos Aires, viajó a Chile, donde representó a su gobierno durante la asunción del presidente de derechas Sebastián Piñera y mantuvo un importante encuentro con el -también- flamante Ministro de Defensa del país trasandino. Luego de este periplo, Aharonovich, arribó a la Argentina, donde mantuvo una apretada agenda. Entre otros puntos, se destacaron las firmas de un convenio de lucha antinarcóticos con el Ministro de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos, Julio Alak, como así también de otros convenios referidos a temas de seguridad, que firmó con el gobernador bonaerense Daniel Scioli. A su vez, mantuvo importantes encuentros con los máximos responsables de Prefectura y Gendarmería Nacional. En otro orden de cosas, participó de un seminario sobre terrorismo internacional, desarrollado en una universidad privada de Buenos Aires, como así también mantuvo importantes encuentros con el Jefe de Gabinete del gobierno nacional, Aníbal Fernández y con el Canciller, Jorge Taiana.
Más allá de los compromisos oficiales, el Ministro de Seguridad Interior israelí, participó en los homenajes por los dieciocho de producido el atentado contra la Embajada de Israel en Argentina -ocurrido el 17 de marzo de 1992- macabro hecho que introdujo a la Argentina en el tablero de operaciones del terrorismo islamista internacional.
Algunas de sus principales declaraciones
En una breve, pero interesante conferencia de prensa de la que "Horizonte" participó, el Ministro se refirió, aunque escuetamente, a varios temas:
Relaciones con EEUU
Ante el delicado equilibrio por el que atraviesan estas relaciones con su principal aliado, Aharonovich, afirmó que: "Con Estados Unidos hay muchos intereses para pensar que hay un deterioro -o un proceso de ruptura- Nosotros somos un aliado estratégico y a veces, hay que entender que en las "familias" suceden algunas rencillas. Consideramos a EEUU como el mejor aliado de Israel, siempre están a nuestro lado, tanto en las votaciones del Consejo de Seguridad, tanto en el ámbito de Naciones Unidas."
Ante la pregunta formulada por éste cronista, de cómo consideraba su gobierno la cancelación del enviado para Medio Oriente de la Casa Blanca, George Mitchell, el Ministro respondió que: "No podemos negar que hay una situación de enojo por parte de la Administración estadounidense a raíz de la decisión de construir 1600 unidades habitacionales en Ramat Shlomo, barrio de Jerusalem y esto deja por ahora una crisis. Hay que tener en cuenta que hubo y habrá crisis y hay que tomar las cosas en su proporción adecuada. Hoy Mitchell no llega, tal vez la semana próxima sí arribe a Israel, debemos no desviarnos del foco de estas situaciones".
Atentados a la Embajada de Israel y a la sede de AMIA (Asociación Mutual Israelita Argentina)
Sobre estos escabrosos temas, Aharonovich, sostuvo que: "En lo concerniente al atentado a la AMIA, el gobierno argentino sabe quienes fueron sus autores por eso se pidió la orden de detención de los involucrados iraníes y libanés. Con respecto al atentado a la Embajada, no hay progreso alguno. Tuve la oportunidad de expresarles esto a los ministros argentinos con los que me reuní. No tengo duda de que ambos atentados provienen de la misma escuela: Hezbollah. Ellos son la raíz de todo esto, ya sea de manera directo o indirecta. Yo le expresé mi gratitud y felicitación al gobierno argentino por las políticas tomadas con respecto a estos atentados."
Terrorismo, Irán y Hezbollah
Sobre estos temas, sin dudas los de mayor preocupación para el gobierno de Israel, el ministro Yitzhak Aharonovich, no dudó en afirmar que: "Identificamos a Irán como el centro de las operaciones terroristas, Siria, en tanto, se ve arrastrada, mientras que en El Líbano, por su parte, con la presencia Hezbollah, aparece como un adherente permanente al terrorismo. Con respecto a Al Qaeda, Se esta dando una infiltración, un paso vía Egipto, desde el Sinaí, que estamos observando muy atentamente y con cuidado. Hubo dos intentos de perpetrar atentados en Israel, que fueron desbaratados. Quiero aclarar que los misiles que por estos días están disparando desde Gaza, no tienen que ver con Al Qaeda, sino con distintos factores que están disparando desde allí, y que tampoco pertenecen a Hamas. Ellos se abstienen de disparar, ya tuvieron bastante".
"Con respecto a Líbano y la frontera norte de Israel, durante la segunda guerra del Líbano se puede decir, con mayor o menor éxito, que le hemos asestado un durísimo golpe a Hezbollah. Es verdad, nosotros también hemos recibido golpes por los misiles caídos, pero ellos han recibido una lección de aquellas y de alguna manera hoy, el gobierno libanés y Hezbollah van a pensar mas de dos veces si meterse nuevamente en una guerra con nosotros, porque de ser así van a pagar un alto costo, y el ejemplo esta en la Franja de Gaza con la operación "Plomo fundido". El gobierno libanés es el principal responsable de las acciones de Hezbollah en la frontera norte de Israel."

LOS INCIDENTES RELIGIOSOS EN JERUSALEM


EL PELIGRO DEL FUEGO RELIGIOSO
Escrito por Jana Beris
semana.co.il
No está claro en qué medida la población árabe musulmana de Jerusalén, Israel todo y los territorios palestinos, cree realmente que "Al Aksa está en peligro". Pero sus líderes políticos y religiosos se esfuerzan por convencerlos al respecto. Cada tanto se oye esa frase tan explosiva. Se da a entender que "los judíos van a subir a las mezquitas", que quieren atacar el sitio sagrado para el islam y que su intención es construir en su lugar el Tercer Templo. Quizás gran parte del problema radica en su propia conciencia acerca del hecho que las mezquitas de Al Aksa y el Domo de la Roca (la de cúpula dorada) fueron construidas en el lugar en el que se cree se hallaba el Templo sagrado de Israel, lo cual seguramente no fue mera casualidad.El tema es utilizado para encender Jerusalén, para presionar a Israel y agudizar las tensiones, con lo cual los responsables de la incitación están convencidos de que así fortalecerán su posición. Los últimos días nuevamente han sido testigos de esta peligrosa dinámica, acompañada por disturbios diarios en Jerusalén Oriental y enfrentamientos violentos.Figuras palestinas como Muhammad Dahlán y Hatem Abdel Qader (el primero ex hombre fuerte de Gaza en Al Fatah y el segundo actual titular de la cartera Jerusalén en la Autoridad Palestina), exhortaron a los árabes de Israel a "proteger Al Aksa de los judíos" y a llegar a las mezquitas "para lidiar con el peligro".Según ellos, la "nueva amenaza" es la sinagoga Hurva que Israel reconstruyó y volvió a inaugurar en el barrio judío de la Ciudad Vieja de Jerusalén. "Esto es un paso hacia la construcción del Tercer Templo", afirmaban los panfletos que distribuyeron en la parte oriental de la ciudad.Lo que no estaba escrito en los panfletos es la historia de la "Hurva".Se trata de una sinagoga construída en 1864, atacada repetidamente por árabes y destruída totalmente en 1948 por los jordanos durante la Guerra de Independencia de Israel. La Legión jordana atacó el barrio judío de la Ciudad Vieja, expulsó a sus 1.200 habitantes, llevó numerosos como prisioneros a Jordania y ocupó el lugar. El Comandante jordano del operativo informó a sus superiores que "por primera vez en mil años, no hay ni un judío en el barrio judío de Jerusalén", agregando que la destrucción de la sinagoga "garantizaba" que no volvieran".No fue así; Israel, como es sabido, reunificó la ciudad en la Guerra de los Seis Días en Junio de 1967. Aunque la sinagoga nada tiene que ver con la mezquita de Al Aksa, de la que se halla a una distancia de por lo menos 300 metros, alejada del Monte del Templo, los palestinos hablaban de "provocación".¿Israel tampoco tiene derecho a una sinagoga en el barrio judío en Jerusalén?A ojos de muchos árabes, parecería que no. Son numerosas las declaraciones que intentan deslegitimar toda presencia israelí en la ciudad, alegando que es un invento artificial y producto de la ocupación, restando toda importancia al vínculo milenario del pueblo judío con Jerusalén.Ayer, en una manifestación en Jerusalén Oriental, el Sheikh Kamal Khatib, uno de los líderes del movimiento islámico de los árabes de Israel, tuvo el tupé de atacar nuevamente la inaguración de la sinagoga "Hurva", diciendo que "Inshalla (ojalá, quiera Dios) sea destruida nuevamente". Y luego agregó: "No es de ellos, nada es de ellos; los judíos no tienen derecho ni a una partícula de polvo de Jerusalén".En el marco de la delicada situación de la ciudad, hay también crasos errores de Israel, como permitir que judíos religiosos - generalmente extremistas de derecha -se instalen en barrios árabes de la parte oriental de la capital. Independientemente de las antiguas raíces de la presencia judía en Jerusalén y del hecho que a menudo esas zonas árabes estaban en la antiguedad habitadas por judíos, debe prestarse atención a la dinámica política que trae consigo el tiempo. Si ahora son barrios árabes, cuando de por medio hay un conflicto nada sencillo, hay que saber separar, para no exacerbar tensiones.Pero la sinagoga "Hurva" nada tiene que ver con eso. Si está en el foco de la polémica, ello es simplemente porque así lo deciden los extremistas del otro lado, no porque esa sea la realidad. Se trata de un sitio de oración judío, ubicado desde siempre en un barrio judío en el que la presencia judía desapareció únicamente cuando los árabes echaron a la gente del lugar y lo destruyeron.

UN CONFLICTO SIN ACUERDO PERMANENTE QUE LLEVA MAS DE DOS DECADAS


EL VOLCAN Y LA LAVA
Escrito por Alberto Mazor
SEMANA.CO.IL

Las tratativas entre israelíes y palestinos para llegar a un acuerdo permanente llevan casi dos décadas desde su iniciación; sin embargo, conseguir la ansiada paz parece estar ahora mucho más lejos que al principio. La fórmula de dos Estados para dos pueblos que debería conducir a la definición de fronteras fijas y seguras para Israel y a la creación de un Estado independiente para los palestinos no consigue dar frutos a pesar de los esfuerzos de mediadores variados y de sectores sociales amplios de ambos pueblos comprometidos sinceramente con dicho proyecto.Fue Itzjak Rabín quien determinó la estrategia de no debatir temas como Jerusalén, fronteras o refugiados hasta tanto las partes no lleven a cabo acciones que promuevan sinceros intentos de reconciliación y acepten estratégicamente dar por finalizado el conflicto. Rabín entendía muy bien que asuntos sensibles como Jerusalén, constituyen el volcán y la lava que enciende fácilmente tanto a células extemistas judías como palestinas y son caldo de cultivo para que éstas echen por tierra todas las buenas intenciones.Rabín fue asesinado y a lo largo del tiempo se produjeron múltiples obstáculos y retrocesos, casi siempre generados por sectores adheridos a ideologías extremistas, que frustraron una y otra vez las expectativas pacificadoras.El último de los tropiezos ocurrió hace apenas unos días, durante la visita a Israel y a la Autonomía Palestina del vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden. Éste llegó a la zona con objeto de coordinar esfuerzos con Israel para contrarrestar la carrera nuclear iraní y para anunciar el reinicio de conversaciones indirectas entre israelíes y palestinos, luego de más de un año de permanecer suspendidas.El enviado de la Casa Blanca para Oriente Medio, George Mitchell, había conseguido convencer al presidente palestino, Mahmud Abbás, de retomar los contactos luego de largas tratativas que incluyeron una serie de maniobras para que la Liga Árabe respaldara las planeadas negociaciones.Biden se encontró con que al mismo tiempo en que se le brindaba una cálida recepción en Jerusalén, una oficina de la municipalidad de la ciudad anunciaba la construcción de 1.600 nuevas viviendas para ampliar el barrio judío de Ramat Shlomó, lo que se interpretó como un claro desafío a la consigna esgrimida tanto por el gobierno de Obama como por los propios palestinos de no invadir más el sector oriental de la urbe en discordia en el que reside mayoritariamente población palestina.El anuncio de la construcción representó un enorme golpe a la confianza que presuntamente se pretende establecer, esa misma de la cual hablaba Rabín, por lo que fue recibido con indignación por la administación americana, los más prestigiosos medios de comunicación y la opinión pública en general.Todo intento del ejecutivo israelí de aminorar la gravedad del asunto, matizando los alcances y la temporalidad del proyecto, fue en vano; el reinicio de las negociaciones quedó en veremos sin poder hasta ahora calcular si el daño podrá ser reparado.Israel resultó severamente afectado ante los ojos de sus interlocutores palestinos, de la comunidad internacional y muy especialmete ante la propia administración norteamericana, mostrando así el fuerte peso que el sector radical y utranacionalista posee dentro del actual gobierno de Netanyahu.Por si esto fuera poco, recientemente fue publicada una encuesta dirigida por el Profesor Daniel Bar-Tal de la Facultad de Educación de la Universidad de Tel Aviv, en la cual se determina que el 52% de la juventud judía de Israel - alumnos de escuelas secundarias de 15 a 18 años - piensa que la población árabe de Israel no debe recibir los mismos derechos que la judía. El 56% cree que no se debería permitir a ciudadanos árabes de Israel ser miembros del Parlamento. Ambas posiciones son adoptadas por el 82% de los jóvenes judíos religiosos.Además, el 91% de los encuestados afirmaron que se alistarán al ejército, pero el 51% de ellos (81% religiosos) aseguraron que no acatarán órdenes de sus comandantes en caso de que sean enviados a desmantelar asentamientos en los territorios ocupados. El 31% acentuó que se negará a servir en dichos lugares.La encuesta pretendió revisar las posiciones de la juventud judía israelí, su relación hacia el Estado, los nuevos inmigrantes, la población árabe y sus ideas políticas. Los resultados no son nada alentadores en lo que respecta a la función del estado de derecho y hacia los ciudadanos árabes del país; la juventud judía de Israel no consigue interiorizar los valores cívicos y democráticos básicos de la sociedad.La encuesta determina también un desprecio enorme por parte de la juventud judía israelí hacia sus instituciones gubernamentales democráticas y una gran falta de tolerancia y respeto especialmente hacia entidades encargadas de hacer cumplir las leyes.El Profesor Bar-Tal aseguró que si se toma en cuenta el factor demográfico, que asciende en forma constante en poblaciones religiosas - en muchos casos fundamentalistas, nacionalsitas y xenófobas -, la situación se torna cada vez más preocupante; en apenas unos pocos años ese será el mensaje que adopte la población; para entonces la fórmula de dos Estados para dos pueblos dejará de ser relevante y dará paso a un Estado de apartheid. El gobierno de Israel podrá tener las mejores intenciones, pero ya no contará con quien quiera llevarlas a cabo.La contrariedad generada por ambas noticias fue plenamente exhibida en los medios más importantes de Israel. En múltiples foros se desató una severa crítica que manifestó su desagrado por el hecho de que en esta ocasión, bajo la responsabilidad de Israel, se atenta tanto desde el gobierno así como desde el sistema educativo contra la posibilidad de emprender el camino de la pacificación.Si en la mayoría de los episodios anteriores de este drama las fuerzas extremistas dentro del campo palestino, Irán y Hezbolá cumplían la función de sabotear cualquier negociación posible, esta vez es Israel quien incurre en esa práctica.Lo ocurrido y publicado es representativo de la fragilidad de la situación de la que se parte. El volcán está a punto de estallar; esta vez su lava podría acabar incluso con el largo y accidentado camino que israelíes y palestinos deberán aún recorrer para vislumbrar una salida satisfactoria.

FINALIZO LA GIRA DEL PRESIDENTE DE BRASIL A ISRAEL


Objetivos cumplidos y deudas pendientes en el viaje de “Lula” a Israel

por Maximiliano Borches para Horizonte


El presidente de Brasil, Ignacio "Lula" Da Silva, recorrió Israel y Jordania, en una visita donde las tensiones diplomáticas no estuvieron ausentes. Con el objetivo de lograr un lugar en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, "Lula", testimonió a favor de la paz, en un momento político donde prima el silencio. A continuación, un análisis de este viaje, sus logros y repercusiones.
La visita realizada por el actual presidente de Brasil, Ignacio "Lula" Da Silva, al Estado de Israel, reafirma -por un lado- las nuevas relaciones entre el "gigante" sudamericano y el joven Estado israelí, y deja algunos sinsabores, de los que la diplomacia y los responsables de la política exterior israelí, deberán aprender, si pretenden cerrar acuerdos estratégicos con los nuevos referentes mundiales.La visita del presidente brasileño podría definirse de "histórica", si se tiene en cuenta que ningún mandatario de aquel país sudamericano, no emprendía un viaje a aquellas tierras ubicadas en el Medio Oriente, desde el realizado por el emperador Pedro II, a mitad del siglo XIX.
Las relaciones entre uno de los principales socios del MERCOSUR, y el joven Estado de Israel, no son nuevas, pero si se encuentran reforzadas por la nueva política exterior israelí, que busca la apertura de nuevos Mercados, en países pertenecientes a África y América Latina, mantenida -hasta ahora- en un segundo -y hasta un tercer- plano, durante las últimas décadas. La firma del primer Tratado de Libre Comercio (TLC) entre los países miembros del MERCOSUR e Israel, sin dudas, sirvió para acercarse políticamente.
¿Qué buscó Lula en Israel?
En un momento histórico como el actual, donde prima la multipolaridad y el resurgimiento de renovadas potencias regionales, que llegaron para ocupar los espacios abandonados por la/s (en su momento) superpotencia/s, Brasil, aparece como la potencia que sobresale en América Latina. El último encuentro de países Latinoamericanos y del Caribe (sin la invitación, programada, de Estados Unidos Y Canadá), llevado a cabo en Cancún, México, así lo demuestra. La agenda, claramente, sirvió a los intereses de Itamaratí.
En este nuevo rol, Brasil busca una silla permanente en el estratégico Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, y -más aún- el propio "Lula" Da Silva, aspira a transformarse en el nuevo Secretario General de Naciones Unidas, una vez que se acabe su segundo mandato como presidente -a fines de este año- y lo mismo le suceda a Ban Ki Moon -el actual Secretario General.
Para poder lograr ambos objetivos -o por lo menos el primero- Brasil necesita demostrar ante la opinión pública internacional, que verdaderamente esta jugado a mediar -y en el más optimista de los casos, solucionar- conflictos internacionales de larga o corta data. En este sentido, la diplomacia brasilera viene de una derrota, ya que no pudo solucionar la conflictiva situación política producida en Honduras, en momentos en que un novedoso Golpe de Estado en Honduras (donde intervinieron las corporaciones mediáticas, sectores del poder político, la oligarquía criolla y un sector de las Fuerzas Armadas hondureñas) derrocaron al presidente constitucional "Mel" Zelaya, en un terrible y novedoso hecho, que marca una nueva tendencia política en América Latina.
La retórica del gobierno brasilero, durante estos días de visita en Israel, estuvo vinculada a reanudar el distante diálogo entre palestinos e israelíes, más aún, tras el desplante político llevado a cabo por el gobierno israelí, ante su principal aliado: Estados Unidos; en momentos que el vicepresidente de aquel país, Joe Biden, arribaba a Jerusalem y fue recibido con el anuncio oficial israelí, que construirían 1600 casas en un barrio colono de Jerusalem.
Aprovechando este hecho político, el discurso de "Lula", se amplifica.
Flores: por acá sí, por acá no.
Desde el punto de vista protocolar, uno de los momentos más tensos de la visita del mandatario brasilero a Israel, se desarrolló cuando "Lula" comunicó su negativa de colocar una ofrenda florar a la tumba del creador del sionismo político, Teodoro Herzl. Para entender la magnitud de este hecho, la negativa de ofrendar un detalle florar ante aquella tumba, significa, como ejemplo para el caso argentino, la negativa de ofrendar algún detalle de cualquier mandatario del mundo, ante la tumba del Libertador General San Martín.
Este hecho, habla de dos cosas. Primero de la grosería diplomática cometida por la delegación brasilera, y segundo de un mensaje muy claro, dirigido por "Lula" al mundo árabe y musulmán en general (aquí entran Irán y Turquía) de no reconocimiento al principal líder sionista, y de "autonomía" política brasilera, es decir: demostrar que se puede viajar a Israel y omitir ciertos detalles que alimentan el imaginario político israelí. De esto último, Israel, que en esta etapa, necesita afianzar lazos con Brasil, como así también con otras potencias "emergentes" del mundo, tiene que aprender la lección de que estos hechos, de alguna manera, forman parte de las nuevas leyes de la política internacional.
Contradiciendo este primer gesto, y en un segundo gesto que marca a fuego el mensaje arrojado por "Lula", hacia los países árabes y musulmanes en general, sí entregó una ofrenda floral a la tumba del fallecido dirigente palestino, Yasser Arafat, en su panteón de Ramalah.
Como respuesta a esta actitud política del presidente de Brasil, el Canciller israelí, Avigdor Lieberman, no asistió a ninguno de los discursos pronunciado por el mandatario brasilero, en un claro gesto de repudio, que -en definitiva- no hizo más que aportar otro gesto de grosería diplomática. Lieberman, como Canciller, representa al Estado de Israel ante el mundo, también con sus gestos, quizás, sería positivo que se replantee algunas acciones que-en definitiva- terminan jugando en contra del propio Estado, solo para alegrar las pasiones más extremas de algunos pocos.
Fin de la gira
Tras permanecer en Israel, y de paso, visitar al presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) Mahmoud Abbas, El presidente del Brasil, junto a su comitiva, viajó a Jordania, donde cerró importantes acuerdos económicos y -sorpresivamente, ya que no estaba en agenda- envió a su Canciller, Celso Amorím a Damasco, para que se entreviste con la primera plana política siria y comiencen a elaborar una "nueva mirada" sobre las posibilidades de paz, para la región.
Independientemente de los hechos simbólicos, este viaje de "Lula" por Medio Oriente, a las claras, resultó beneficioso para los intereses estratégicos de Brasil, en el terreno de la política internacional.

LA PAZ DE LOS KASSAM


Israel será "duro" en su respuesta al asesinato del trabajador de un kibutz
Terroristas palestinos han asesinado mediante un cohete lanzado desde Gaza a un emigrante de nacionalidad tailandesa que trabajaba en un kibutz en el norte del desierto del Negev. Horas después, Israel ha prometido que la respuesta será "dura".
EFE / LIBERTAD DIGITAL

"Se ha pasado la línea roja", advirtió el vice ministro israelí de Defensa, Matan Vilnai, tras recordar que es el primer ataque mortal desde el fin de la ofensiva militar que Israel lanzó hace algo más de un año en Gaza y que costó la vida a 1.400 palestinos.
El lanzamiento lo reivindicaron las Brigadas Ansar al-Suna –grupo cercano a Al Qaeda al que combate Hamás–, pero Vilnai responsabilizó al movimiento islamista por haberse producido en un territorio bajo su control, y dijo que la respuesta será "dura".
Visita de la "ministra de exteriores" de la UE
El ataque coincidió con la visita a Gaza de la responsable de la política exterior de la UE, Catherine Ashton, en su primer viaje a la región desde que entró en funciones en diciembre.
Ashton cruzó esta mañana a la franja palestina desde Israel, a través del paso fronterizo de Erez. Escoltada por coches de grupos de asistencia humanitaria, la responsable europea fue recibida por funcionarios de la ONU ya que el programa de su estancia en la franja no incluía entrevistas con dirigentes del gobierno de Hamás, que la UE no reconoce.
En su agenda de trabajo figuró encuentros con funcionarios y cooperantes de organizaciones humanitarias para conocer la situación en Gaza catorce meses después de la ofensiva militar israelí, que dejó devastado ese territorio palestino.
La UE aprovecha para pedir el fin del bloqueo a Gaza
Antes de comenzar su gira por Oriente Medio Ashton había expresado su deseo de ir a Gaza para asegurarse de que las ayudas de la UE llegan al lugar y gente adecuada, y exhortó a Israel a acabar con el bloqueo que impuso hace tres años a la franja, bloqueo similar al que mantiene el vecino Egipto.
A primera hora de la mañana, antes de desplazarse a Gaza, Ashton se entrevistó en Jerusalén con el presidente israelí, Simón Peres, a quien dijo que con su gira "trata de apoyar los esfuerzos de paz" que lidera Estados Unidos. Israelíes y palestinos habían dado su venia a la celebración de negociaciones indirectas a través de EEUU, pero la Autoridad Nacional Palestina (ANP) condicionó el diálogo al abandono de un proyecto israelí de construir 1.600 viviendas en un barrio de Jerusalén Este.
Mañana en una reunión en la que participará Ashton, el Cuarteto de Madrid (formado por EEUU, UE, ONU y Rusia) se reunirá en Moscú para estudiar las vías de reactivar el proceso de paz de Oriente Medio.

ISRAEL Y EL APARTHEID : EL APARTHEID A ISRAEL


Los simples hechos
Por Yair Lapid , Yediot Aharonot


Después de mucha postergación recientemente fui a ver la película de Alan Dershowitz “The Case for Israel”. El renombrado abogado estadounidense abre el film declarado que él es tanto pro-Israel como pro-palestino, y que apoya la solución de dos Estados, pero…
Dershowitz no es ni filósofo ni cineasta. Ni siquiera es de “derecha”. Nos hemos acostumbrado a que el punto de vista de Israel sólo lo expongan miembros del campo conservador, pero Dershowitz nos apoya precisamente porque es izquierdista y profesor de Derecho en la Universidad de Harvard que se ocupa de los derechos humanos.
¿Cómo se atreven a decir que Israel es un Estado de apartheid?, pregunta con genuino asombro. La sociedad árabe practica el apartheid contra las mujeres, apartheid contra los homosexuales y apartheid contra cristianos y judíos y contra la democracia. En Arabia Saudita se ahorca a los gays, en Sudán se está perpetrando un genocidio, y en todo el mundo árabe se asesina a mujeres por no llevar un hijab o por enamorarse del hombre equivocado.
Pero a pesar de todo eso ocho de las últimas ocho resoluciones de las Naciones Unidas relacionadas con los derechos humanos se referían a Israel, el único Estado de la región en el que las minorías tienen derecho a votar y un país en el que su Legislatura incluye árabes casi desde el primer día de su existencia.
¿Es que a la izquierda global –y a la izquierda israelí- realmente no le importa el horrible régimen Talibán, la terrible opresión de las mujeres en los Estados del Golfo y los festivales de ahorcamientos en masa en Irán? ¿Para ellos no es claro que todos los controles carreteros de la Margen Occidental, que indudablemente causan una continua tragedia humana, serían desmantelados en 24 horas si los palestinos fueran lo suficientemente amables como para dejar de matar judíos?
¿Y cómo es que siempre están hablando de los 700.000 refugiados palestinos y olvidan a los 800.000 judíos expulsados de los países árabes? ¿Por qué nadie recuerda que los palestinos ya tuvieron cuatro oportunidades reales de establecer su Estado pero cada ver prefirieron volver a la práctica del terrorismo?
¿Y quién se atreve a decir que la cerca de seguridad es una “cerca del apartheid” pasando por alto el hecho de que fue construida, en línea con el derecho internacional, sólo después de que más de 1.000 israelíes fueran asesinados en menos de tres años?
Estaba mirando la película de Dershowitz pero en lugar de sentirme feliz me sentí algo confundido. Al fin y al cabo, yo ya estaba familiarizado con esos hechos, al igual que lo está cualquier otro israelí, así que ¿cómo es que siempre estamos a la defensiva, siempre pidiendo disculpas y siempre perdiendo la batalla por la opinión pública global?
Por supuesto, es verdad que se están usando millones de petrodólares en la propaganda anti-Israel (¡epa! Estoy cayendo en su juego. Eso no es propaganda anti-Israel sino, puro y simplemente, antisemitismo.) Pero ¿cómo fue que nos metimos en una situación en la que la verdad –la básica y simple verdad apoyada en los hechos- ha quedado fuera de moda?

¿HAMAS, DESEA LA PAZ?


Hay que desarmar a las organizaciones del terror Nadie sensato puede creer que la paz en Oriente Medio podrá alcanzarse mediante la creación de un Estado Palestino, que incluso los palestinos de Hamas no quieren, a menos que sea un estado árabe musulmán que sustituya al Israelí. Por George Chaya
No creo necesario extenderme sobre este wishful thinking o en lo que ha sido Oslo, aunque éste es el ejemplo perfecto y mejor acabado de que en momentos cruciales y definitorios los palestinos no han podido tomar una decisión por si mismos en favor de un compromiso político pragmático. Según marchan las actuales negociaciones uno podría pensar que la Unión Europea y los EE.UU. concluyen en que una solución al conflicto <> de dos Estados para dos pueblos pereciera ser una táctica diseñada para destruir a Israel como estado confesional judío, ello en lugar de buscar gradualmente la paz en Oriente Medio a través de la correcta administración del conflicto <>. Aunque no deberíamos inclinarnos por pensar en esa opción como valida al ciento por ciento, pero tampoco descartar que “a mas de un demócrata de la UE no le desagradaría la idea de la primera opción”. Sin embargo, lo cierto es que la presión de una “solución de dos Estados” es precisamente con lo que el PM Netanyahu ha tropezado durante todo el 2009 desde su primera reunión en Washington con el Presidente Obama. La administración estadounidense
parece entender que el avance del régimen iraní en su programa nuclear no solo constituye un gravísimo riesgo para Occidente e Israel, sino también para los países productores de petróleo del Golfo, pero parece no comprender que las amenazas a EE.UU. y sus regímenes árabes aliados animan a los musulmanes yihadistas en la región, o que Irán no es solo una amenaza existencial para Israel sino que configura la desestabilización de Irak, el financiamiento de Hezbollah y Hamas, y el mayor boicot a la paz regional. Los árabes lo saben, los israelíes también, pero la administración Obama y la UE parecen ignorarlo. ¿Realmente la administración estadounidense y la UE creerán que cuando un estado palestino se establezca en Gaza y Cisjordania, Siria dejará de transferir terroristas a Irak, armas iraníes al Líbano o que pondrá fin a sus lazos con Irán y Corea del Norte y dejara de entrometerse en los asuntos libaneses? ¿No seria más importante que ambos lados del Atlántico comenzaran por exigir desmantelar y bloquear los peligros de las capacidades nucleares de aquellos que financian y sostienen las infraestructuras terroristas en el Oriente Medio? En otras palabras; la administración Obama y la Unión Europea se encuentran de cara a un momento trascendental donde urge tomar importantes decisiones, lo que no se puede ignorar es que en esas decisiones se debe tener claro que “el máximo que la comunidad internacional este dispuesta a ofrecer a Irán ” “es mucho menor que el mínimo que cualquier líder del régimen de los mullah´s pueda aceptar”. En dirección a esto ultimo, cabe preguntarse si el liderazgo Occidental se arriesgara a perder el tiempo al igual que en los últimos 4 años. La respuesta no es sencilla en relación al liderazgo de lo que actualmente se conoce como el mundo libre. Lo que si es claro, es que: “si Occidente cree que puede cambiar positivamente el peligroso escenario regional sin sanciones que verdaderamente se cumplan”, “solo será un error más en la cadena de equivocaciones de una larga y fallida estrategia”, y a estas alturas, la mala noticia es que el reloj nuclear ya no les brindara margen de error. El Prof. Chaya George es BA in History, analista político experto en relaciones internacionales; seguridad y prevención del terrorismo. Escribe regularmente para periódicos de España y Estados Unidos. Diario de América

IZQUIERDA Y DERECHA EN ISRAEL ACTUAL


UNA RESPUESTA A HAARETZ

Jeffery Goldberg tiene una tesis interesante y bastante obvia sobre lo que la administración de Obama o el presidente Obama mismo, están "realmente" tratando de hacer al presionar a Israel. En resumen, parece que la administración de Obama cree que puede empujar al gobierno israelí a la izquierda. Lo que no saben es que la izquierda hace tiempo que dejó de existir como una fuerza política viable en Israel, y que cualquier presión puede instalar un gobierno realmente extremista de derecha, especialmente la presión con respecto a Jerusalén.

El mensaje de Goldberg está redactado en un lenguaje que puede ser etiquetado de desagradable, probablemente por hacerse eco de sus fuentes en la administración de EE.UU.. Según Goldberg, el objetivo es "forzar una ruptura en la coalición de gobierno que haría necesario que Netanyahu incorpore en su gobierno al Partido centrista Kadima de Livni ( ya ha tratado de hacer esto) con la que formar una amplia mayoría de 68 asientos en la Knesset que no tenga que depender en las votaciones de “gángsteres, mesiánicos y medievalistas "

La mano que escribió lo anterior es la mano de Goldberg, pero la voz es tal vez la voz de Axelrod o Rahm Emanuel.
Parece como si alguien pensó que así "enviaría un mensaje". Este es un fuerte, rudo lenguaje para dirigirse al gobierno de un país amigo, aliado. Aquellos que lamentan los insultos y silbidos que caracterizan a la cultura del debate político judío, deberían tomar nota.

Yo no soy un fan del actual gobierno. Yo soy un "izquierdista" nacido y criado dentro del Hashomer Hatzair y un Judío secular. Sin embargo, fui sorprendido por el contraste entre este tratamiento hacia el gobierno israelí, con el tratamiento que recibe el dictador libio Muammar Gaddafi. El gobierno de Estados Unidos acaba de pedir disculpas a Gaddafi por las observaciones hechas por un inofensivo portavoz del Depto de Estado después de que Gadafi llamara a una jihad contra Suiza. Tal vez incluso el más ardiente miembro de J Street puede entender por qué los israelíes creen que están recibiendo el extremo corto de la vara.

Es creíble la tesis que la administración de EE.UU. tenga por meta que el ala izquierda genere presión sobre el gobierno. Es evidente que están suficientemente informados y son lo suficientemente arrogantes como para creer que es posible. Yo creo que es más que una conjetura que eso es lo que Obama está tratando de hacer. Evidentemente, tanto Goldberg como Obama o ambos, no comprenden la historia política de Israel, la política en Oriente Medio, ni la actual situación política israelí. La idea de que la izquierda o el centro pueden presionar al Primer Ministro Benjamin Netanyahu es una fantasía mesiánica, porque la izquierda israelí y el centro hace ya tiempo que dejaron de existir como fuerzas políticas efectivas. Fueron destruidos por la "paz" del proceso de paz .

Todos los gobiernos en el Medio Oriente son dirigidos por mafiosos, medievalistas y / o mesiánicos, ¿por qué Israel debería ser diferente? EE.UU. no tiene inconvenientes en apoyar al "moderado" gangster de la Autoridad Palestina, que encabeza un régimen corrupto, medido incluso según los estándares de los países árabes. Los americanos están felices de negociar con el régimen de Assad, que vive de los beneficios del hachís y del contrabando de opio en el valle de Beq'a. Ellos están enamorados de los gángsters medievalistas y mesiánicos ayatolaes de Irán y quieren hacer un trato con ellos. No hay cambio de régimen en Irán.

El gobierno de EE.UU. ni siquiera pidió disculpas a Muammar Gaddafi. ¿Por qué deberíamos estar tan preocupados por gángsters y medievalistas israelíes? Es el rabino Ovadia Yosef, mucho peor que el ayatolá Khameinei? ¿Es más medievalista, más mesiánico o más gángster? Es el ministro del Interior, Eli Yishai, más medievalista o más mesiánico que Mahmoud Ahmadinejad? Avigdor Lieberman es más extremista o más corrupto que Muammar Gaddafi? Que periodista decente de EE.UU. lanza invectivas sobre los líderes de los países musulmanes o árabes? Eso sí, Jeffrey Goldberg es un amigo de Israel. Lo que escriben los otros es mucho peor. Los norteamericanos políticamente correctos estarían horrorizados por una propuesta de "cambio de régimen" en Irán, pero los expertos y funcionarios de la administración alegremente planifican un cambio de régimen en Israel.

Obama es el hombre que llegó al poder enarbolando el lema "Somos el cambio que buscamos". “Sólo deséalo, y se hará realidad!” Tal vez debería ser más tolerante con los mesiánicos, que generalmente buscan sus milagros en un futuro lejano y sobre los medievalistas, que al menos tienen un sistema sosteniendo sus ilusiones. Obama cree o cree que puede tener un diálogo constructivo con Bashar Assad y Mahmoud Ahmadinejad, creencia que podría decirse que tiene menos fundamento en la realidad y es mucho más peligrosa que la más disparatada y más vil de las supersticiones de los rabinos medievalistas ".

En cualquier caso, los partidos religiosos ultra ortodoxos han formado parte fundamental de las coaliciones en casi todos los gobiernos de Israel, tanto de derecha como de izquierda. Los sectores políticos ultra ortodoxos y ortodoxos son coherentes, bien organizados y políticamente eficaces más allá de su número real dentro de la población. Mesianistas o medievales, o ambos, no obstante, son maestros en política. El partido Unidos por la Torá es particularmente útil, ya que se niegan a tomar parte en el gabinete, dado que no reconocen el gobierno sionista. ¿Qué puede ser mejor que un socio de la coalición que le permite designar a un ministro extra para su partido? Sus demandas a la coalición están en su mayoría centradas en las necesidades religiosas y de financiación, y por lo tanto se pueden comprar muy fácilmente con una dosis extra de coerción religiosa y algunos dineros mas de los contribuyentes. Los partidos religiosos no van a desaparecer. Los gángsters los necesitan. Obama y Jeffrey Goldberg tienen que entender que si el rabino Ovadia Yosef, o los sabios de la Torá toman una decisión, esa decisión será seguida. Son más o menos equivalentes a una fuerza de la naturaleza.

Pero el verdadero problema para Goldberg , Obama o Rahm Emanuel no son los medievalistas los mesiánicos ni los gángsters. Es el resto de los israelíes. Quien inventó esta idea debe tratar de comprender la realidad política de Israel. La deriva de Israel hacia la derecha ha sido constante con todas las iniciativas de paz. La deriva es también alimentada por la demografía. La generación anterior de "Los israelíes originales " y los sionistas del Laborismo está dando paso a una población que es cada vez más orientada hacia lo religioso y la extrema derecha, y es la parte de la población también la más activa políticamente.

Las acciones de los palestinos validan todas las tesis de la derecha israelí. ¿Para qué malgastar el dinero en campañas políticas, si Hamas , la Autoridad Palestina y los extremistas árabe- israelíes proporcionan toda la campaña electoral que un partido de derecha necesita?

La llamada Intifada de Al-Aqsa fue el resultado directo de un proceso de "paz" malogrado. Apuñaló al movimiento de paz israelí por la espalda, y trajo a Ariel Sharon al poder. La Intifada de Al-Aqsa provocó las peores pesadillas profetizadas por la derecha: "policías" palestinos disparándoles a los soldados israelíes, terroristas suicidas en las ciudades y, fundamentalmente, el abandono casi total de Israel por los Estados Unidos y Europa. Israel tomó riesgos para la paz y fuimos llamados "criminales de guerra". No se nos permitió actuar en contra de la violencia hasta que fue demasiado tarde. Cuando Israel llevó a cabo la Operación Muro Defensivo, los palestinos inventaron el cuento de la "Masacre de Jenín" y el mundo lo creyó.

Pero la voluntad del pueblo israelí por la paz no estaba totalmentequebrada. Aún había un número suficiente de mesiánicos tontos entre nosotros, yo incluido, que siguió teniendo esperanza contra toda esperanza. El archi-villano Ariel Sharon se retiró de la Franja de Gaza. Los colonos fueron retirados por la fuerza, mientras profetizaban fatalidad tras la medida. Una vez más se cumplieron sus profecías. ¿Así que no son realistas los "mesiánicos"? ¿que son entonces los realistas? Justo como se preveía, los palestinos establecieron un gobierno de Hamas en Gaza y la utilizaron como base para el terror. Una vez más, cuando Israel actuó en defensa propia, fue puesta en la picota como "criminal de guerra." El gobierno de Kadima no ha conseguido nada en las conversaciones de paz de Annapolis, porque no había nada a alcanzar. Los palestinos no aceptan ni siquiera las condiciones más favorables que se les ofrece. Eso es lo que llevó al poder al gobierno de Netanyahu . Pero Netanyahu puede parecer Mahatma Gandhi, en comparación con el líder que sería elegido si este gobierno cayese, y si él fuese sacado del cargo como jefe del partido Likud. El simple, y para mí desagradable, hecho es que ya no hay izquierda israelí, centrista y políticamente viable El Partido laborista de Israel más o menos se desintegró. El partido pacifista Meretz puede obtener 5 escaños en el mejor de los casos, y el partido Kadima de Tzipy Livni está cada vez más en peligro de disolverse en sus partes constituyentes. Quien en ese partido de Netanyahu ejerce presión para hacer concesiones, además de Livni? Ehud Olmert, está enredado en sus casos de corrupción. Todavía estamos lidiando con el último equipo de gangsters. Shaul Mofaz no va a exigir concesiones en Jerusalén. Así, quien promovería esta presión?

El resultado de la exhibición de histrionismo y la torpe maniobra política de aficionado hecha por el gobierno de EE.UU. tendrá dos consecuencias : Por una parte, se alentará a los palestinos a hacer demandas absurdas y dará paso a la violencia y la incitación. Ya, el "moderado" Salem Fayyad, está difundiendo un cuento vil de que la renovada sinagoga Hurva se instaló sobre la base de la Mezquita Al-Aqsa. Se están cosechando disturbios como recompensa a los "moderados" . La sinagoga estuvo en el mismo lugar durante casi 300 años y ningún musulmán se quejó. Fue destruida en los combates de 1948 por el saboteador Fawzi El Kuttub y sus secuaces entrenados por los SS nazis , y luego profanada por una turba de saqueadores. Tal es el descaro de los "moderados" de Fayyad y sus gángsteres y medievalistas que protestan por la reparación de un lugar de culto que fue profanado por su propio pueblo.

Por otra parte, el histrionismo de Hillary Clinton no puede ayudar a Tzipi Livni, y la izquierda sólo puede provocar la formación de un gobierno de extrema derecha en Israel.

La alharaca excesiva que el gobierno de EE.UU. hizo sobre el anuncio de nuevas viviendas en Ramat Shlomo en Jerusalén, irritó sobremanera a los israelíes. Jerusalén es una cuestión de consenso. Jeffrey Goldberg y tal vez Obama lo olvidaron, pero los israelíes no olvidan que Yitzhak Rabin, el símbolo del movimiento pacifista israelí, combatió en Jerusalén en 1948, comandó el ejército que liberó a Jerusalén en 1967, y prometió una y otra vez, que Jerusalén permanecería unida y seguirá siendo la capital de Israel. Lo dijo en 1967, después de la liberación de Jerusalén y lo repitió varias veces durante las negociaciones con los palestinos.

En junio de 1994, Rabin dijo:

Creo que hay un amplio consenso nacional en torno a la cuestión de Jerusalén unida bajo soberanía israelí, y la capital del pueblo judío y el Estado de Israel.

Y en agosto de 1994, Rabin dijo:

Jerusalén debe permanecer unida bajo soberanía israelí y ser la capital de Israel”. Esto, entonces, era la realidad, y lo seguirá siendo en el futuro.
Y en noviembre de 1995, justo antes de ser asesinado, Rabin dijo:

"La máxima prioridad para todos nosotros es una Jerusalén unida, bajo la autoridad de Israel",
Apego emocional e idealista, a un lado, Rabin entendía lo que Obama, Clinton y Goldberg no. El gobierno israelí puede entender un acuerdo de paz como un buen negocio sólo si se logra la restauración histórica de Jerusalén como la capital del pueblo judío, reconocida y apreciada por todo el mundo. Jerusalén era el as de Rabin. Rabin también entendía que no hay un acuerdo de paz con realidad política y cultural de si no se incluye el reconocimiento de los derechos de los judíos en Jerusalén. Quince años de de violencia durante el " proceso de paz" no han puesto a los israelíes en un estado de ánimo más conciliador, ni han hecho mucha mella en la ligazón de los judios que anhelan desde hace 3000 años recuperar Jerusalén.

El gobierno de EE.UU. no podría haber elegido un mejor tema para unir a los israelíes detrás de un gobierno de derecha. Eli Yishai, ministro del Interior, de Shas, quería crear un lío político con el anuncio de los planes de construcción en Ramat Shlomo. Fue fácil para el MP hacerlo, porque EE.UU. fijó el objetivo para él. La presión de EE.UU. sobre Netanyahu hizo a Netanyahu vulnerable por la derecha, no por la izquierda. Jerusalén une a los ortodoxos y los medievalistas, a los mesiánicos , a los escépticos y los sionistas pragmáticos, porque es un tema que tiene algo para todos. Es un símbolo religioso. Es un símbolo de la soberanía nacional. Es un problema para la gente normal, para los mafiosos, los medievalistas y los mesiánicos. Es el tema por excelencia de la demagogia barata, del fervor patriótico justo y de todas las emociones: buenas, malas y peligrosas y de las ideologías que motivan a los mejores y a los peores en la política y la vida nacional. .

Jerusalén sigue siendo un punto de amargura para los que recuerdan o que han estudiado la Guerra de la Independencia de Israel. Jerusalén no es sólo sinónimo de "santidad", como la entienden en la cultura occidental. Es un sinónimo de la sangre y el sacrificio de la vida. Jerusalén es y fue regado por la sangre de nuestros antepasados y nuestra propia generación. Por "antepasados" no me refiero a la gente de la época del rey David. Me refiero a nuestros padres, abuelos, tíos, primos y en algunos casos, nosotros mismos, que allí lucharon en dos guerras, que fueron asesinados en 1921 y 1929 y 1936 y en la segunda Intifada. Las carcazas quemadas de los coches blindados que trataron de romper el bloqueo en la batalla de las carreteras siguen bordeando la ruta que lleva a Jerusalén.

Casi todo el mundo sabe cómo la ciudad vieja de Jerusalén fue limpiada étnicamente de Judios en 1948, cómo la ciudad fue privada de alimentos por un bloqueo real, no la farsa que sucede en Gaza hoy. Todo el mundo sabe acerca de los pogroms que tuvieron lugar allí en 1929 y 1936. Y si toda esta historia no fuera suficiente, los palestinos demostraron en la segunda "Intifada" que nada cambió. Dada la oportunidad, van a tirar piedras y disparar a los Judios en Jerusalén e inventar pretextos sobre los peligros para la mezquita Al-Aqsa. Nosotros no hablamos de estas cosas a menudo, pero nadie en Israel lo ignora.

Incluso el pacifista diario Ha'aretz, y los pacifistas Amos Harel y Avi Issacharoff, escasamente amigos del actual gobierno, reconocen que la ira de EE.UU. en el este de Jerusalén, es excesiva. Su preocupación, como la mía, es que Obama está actuando como un niño jugando con una granada de mano sobre la cuestión de Jerusalén, y beneficiará a la derecha. No hay nada en las actuales políticas de EE.UU. que fortalezca a la izquierda israelí. No hay mas izquierda israelí. Se ha destruido. Jerusalén no puede ser un tema en las negociaciones hasta que los palestinos, como mínimo, muestren la más mínima voluntad de conceder algunos derechos a los judíos allí. No puede ser un ítem para las negociaciones a menos que Estados Unidos está dispuesto a respaldar públicamente las propuestas de acercamiento que hiciera el propio Clinton en 2000, que prevén lo que podría ser un compromiso razonable.

Los palestinos están firmes en su rechazo : "ARD Kulu Al Arabi" - toda la tierra es árabe. Esta ha sido la postura del "moderado" Mahmoud Abbas desde el año 2000, y la ha reiterado en cada oportunidad. No hay nada que negociar sobre Jerusalén, en lo que a él se refiere. Ni siquiera Ramat Shlomo, que se construye en tierra de nadie contigua a Shuafat. Ni siquiera Ramat Eshkol o French Hill. "Kulu Ard al Arabi." El progresista, no medievalista palestino incluye la reclamación del Muro de las Lamentaciones (Muro Occidental del sitio del antiguo templo judío), porque Muhammad amarró su caballo volador cuando en sueños visitó al-Aqsa. El barrio judío, que existió durante muchos siglos en la "árabe" Jerusalén Este, es un "asentamiento ilegal", según el "imparcial" gobierno de Estados Unidos.

¿Qué clase de mesianistas en el gobierno de EE.UU. se imaginan que algún gobierno israelí podría abandonar el Muro de las Lamentaciones, evacuar Ramat Eshkol y French Hill, la Universidad Hebrea en el Monte Scopus, y podría aceptar la perpetuación de la limpieza étnica de 1948? A cambio de qué? Para los juguetes militares? ¿Por dinero? Los Judíos harán cualquier cosa por dinero, ¿verdad? ….Por las promesas vanas de actuar contra el armamento nuclear iraní? La verborragia de Obama sobre Irán hasta ahora ha demostrado ser inútil. Si vamos a ser bombardeados, nosotros, bien podríamos ser bombardeados con Jerusalén como sin ella. Sin duda, Obama debe entender que Irán es una amenaza estratégica para los Estados Unidos, y que no puede usar a Irán como un ariete para presionar a Israel.

No hay más izquierda israelí porque la izquierda israelí se ha jugado toda por la paz con los palestinos, y lo perdió todo. El "proceso de paz» explotó en la cara de todo el mundo - literalmente. En Israel, la "izquierda" es sinónimo para la mayoría de la gente con la declamación de paz, y la "paz" es ahora una mala palabra. Si el gobierno de Estados Unidos quiere capacitar a la izquierda política en Israel, tendrá que hacer posible que la izquierda pueda mostrar algunos logros sólidos, alguna ganancia producto de todas las concesiones por la"paz", en lugar de más victimas y más cohetes Qassam y más retórica acerca de los criminales de guerra y los medievalistas.

Los activistas y defensores que creen obrar por la “”Paz”, con buenas intenciones, deben comprender que cualquier gobierno israelí que acceda a las demandas de EE.UU. en Jerusalén será preso de los demagogos de la derecha, y no sin razón. La presión excesiva, impropia y unilateral, las constantes declaraciones que los asentamientos israelíes en la parte oriental de Jerusalén son "ilegales" (Ramat Shlomo está en realidad en el norte-centro de Jerusalén), el histrionismo rudo de Hillary Clinton, ayudado por el extremismo y la incitación de los palestinos, añadidos a los crudos epítetos de la prensa estadounidense, facultan a los peores elementos de la extrema derecha israelí, y dan aliento a todos los musulmanes y extremistas árabes en el Oriente Medio. Obama está sembrando al viento, y todos nosotros, deberemos recoger tempestades.

Ami Isseroff

LOS NOMBRES DE PLAZAS PUBLICAS PALESTINAS


Las plazas palestinas
Ana Jerozolimski , Semanario Hebreo. Uruguay


Hace exactamente cinco años, el 17 de marzo del 2005, fue inaugurado en la Franja de Gaza el hermosísimo “Parque de la Paz Barcelona”. Estuvimos allí, micrófono en mano, para vivir de cerca la alegría de los palestinos al recibir en una emotiva ceremonia – en cuya preparación habían invertido tiempo y entusiasmo- al español Miguel Angel Moratinos y a las autoridades municipales de la capital catalana. Muchos niños y jovencitos orgullosos vestían la camiseta del “Barca” y recordamos a un miembro de la delegación española comentando con una sonrisa que “hoy seguramente los de Real Madrid no se animan a salir a la calle”.
Pero lo que importaba era el mensaje de normalidad, de cordura ...y de esperanza. Eso se manifestaba en los rostros de la gente, en las sonrisas de las familias, de los alumnos que tanto se habían entrenado para honrar a los huéspedes y estaban felices de haberlo hecho bien al mostrar su destreza con la pelota y en ejercicios de karate (¿o era judo?). Pero se manifestaba también en las palabras. Las del monolito que llamaba oficialmente al lugar “Parque de la Paz Barcelona”.Y las de los discursos, que hablaban del futuro que debía buscarse.
Las palabras ceremoniales no son todo, por supuesto. A veces, no tienen nada que ver con la realidad. Pero en general, pueden ser clara indicación de un determinado ambiente, de un enfoque, de una visión.
Es por eso que no nos sorprendió en absoluto, hace pocos días, leer que la organización integrista islámica Hamas que gobierna la Franja de Gaza , anunció la denominación de un parque y una plaza en recuerdo de dos terroristas suicidas. En la terminología de Hamas, se las presenta como “mártires heroínas”. Una de ellas fue Rim a Riashi, la primera mujer suicida de Hamas, una joven de 22 años, casada y madre de dos pequeños hijos. La otra, Dallal al-Mughrabi, de Al Fatah, fue la responsable del atentado perpetrado en 1978 en la carretera Haifa –Tel Aviv, conocido desde entonces como “el ataque de la costa”.
Dallal Mughrabi y sus secuaces secuestraron el 11 de marzo de 1978 un ómnibus israelí lleno de pasajeros que volvían de un paseo en el norte del país. En el camino a Tel Aviv, abrieron fuego hacia los coches que pasaban, matando a varias personas. Los terroristas ataron las manos de los hombres a sus asientos y cuando las fuerzas de seguridad israelíes lograron detener el vehículo, los palestinos armados huyeron, no sin antes lanzar granadas hacia el ómnibus que ardió en llamas. Los hombres murieron quemados vivos. En total, 37 civiles-hombres, mujeres y niños-fueron las víctimas de esa alocada carrera de la terrorista que acaba de ser honrada por la sociedad palestina.
Hace pocos días, en “The Los Angeles Times”, fue publicado un artículo sobre el tema, firmado por Ron Kehrmann, Yossi Mendelevich y Yossi Zur. El 5 de marzo del 2003, la vida de los tres cambió totalmente cuando un terrorista suicida detonó la carga explosiva que llevaba consigo en un ómnibus en la ciudad de Haifa, matando a 17 personas, la mayoría de ellos niños y jovencitos que regresaban a casa al finalizar la jornada de estudios. Entre ellos estaban Tal Kehrmann de 18 años, Yuval Mendelevich de 13 y Asaf Zur de 16.
“Nosotros no creemos que gente que asesina niños debe ser destacada como héroes”, escribieron los padres aún de duelo.
Una conclusión sencilla...evidente...Lástima que no para todos.
Cabe abrigar la esperanza que prevalezca el mensaje que el Presidente palestino Mahmud Abbas pronunció ayer en Ramallah, al afirmar que “queremos la paz con Israel, mediante negociaciones”. Sería bueno que lo destaquen sin “Plaza Dallal Mughrabi” de ningún tipo. “Parque de la Paz Barcelona”, sonaba mucho mejor.


Reenvia: www.porisrael.org

SORPRENDENTE GIRO DE UNA RELACION


Estados Unidos-Israel: hay tensión
por Rafael L. Bardají
GEES

Desde que Barack Obama asumiera la presidencia de EEUU, las relaciones de América con Israel han experimentado un giro a la vez profundo y sorprendente: Jerusalén ha pasado de ser un aliado privilegiado, el bastión de Occidente en la zona, a un problema y un obstáculo en las relaciones de Washington con el Islam.
La falta de sintonía política entre Obama y el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, supuso un factor de complicación más justo cuando la Casa Blanca se replanteaba sus relaciones con el Estado judío. Lo que Washington necesitaba en Jerusalén era un premier dócil y carente de principios, que se sometiera sin discutir a los nuevos planes americanos, no un ideólogo conservador capaz de plantar cara. A un alto cargo de la Administración Obama le preguntaron qué esperaban del nuevo Gobierno israelí –que ya lleva un año gobernando–, y su respuesta no pudo ser más reveladora: "Otro primer ministro".
Obama, deseoso de ser percibido entre los árabes como menos proclive a apoyar a Israel que sus predecesores, movió ficha enseguida: nombró un enviado especial para el proceso de paz, el senador Mitchell, y encontró en el tema de los asentamientos su caballo de batalla. Israel tenía que hacer más concesiones ante los palestinos, y éstas pasaban por el desmantelamiento de buena parte de los asentamientos.
Obama y sus asesores creían que podrían doblegar a Netanyahu dada la necesidad de que EEUU e Israel mantengan una estrecha relación estratégica en lo relacionado con el programa nuclear iraní, auténtica amenaza existencial para Jerusalén. Y puede que pensaran que no habría mayores problemas al escuchar a Netanyahu, en junio del año pasado, que no se oponía a la solución de los dos estados y, en diciembre, que congelaría las construcciones en los territorios en disputa. La equivocación del equipo de Obama fue tomar las palabras del primer ministro israelí como un compromiso aceptado y aceptable en vez de como una respuesta táctica a las presiones americanas, algo forzado y difícil de tragar. Sobre todo si se tiene en cuenta que Israel ha dado un giro decisivo a la derecha.
Por parte israelí también se han producido errores de interpretación. Por un lado tenemos la incredulidad ante la postura de Obama, que abría la puerta a la posibilidad de que Israel quedara aún más aislado en el panorama internacional. No podía ser verdad, simplemente, que Obama se distanciara tanto de la política tradicional norteamericana. En segundo lugar, tenemos que la historia tiende a favorecer la noción de que los gobernantes israelíes saben más del problema que nadie y serán capaces de maniobrar de tal manera que diluyan los elementos más nocivos para los intereses israelíes: el pasado otorga un grado de arrogancia política que, de malinterpretar el contexto del momento presente, puede ser más que contraproducente. Tercero: tres datos han podido obnubilar a algunos asesores políticos israelíes: la falta de popularidad de Obama en Israel (entre un 2 y un 4%), la pérdida de respaldo del presidente americano en la propia América y la falta de credibilidad del mismo en materia de política exterior. Obama puede haber sido como alguien en retroceso y agobiado por múltiples problemas y, por tanto, débil.
La mala evaluación de la situación de Obama puede estar en la base del rifirrafe que han tenido Jerusalén y Washington a propósito de la autorización israelí a la construcción de inmuebles en un barrio de Jerusalén Este, anunciada mientras el vicepresidente americano visitaba Israel. Aunque Biden aceptó inicialmente las disculpas del propio Netanyahu, este incidente ha sido explotado por la Casa Blanca en su provecho: ha rechazado las excusas israelíes y exigido a Netanyahu la paralización de unas obras que no han comenzado (ni se espera que empiecen en meses). En lugar de haber pasado página, Obama ha vuelto a poner a Israel en el punto de mira.
¿Qué tiene de peligroso este estado de cosas? Pues, para empezar, que la Casa Blanca siga pensando que tiene agarrado a Netanyahu por los… ayatolás, y que Jerusalén empiece a creer en serio que nada bueno cabe esperar de la América de Obama y que está más sola que nunca. Lo peor de todo es que, de seguir Obama en sus trece, quien de verdad creerá que Israel está solo y aislado será el Terror, las fuerzas del Mal que saturan la región: Irán, Hizbolá, Hamás…
La mejor forma de evitar un nuevo conflicto en la región no pasa por mermar la credibilidad y el margen de maniobra del Gobierno de Israel, sino por reforzar su capacidad de disuasión. Pero esto es algo que Barack Obama no parece dispuesto a hacer. Que sea más o menos evidente dependerá de la habilidad de las partes para el disimulo. Y por ahora es bastante escasa…

Libertad Digital
Reenvia:
www.porisrael.org

¿HAMAS, QUIERE UN ESTADO PALESTINO?


Hay que desarmar a las organizaciones del terror
Por George Chaya, Diario de América, Miami FL, USA

Nadie sensato puede creer que la paz en Oriente Medio podrá alcanzarse mediante la creación de un Estado Palestino, que incluso los palestinos de Hamas no quieren, a menos que sea un estado árabe musulmán que sustituya al Israelí.
No creo necesario extenderme sobre este wishful thinking o en lo que ha sido Oslo, aunque éste es el ejemplo perfecto y mejor acabado de que en momentos cruciales y definitorios los palestinos no han podido tomar una decisión por si mismos en favor de un compromiso político pragmático.
Según marchan las actuales negociaciones uno podría pensar que la Unión Europea y los EE.UU. concluyen en que una solución al conflicto <> de dos Estados para dos pueblos pereciera ser una táctica diseñada para destruir a Israel como estado confesional judío, ello en lugar de buscar gradualmente la paz en Oriente Medio a través de la correcta administración del conflicto <>. Aunque no deberíamos inclinarnos por pensar en esa opción como valida al ciento por ciento, pero tampoco descartar que “a mas de un demócrata de la UE no le desagradaría la idea de la primera opción”. Sin embargo, lo cierto es que la presión de una “solución de dos Estados” es precisamente con lo que el PM Netanyahu ha tropezado durante todo el 2009 desde su primera reunión en Washington con el Presidente Obama.
La administración estadounidense parece entender que el avance del régimen iraní en su programa nuclear no solo constituye un gravísimo riesgo para Occidente e Israel, sino también para los países productores de petróleo del Golfo, pero parece no comprender que las amenazas a EE.UU. y sus regímenes árabes aliados animan a los musulmanes yihadistas en la región, o que Irán no es solo una amenaza existencial para Israel sino que configura la desestabilización de Irak, el financiamiento de Hezbollah y Hamas, y el mayor boicot a la paz regional. Los árabes lo saben, los israelíes también, pero la administración Obama y la UE parecen ignorarlo.
¿Realmente la administración estadounidense y la UE creerán que cuando un estado palestino se establezca en Gaza y Cisjordania, Siria dejará de transferir terroristas a Irak, armas iraníes al Líbano o que pondrá fin a sus lazos con Irán y Corea del Norte y dejara de entrometerse en los asuntos libaneses? ¿No seria más importante que ambos lados del Atlántico comenzaran por exigir desmantelar y bloquear los peligros de las capacidades nucleares de aquellos que financian y sostienen las infraestructuras terroristas en el Oriente Medio?
En otras palabras; la administración Obama y la Unión Europea se encuentran de cara a un momento trascendental donde urge tomar importantes decisiones, lo que no se puede ignorar es que en esas decisiones se debe tener claro que “el máximo que la comunidad internacional este dispuesta a ofrecer a Irán ” “es mucho menor que el mínimo que cualquier líder del régimen de los mullah´s pueda aceptar”. En dirección a esto ultimo, cabe preguntarse si el liderazgo Occidental se arriesgara a perder el tiempo al igual que en los últimos 4 años.
La respuesta no es sencilla en relación al liderazgo de lo que actualmente se conoce como el mundo libre. Lo que si es claro, es que: “si Occidente cree que puede cambiar positivamente el peligroso escenario regional sin sanciones que verdaderamente se cumplan”, “solo será un error más en la cadena de equivocaciones de una larga y fallida estrategia”, y a estas alturas, la mala noticia es que el reloj nuclear ya no les brindara margen de error.
El Prof. Chaya George es BA in History, analista político experto en relaciones internacionales; seguridad y prevención del terrorismo. Escribe regularmente para periódicos de España y Estados Unidos.

Reenvia: www.porisrael.org

"SON BACTERIAS, UN MICROBIO"


Un ministro de Hamas opina sobre los judíos: "No son seres humanos"
LIBERTAD DIGITAL

Abdallah Jarbu', que ocupa el cargo de ministro de Asuntos Religiosos en el Gobierno ilegal de Hamas en la Franja de Gaza, no dudó en decir que los judíos son "bacterias, microbios sin paralelo en el mundo" y ha afirmado que "luchará contra quienes defiendan que son seres humanos porque no lo son".
En una entrevista emitida el pasado 28 de febrero por Al Aqsa TV, la televisión oficial del grupo terrorista Hamas en Gaza y con un tono relativamente tranquilo, sobre todo teniendo en cuenta que la oratoria pública suele tener un tono exaltado en los países árabes, el "ministro de Asuntos Religiosos" del grupo terrorista va desgranando en una intervención breve todo tipo de insultos y descalificaciones en lo que resultó un auténtico record de antisemitismo.
La intervención, que ha sido recogida en su web por MEMRI TV
, empieza con el miembro de Hamas afirmando que "sufren de desorden mental" ya que "son ladrones y agresores, porque han tomado algo, tierras y objetos, que no eran suyos". VER VIDEO
http://www.libertaddigital.tv/ldtv.php/beta/videoplayer.html/gw6p6F6-haU/
Acto seguido, los insultos suben todavía más de tono: "Quieren presentarse a sí mismos como si tuviesen derechos, pero en realidad son bacterias externas, un microbio sin paralelo en el mundo".Jarbu' recurre a "argumentos de autoridad" en este punto, "no soy yo el que dice esto", y cita al Corán, concretamente la aleya 82 de la quinta Sura: "Verás que los más hostiles a los creyentes son los judíos" y acaba por expresar el deseo de que Alá "aniquilará a esta gente asquerosa que no tiene ni religión ni conciencia".Para terminar, y por si quedaba alguna duda, Jarbu' expresa su condena "tanto a los que creen en normalizar las relaciones con ellos, como a los que apoyan sentarse con ellos y a quienes crean que son seres humanos", porque "no son seres humanos, no son personas, no tienen religión, consciencia ni valores morales.

CRISIS ENTRE LOS EE.UU. E ISRAEL


La crisis con Israel pone a prueba al principal lobby judío de EEUU
IDOYA NOAIN, NUEVA YORK / elperiodico.com


El ritual volverá a repetirse en Washington: en la reunión anual de AIPAC (Comité de Asuntos Públicos Ámerica-Israel), el principal lobby proisraelí de EEUU, se leerán uno a uno los nombres de los miembros del Congreso presentes y, cuando más de la mitad del Senado y un tercio de la Cámara baja se pongan en pie entre los aplausos de más de 7.000 activistas en el centro de convenciones, quedarán en evidencia los fuertes lazos y la influencia que ese lobi judío, uno de los más poderosos del país, tiene en Capitol Hill.La cita de este año, no obstante, tiene lugar en una encrucijada. La tensión entre la Administración de Barack Obama y el Gobierno de Binyamin Netanyahu promete marcar los tres días de la conferencia que comienza el domingo, en la que los dos invitados estrella, el lunes, serán la secretaria de Estado, Hillary Clinton, y el propio Netanyahu.Inicialmente estaba previsto que dos de los ejes de discusión fueran la contención de Irán y los ataques al informe Goldstone de la ONU, que denunció la operación militar de Israel en Gaza, pero puede augurarse que la atención girará hacia la actual relación entre Washington y Tel-Aviv. La capacidad del lobi de marcar esa relación está a prueba.EN JUEGO / Tras décadas de influencia, sobre todo en el Congreso pero también en el Ejecutivo –especialmente durante los mandatos de George Bush–, AIPAC trabaja ahora con una Administración que, pese a mantener su «inquebrantable» compromiso con Israel, ha incluido en las prioridades de su política exterior mejorar las relaciones con el mundo árabe. Los intereses políticos, económicos y militares de EEUU en todo Oriente Próximo, no solo en Israel y Palestina, están en juego. AIPAC debe reajustarse a la situación.El grupo, con más de 45 millones de euros de presupuesto, 300 empleados y 18 oficinas en todo EEUU, trabaja por reforzar el apoyo a Israel, pero sus más de 100.000 miembros son estadounidenses, y la política interior puede ganar la batalla. El hecho de que las políticas del Gobierno ultraconservador de Netanyahu estén bastante lejos de la línea dominante en política exterior de EEUU contribuye a ese reajuste forzoso.AIPAC sigue siendo uno de los mastodontes del reglamentado sistema de lobis de EEUU. No hace donaciones directas a las campañas, pero sí trabaja con más de cinco decenas de los llamados Comités de Acción Política, que en el último ciclo electoral inyectaron más de 16 millones de euros en la política estadounidense. Pero en los últimos años se ha visto afectada por un escándalo de espionaje de dos de sus ex dirigentes, y la competencia de grupos moderados como J Street.Este lobby, nacido en el 2008, tiene muchos menos miembros que AIPAC pero es visto como una alternativa de creciente peso en EEUU. Alienado directamente con la política exterior de Obama, usando su mismo lenguaje en cuestiones como el apoyo a «soluciones diplomáticas antes que militares, incluso con Irán», J Street defiende la solución de los dos estados (israelí y palestino) y aboga porque Obama tenga la capacidad de criticar al Gobierno de Tel-Aviv.El choque entre AIPAC y J Street quedó de manifiesto con la escalada de tensión por la construcción de nuevas viviendas en asentamientos de Jerusalén Este durante la visita del vicepresidente Joe Biden. Mientras J Street defendió a la Administración de Obama, AIPAC la instó a «hacer esfuerzos conscientes por alejarse de demandas públicas y ultimátums unilaterales a Israel».

LO UNICO COMUN ES LA PALABRA APARTHEID


Apartheid en Sudáfrica vs. "apartheid" en Israel
Albert Esplugas Boter / libertad digital.com


Los ciudadanos árabes de Israel (un 20% de la población) poseen los mismos derechos políticos y civiles que los ciudadanos judíos. No hay ninguna ley que discrimine o segregue en función de la etnia.
Acaba de terminar la sexta edición de la "
semana del apartheid israelí ", una protesta internacional organizada en universidades de 40 ciudades en contra de la supuesta segregación que Israel impone a los árabes. Se acusa al Estado israelí de tratar a los árabes en territorio nacional como ciudadanos de segunda, y de mantener a los árabes en territorio ocupado bajo un sistema de separación y control muy similar al que aplicara en su día el régimen racista de Sudáfrica. La protesta pretende educar al público y promover el boicot y las sanciones contra Israel.
Hay razones legítimas por las que criticar al Estado israelí, y su sociedad civil es la primera en ejercer autocrítica (el periódico
Haaretz, uno de los más influyentes, continuamente da voz a pacifistas y simpatizantes palestinos). La práctica del apartheid, sin embargo, no es una de esas razones.
En 1949 Sudáfrica prohibía el matrimonio entre personas de razas distintas y un año después las relaciones sexuales interraciales. En 1950 se implementó un sistema de clasificación racial y asignación geográfica para separar físicamente a las distintas etnias y crear gobiernos autónomos. En 1953 se aplicó la segregación legal en playas, autobuses, restaurantes, piscinas, hospitales, escuelas y universidades. Había letreros de "Sólo blancos" en zonas públicas. Barrios negros fueron demolidos y su población trasladada forzosamente a su área racial (una pequeña fracción de la población blanca también fue obligada a desplazarse). Los negros tenían prohibido vivir y trabajar en áreas blancas a no ser que dispusieran de un pase especial que sólo era concedido a unos pocos. El trabajador con pase no podía traer a su familia consigo. Los negros no podían emplear a trabajadores blancos.
Los ciudadanos árabes de Israel (un 20% de la población) poseen los mismos derechos políticos y civiles que los ciudadanos judíos. No hay ninguna ley que discrimine o segregue en función de la etnia. Las escuelas, universidades, hospitales y demás servicios están integrados. No hay restricciones de movimientos, de trabajo o de relaciones sexuales. Los ciudadanos árabes pueden organizarse, votar y expresarse en libertad. Tienen representantes políticos en el Knesset, que son tolerados incluso cuando reivindican el desmantelamiento del Estado judío o apoyan a Hezbolá. Como
dice el historiador Benny Morris, muchas democracias occidentales no otorgan la misma libertad a su disidencia interna, y en situaciones de conflicto bélico algunas han reprimido a las minorías de los países con los que se enfrentaban (Estados Unidos lo hizo con los japoneses, Reino Unido con los alemanes). Desde que se levantara la ley marcial en 1966, Israel no ha restringido las libertades de la minoría árabe ni encarcelado masivamente a los que secundan la causa palestina.
Es cierto que el sionismo y la Ley del Retorno (por la cual los judíos pueden inmigrar a Israel libremente y obtener la ciudadanía) tienen un sustrato nacionalista, pero como
argumenta el profesor de ley internacional John Strawson, no tiene nada de particular que un Estado sea fundado sobre la base de una nación cultural y contenga en su seno otras minorías étnicas. Es discutible si la Ley de Ciudadanía y Entrada de 2003 es discriminatoria por perjudicar más a los ciudadanos árabes (que contraen matrimonio más a menudo con palestinos), o si el DNI que cita la etnia del ciudadano se asemeja al sistema de registro del Apartheid, pero en cualquier caso serían abusos de otro orden de magnitud. También existen programas de discriminación positiva a favor de los árabes en distintos ámbitos, ¿constituye una muestra de apartheid anti-judío?
La analogía tiene más sentido si se aplica a los territorios ocupados de Gaza y Cisjordania: no se permite el retorno de los refugiados palestinos que escaparon a la guerra civil, se restringen y se controlan sus movimientos, y se les mantiene físicamente separados detrás de un muro de hormigón. Pero aún así hay diferencias relevantes.
Los palestinos en Gaza y Cisjordania no son ciudadanos israelíes y están administrados (parcialmente) por la Autoridad Nacional Palestina. El objetivo último de todos los planes de paz es que ese territorio devenga un Estado soberano. A largo plazo Israel no quiere gobernar a los palestinos, y los palestinos no quieren incorporarse al Estado israelí.
La causa de los refugiados y descendientes, a quienes no se les permite volver y retomar las propiedades que quedaron abandonadas, tiene mucho de justa. Pero aquellos palestinos que quieren echar a los judíos al mar o respaldan el terrorismo contra civiles no pueden esperar que el Estado israelí los acoja con los brazos abiertos. El pueblo palestino sufre como consecuencia de la ocupación, si bien ésta no la motiva el racismo sino la seguridad de los israelíes (lo que tampoco quiere decir que sea justa y no deba reconsiderarse).
Las sudafricanas Rhoda Kadalie y Julia Bertelsmann, cuyas familias fueron activas en el movimiento anti-apartheid, se
preguntan: ¿para cuándo una semana del apartheid dedicada a Irán, Cuba, China, Zimbabue, Siria, Egipto o Arabia Saudita? En estos países sí hay discriminación legal genuina contra ciudadanos nacionales: mujeres, homosexuales, disidentes o practicantes de otra religión. Pero llevar una chapa de "Apartheid en Irán" no da la misma imagen de "solidario" y "progresista".
Israel
no está en absoluto exento de crítica. Pero no todas las críticas a Israel son válidas.

Albert Esplugas Boter es miembro del Instituto Juan de Mariana, autor del libro La comunicación en una sociedad libre y escribe regularmente en su blog.